Widgets Magazine
07:16 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    Una niña sostiene un cartel en protesta por la muerte de una pequeña migrante en Ciudad de México

    Se agrava crisis migrante en México con la muerte de una niña guatemalteca

    © REUTERS / Edgard Garrido
    Sociedad
    URL corto
    Por
    0 10
    Síguenos en

    Se encendió una nueva alarma sobre la situación de los migrantes en México: el fallecimiento de una niña guatemalteca de 10 años, detenida por el Instituto Nacional de Migración. Las cárceles para migrantes están saturadas y fueron denunciadas en varias oportunidades por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

    El Instituto Nacional de Migración informó que la pequeña murió a las 22.30 del 15 de mayo en Las Agujas, la 'estación migratoria' de la Ciudad de México, un centro de reclusión para migrantes al que había sido trasladada con su madre dos días antes.

    Según la información oficial que se ha hecho pública sobre el caso, la niña y su madre habían sido trasladadas en autobús desde Chihuahua, un trayecto de casi 1.500 kilómetros, para ser recluidas en la capital en espera de su deportación.

    El INM sostuvo que la niña llegó enferma, con dolor de garganta y por eso había estado bajo cuidado médico. Sin embargo, en primera instancia, no dijo cuál fue el motivo de su fallecimiento.

    Según dijo en conferencia de prensa el subsecretario de Derechos Humanos del Gobierno federal, Alejandro Encinas, la niña murió por el golpe en la cabeza que sufrió al caer de una litera.

    Crisis en los centros de detención

    Las Agujas es uno de los 35 centros de detención para migrantes que existen en México. Es de los más grandes del país y, de acuerdo con un informe de la CNDH, se vive allí en condiciones que "pueden derivar en violaciones a los derechos humanos".

    Más información: El Coyote, La Bestia, El Pollero: manual para entender el léxico del camino migrante hacia EEUU

    Por ejemplo, el documento señala "deficientes condiciones de mantenimiento e higiene, hacinamiento en dormitorios, insuficiente ración alimenticia y de mala calidad, falta de revisión médica al ingreso de las personas alojadas y de programas para prevenir y atender incidentes violentos".

    También señala "estancias que carecen de modificaciones y adaptaciones que faciliten la deambulación de las personas mayores o con alguna discapacidad", entre otras situaciones que vulneran la dignidad de quienes están allí.

    Lo mismo denunciaron a Sputnik integrantes de la comunidad haitiana varados en Tapachula (Chiapas, en la frontera sur con Guatemala), que reclamaban frente a la estación migratoria Siglo XXI un oficio de salida para poder continuar su camino al norte.

    En Tapachula, Sputnik recogió distintos testimonios de personas de diversas nacionalidades que denunciaron maltrato de los funcionarios de la cárcel, así como pésimas condiciones de alimentación e higiene del lugar.

    Te puede interesar: Tres claves para entender el éxodo hondureño

    Aunque el Gobierno de México ha negado sistemáticamente que estos centros sean "cárceles", no se permite la salida voluntaria de los recintos, por lo que las personas que allí hospedan están privadas de su libertad.

    Debido al cierre de la oficina de migración en Tapachula, los migrantes haitianos, asiáticos y africanos exigían el permiso de salida para continuar camino, y para eso se requería su ingreso a la estación Siglo XXI.  Prácticamente ninguno consiguió papeles que regularizaran su situación en su país de tránsito, por lo que los afectados se sintieron estafados por la autoridad.

    Recientemente se registró la sexta fuga de la unidad Siglo XXI en lo que va del año, así como un incendio en la estación de Tapanatepec, en Oaxaca.

    Mucha gente

    Esta semana, la CNDH solicitó medidas cautelares para los migrantes detenidos, dado que el hacinamiento se ha agravado por el alza de las detenciones.

    Según las últimas cifras publicadas por el INM, en abril de 2019 fueron detenidas 20.564 personas, de las que 14.970 fueron deportadas, lo que representa el 72% del total. La cifra es alarmante y, según ha anunciado la autoridad, representa un aumento de casi 10.000 personas con respecto al mismo período del año anterior.

    Si se revisan las cifras públicas de detenidos y deportados, puede verse que desde 2011, entre el 85 y el 93% de las personas detenidas por el INM fueron devueltas a sus países de origen. Desde 2015, gracias a la aplicación del Programa Frontera Sur, México supera año a año a EEUU en la cantidad de personas que envía fuera de sus fronteras.

    Según los números presentados, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha deportado a 45.370 personas en cuatro meses. En diciembre de 2018, cuando se anunció la entrega de visas humanitarias en un plan de regularización que duró sólo un mes, se registró el mínimo de casos: 5.717 personas deportadas.

    Vinculado: Historias migrantes: los militares también huyen

    Sin embargo, este número se triplicó en abril de 2019, cuando México expulsó a 14.970 personas, el 72% de las 20.564 detenidas ese mes, cuando llegó la cuarta caravana migrante al país, emboscada en dos redadas que provocaron detenciones masivas, para impedir que los migrantes abandonaran el estado de Chiapas.

    Etiquetas:
    México, Guatemala, derechos humanos, muerte, niñas, migrantes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik