En directo
    Eva Perón, ícono de la mujer argentina del siglo XX

    "No llores por mí, Argentina": tres curiosidades sobre Eva Perón

    CC0 / Archivo Gráfico de la Nación
    Sociedad
    URL corto
    0 122

    A 66 años de la muerte de Eva Perón, una de las figuras más icónicas de la historia argentina, Sputnik te presenta algunos datos sobre ella que quizás no conocías. Ya sea en la política, la sociedad o en la cultura de masas, se trata una mujer que no pasa desapercibida.

    Día de la Lealtad Peronista
    © AP Photo / Natacha Pisarenko
    Eva Duarte de Perón tenía apenas 33 años cuando murió, un 26 de julio de 1953, a causa de un cáncer de cuello de útero. Su corta vida no impidió que pasara a la posteridad por ser considerada la 'defensora de los pobres' y su devoción por los 'descamisados' —el movimiento obrero—.  

    En Argentina goza de una inmensa popularidad, aunque su figura también es fruto de polémicas. Su historia ha estado teñida de pasión, misterio y controversias, siempre al lado de Juan Domingo Perón. En el imaginario popular, la pareja es un símbolo de la profunda lealtad entre ellos y hacia el país.

    Durante su velatorio, se estima que cientos de miles de personas —algunos afirman que fueron millones— se congregaron en la plaza del Congreso de Buenos Aires para dar el último adiós a la primera dama de Argentina. Sputnik te cuenta en esta fecha algunas curiosidades sobre 'Evita', como se la conoce popularmente.

    1. Evita nunca dijo 'No llores por mí, Argentina' ni conoció al Che Guevara

    Dentro de Argentina, Eva Perón no necesita mayor presentación. Pero fuera de fronteras fue popularizada en buena medida por 'Evita', el musical de los británicos Tim Rice y Andrew Lloyd Webber, que fue éxito en Nueva York y Londres. Incluso fue adaptado al cine, en una cinta taquillera protagonizada por Madonna y Antonio Banderas.

    La canción está vagamente inspirada en algunos de sus discursos. De hecho, el musical está plagado de elementos de fantasía que no tienen un relato en la realidad. Por ejemplo, se presenta a Ernesto 'Che' Guevara como el narrador de la vida de Evita. Sin embargo, ambos argentinos nunca se conocieron.

    "El musical de Rice y Lloyd Webber nunca pretendió presentar a la Evita histórica. En su ópera, la figura de Evita se transforma en una mercancía, una celebridad creada para entretener y vender, no una persona real que cuenta su propia historia", apunta Dolane Larson, estudiosa de este ícono argentino.

    2. Fue un factor decisivo para el voto femenino

    Además de ser una incansable luchadora por los derechos de los más desfavorecidos, Evita se caracterizó por su trabajo por la igualdad de derechos civiles para las argentinas. En 1946, cuando Juan Domingo Perón fue elegido por primera vez presidente de Argentina, Evita afirmó en su primer discurso de tenor político que la mujer "debe ocupar el sitio en el complejo engranaje social del pueblo".

    A medida que su figura fue cobrando más relevancia, también lo hizo la de la mujer en los ámbitos políticos. Así fue que entre 1946 y 1947 se debatió y se aprobó la ley que extendió el sufragio a las mujeres.

    "Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos, una historia larga de luchas tropiezos y esperanzas. Por eso hay en ella crispaciones de indignación, sombras de ocasos amenazadores, pero también alegre despertar de auroras triunfales", dijo Evita en su discurso en cadena nacional para anunciar la sanción de la norma.

    En 1951 las argentinas votaron por primera vez y lograron ocupar escaños en el Congreso. Uno de los íconos que quedaron de ese hecho es la imagen de Evita, ya enferma en su cama de hospital, votando para los comicios que reeligieron a su marido.

    3. Su cadáver fue objeto de macabros ataques

    En 1955, los sectores contrarios a Juan Domingo Perón lo derrocaron en la autodenominada Revolución Libertadora, una dictadura que revirtió muchas de las políticas impulsadas desde 1946 por el estadista argentino y las sustituyeron con una serie de medidas antipopulares.

    El cadáver de Evita, venerado, fue objetos de uno de los tantos ataques al peronismo y a sus simpatizantes. Embalsamado en un inicio y depositado en la Confederación General de los Trabajadores (CGT), en 1955 fue robado por orden de las altas cúpulas militares, que veían en la reliquia una amenaza.

    En una turbia sucesión de hechos, el cuerpo fue trasladado a Italia bajo el nombre falso de Maria Maggi de Magistris. Permaneció sepultado en el Cementerio Mayor de Milán. Finalmente fue llevada a España. En su exilio en la residencia madrileña de Puerta de Hierro, Perón —ya vuelto a casar con Isabel Martínez— recibió el cuerpo de su esposa fallecida, ultrajado y dañado.

    En 1974, el grupo guerrillero argentino secuestró el cadáver de Pedro Eugenio Aramburu, el presidente de facto que asumió tras el derrocamiento de Perón, como una manera de exigir el regreso de los restos de Evita a Argentina. El hecho se concretó y en 1976 fue trasladada al Cementerio de la Recoleta, donde hoy yacen sus restos.

    Además:

    Presidente argentino pide al peronismo que apoye su política de aumento de tarifas
    Peronismo acusa a Gobierno argentino de "nacionalizar" elecciones locales
    Etiquetas:
    historia, Partido Justicialista (PJ), Juan Domingo Perón, Eva Perón, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik