00:39 GMT +315 Diciembre 2018
En directo
    Un baño

    El retrete, un objeto de lujo para millones de personas en el mundo (fotos)

    CC0 / Pixabay
    Sociedad
    URL corto
    0 20

    El 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Retrete, una efeméride para recordar que casi 4.500 millones de personas en el mundo no tienen acceso a un baño digno. Desde las letrinas insalubres hasta aparatos sofisticados con controles electrónicos, las desigualdades socioeconómicas se hacen visibles en las tazas sanitarias.

    La próxima vez que vayas al baño y tengas delante de ti un retrete, siéntete afortunado. Este hecho, aparentemente banal, significa que formas parte de la minoría (37,5%) a escala mundial que tiene acceso a un saneamiento seguro.

    Se estima que 892 millones de personas en todo el mundo —12% de la población total— no disponen de un retrete, ni siquiera inseguro, y se ven obligados a hacer sus necesidades en lugares no aptos para ese fin.

    La gravedad de este hecho ha llevado a que las Naciones Unidas le dedicaran una fecha para alertar sobre el fenómeno, que cada año se cobra la vida de miles de personas: al menos 361.000 niños menores de cinco años mueren a raíz de diarreas causadas por bacterias transmisibles en aguas contaminadas.

    Así como sucede con necesidades básicas como la vivienda y la alimentación, en el caso de los retretes se puede ver cómo varía la realidad en el mundo en vías de desarrollo en comparación con los países que tienen alto poder adquisitivo. En algunos, familias enteras hacen uso de letrinas precarias, mientras que en otros sitios hay tazas sanitarias de oro macizo.

    Más información: ¿Un retrete gigante? Los internautas se burlan del nuevo estadio de Tottenham Hotspur

    Una taza sanitaria, transformada en obra de arte

    No es la primera vez que un objeto de baño llega a un museo. En 1917, el dadaísta Marcel Duchamp exponía 'La Fuente' en Nueva York, un urinal dispuesto sobre un soporte y firmado con un nombre ficticio que escandalizó al mundo del arte.

    Pero más recientemente un italiano llevó al Museo Guggenheim de Nueva York otra obra, que causó grandes polémicas. Se trata de América, un retrete de oro macizo en 18 quilates del italiano Maurizio Cattelan, una pieza que según los críticos es una sátira al exceso de riqueza en EEUU.

    El retrete estuvo dispuesto en uno de los baños del museo durante algunos meses, como si fuera uno más de las cabinas en los servicios sanitarios. Finalmente fue removido. En septiembre de 2017, cuando el presidente Donald Trump pidió un cuadro de Van Gogh en préstamo al museo para poner en la Casa Blanca, la curadora del Guggenheim le ofreció el retrete de Cattelan. Desde el despacho del presidente no hubo comentarios.

    Aire, luz y efectos especiales: los retretes en Japón

    Los viajeros que van a Japón suelen volver muy impactados con la amabilidad nipona, las tradiciones milenarias, la estética minimalista… y los baños. Al parecer, los retretes más modernos del país del sol naciente están dotados de la más avanzada tecnología.

    La mayoría de los hogares más recientes han incorporado los llamados 'washlets'. Definirlos apenas como retretes sería una injusticia, pues van mucho más allá: incorporan un mando o un tablero con distintos botones.

    Tres funciones son básicas: uno para iniciar la limpieza de las partes afectadas en la operación, otro para suspenderla y finalmente, el accionado de la cisterna. En el medio, hay otros botones, como la dirección e intensidad del agua del bidet, e incluso aire caliente para secar. Se puede cambiar el volumen de agua de la cisterna.

    Pero la función más curiosa es ideal para los más pudorosos: se trata de una grabación de agua corriente para disimular los sonidos que suceden en el baño. El volumen se puede subir o bajar.

    Te puede interesar: Los británicos pasan más tiempo en el baño que haciendo ejercicio

    ¿El precio? Los hay en el entorno de los 2.000 y 3.000 dólares. Cifra difícil de alcanzar para buena parte de la población mundial, particularmente para quienes viven con menos de tres dólares por día, o bien el 26% de la población mundial.

    Baño seco, una alternativa ecológica

    En los sitios sin acceso a saneamiento seguro, hay especialistas que recomiendan el baño seco. Se trata de una estructura fuera de la casa, donde se separan los residuos y se los acondiciona con el uso de ceniza y otros elementos.

    El resultado de la gestión cuidadosa de esta materia puede ser utilizado como fertilizante, contrariamente a lo que sucede con el vertido de los baños sin saneamiento seguro, que muchas veces contaminan las escasas fuentes de agua de las que disponen millones de personas.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    baño, váteres, taza sanitaria, retrete, ONU, EEUU, Japón