En directo
    Sociedad
    URL corto
    El coronavirus chino se extiende por el mundo (305)
    146
    Síguenos en

    Un paciente varón de 69 años fue operado en el hospital Wuhan Union el 8 de enero para que le extirpasen un tumor del cerebro. Tres días después de la operación, empezó a tener fiebre, y las tomografías mostraron signos de infección pulmonar, comentó a Sputnik un médico local que prefirió permanecer en el anonimato.

    La infección pulmonar del paciente se volvió mucho más grave cinco días después de la operación. Los médicos y enfermeras que lo trataron también empezaron a tener fiebre. El personal médico afectado fue aislado en habitaciones separadas, y el paciente fue trasladado al hospital Wuhan Jinyintan, el centro designado para la cuarentena después de que se confirmara que había contraído el nuevo coronavirus.

    Después de que varios pacientes comenzaran en diciembre a desarrollar síntomas de neumonía en Wuhan, las autoridades locales reconocieron que los pacientes afectados eran en su mayoría propietarios de negocios de un mercado de mariscos de la ciudad, pero subrayaron que no había pruebas de que la enfermedad se transmitiese entre personas.

    No obstante, los médicos de Wuhan quedaron alarmados, y algunos escribían en grupos de WeChat —un análogo de WhatsApp— a sus colegas que el nuevo virus podría estar relacionado con el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) que causó un brote mundial entre 2002 y 2003.

    El 30 de diciembre, Li Wenliang, un médico del hospital Central de Wuhan, escribió a sus colegas en WeChat que se habían confirmado siete casos de infección por el SARS en el mercado de mariscos de Huanan, ya que no sabía que el nuevo coronavirus era una cepa diferente del virus.

    La información de Li fue compartida en varias plataformas de medios sociales chinos y se hizo viral de inmediato: la gente temía que hubiese vuelto el mortal virus. Al día siguiente, Li y otros siete médicos que habían compartido mensajes similares sobre el brote fueron convocados ante la Policía local de Wuhan. Se les advirtió de las consecuencias de hacer "afirmaciones falsas en línea" que pudieran perturbar gravemente el orden público.

    El castigo contra los ocho médicos de Wuhan se convirtió en una advertencia para el resto del personal médico de la ciudad. Aunque muchos médicos de la provincia de Wuhan eran conscientes de la existencia de un virus posiblemente muy peligroso, ninguno de ellos se atrevió a compartir en público más detalles sobre la gravedad del brote.

    Sin derecho a compartir

    En una declaración de la Comisión de Salud de Wuhan del 15 de enero, se subrayó que no había "pruebas evidentes" de que el nuevo coronavirus —que ya había afectado a 41 personas en la ciudad— se transmitiese entre humanos. Solo un par de días antes, unos médicos y enfermeras desarrollaron síntomas de neumonía después de tratar a un paciente de cirugía cerebral en el hospital de la Unión de Wuhan.

    "Estuve a punto de participar en la cirugía del paciente, que no mostró ningún signo de síntomas de neumonía cuando ingresó en el hospital. Por eso cuando mis colegas trataron a este paciente no tomaron ninguna medida de protección. Mi hospital solo empezó a aislar a los pacientes sospechosos de estar infectados el 20 de enero", dijo a Sputnik Kevin, un médico del Wuhan Union que se negó a dar su nombre completo.

    Aunque Kevin era consciente del hecho de que muchos de sus colegas podían estar infectados por el nuevo coronavirus después de tratar al paciente infectado antes del 15 de enero, no se le permitió compartir esa información con el público en general.

    Según Kevin, 10 enfermeras del departamento de neurocirugía y otros cuatro médicos fueron infectados por el paciente que se había sometido a la cirugía cerebral. Se confirmó que dos pacientes que habían compartido habitación con él también habían contraído el coronavirus.

    "A nadie se le permite hablar sobre la situación del brote, ni siquiera entre médicos en los grupos internos de WeChat. Si alguien hubiera dicho algo, se le habría acusado de difundir falsos rumores. Mi hospital emitió una directiva que prohibía a todos los médicos compartir información con el público o ser entrevistados sin la aprobación de los funcionarios de propaganda del hospital", explicó.

    Para confirmarlo, Kevin compartió una captura de pantalla de la directiva emitida por su jefe con Sputnik.

    Finalmente, la Comisión de Salud de Wuhan admitió el 21 de enero que 14 miembros del personal médico habían sido infectados por el nuevo coronavirus después de tratar al paciente en el Hospital de la Unión de Wuhan, confirmando que el nuevo virus podría ser transmitido entre humanos.

    Durante una entrevista con la televisión central oficial de China, el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, explicó que las autoridades locales de la ciudad solo pueden revelar información sobre una epidemia en curso después de recibir la aprobación del Gobierno central de Beijing. También admitió que la información sobre el virus mortal no se había revelado al público de manera oportuna.

    Hospitales hasta arriba de pacientes

    Después de que el presidente chino, Xi Jinping, emitiera una directiva el 20 de enero en la que instaba a las autoridades locales de Wuhan a contener el nuevo brote de coronavirus, la ciudad adoptó medidas estrictas para poner en cuarentena a los pacientes infectados y llegó a encerrar completamente a los residentes locales.

    Pero el retraso en la notificación al público sobre el brote mortal ha hecho que muchos residentes de Wuhan se infecten, ya que la mayoría de ellos no trataron de protegerse hasta que se emitió la directiva.

    Según un estudio publicado en la revista médica Lancet por un grupo de investigadores de la Universidad de Hong Kong, el nuevo coronavirus podría haber infectado a unos 75.815 individuos en Wuhan para el 25 de enero.

    Los hospitales locales, incluido el hospital de la Unión de Wuhan, quedaron inundados de pacientes con síntomas de neumonía. Como parte de los esfuerzos para contener el brote, el hospital designó un edificio de cuatro pisos y un centro de control médico como zona de cuarentena para los pacientes que se sospecha que están infectados.

    "Todavía hay una larga fila fuera de la zona de cuarentena de mi hospital porque solo podía tratar a unos 500 pacientes cada día. Y la mayoría de los pacientes venían con toda su familia porque todos parecían estar infectados", dijo Kevin.

    Algunos de los colegas de Kevin tuvieron que usar equipo de protección corporal completo cuando ayudaron a una mujer infectada a dar a luz en el hospital esta semana. En medio de la epidemia, los pacientes con otras enfermedades comenzaron a enfrentar problemas.

    Algunos de los pacientes con enfermedades crónicas, como los que sufren de diabetes, no logran recibir su tratamiento de rutina, ya que el hospital ha centrado la mayoría de sus fuentes en la lucha contra la epidemia, añadió Kevin.

    "Mi hospital es uno de los mejores de Wuhan, donde pacientes de toda la provincia vienen para recibir tratamiento. Pero después de que la epidemia comenzase, el número de cirugías por día en mi hospital bajó de 300 a 6", aclaró Kevin a Sputnik.

    El nuevo coronavirus ha infectado a más de 24.000 personas y ha matado a casi 500 en todo el mundo.

    Tema:
    El coronavirus chino se extiende por el mundo (305)
    Etiquetas:
    coronavirus de Wuhan, medicina, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook