En directo
    Díaz Canel acude a votar acompañado de su esposa Liz Cuesta

    Cuba tendrá primera dama tras medio siglo de esposas invisibles

    © REUTERS / Stringer
    Sociedad
    URL corto
    4181

    La esposa del primer vicepresidente de Cuba, Liz Cuesta Peraza, podría ser la primera dama de la Isla tras las votaciones del 19 de abril. En ese caso, los cubanos tendrán una nueva figura pública que hasta el momento había ocupado un lugar secreto.

    Las elecciones de abril determinarán si Miguel Díaz Canel Bermúdez, primer vicepresidente de Cuba será el nuevo mandatario tras 59 años de Castro. Pero esta no será la única novedad: la esposa del futuro presidente ocupará esta nueva categoría que hasta el momento ha practicado en viajes oficiales como cónyuge del primer vicepresidente.

    Cuesta Peraza y Díaz Canel han realizado varios recorridos por Asia y América donde han aparecido tomados de la mano, rompiendo una vieja tradición de no mostrar en público las cónyuges de los dirigentes cubanos. Así la pareja ha aparecido en fotos oficiales de la prensa internacional, pero en escasas ocasiones en los medios locales.

    Sin embargo tras las votaciones de este 11 de marzo, cuando los cubanos eligieron a los integrantes de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) medios nacionales mostraron imágenes de Díaz Canel acompañado por su esposa en la fila momentos antes de entrar al colegio electoral en Villa Clara.

    ​No obstante, una vez más el pie de foto ignoró la presencia femenina. Según se conoce Cuesta Peraza es directora del departamento de Servicios Académicos de la Agencia Paradiso del Ministerio de Cultura.

    Ambos tienen hijos de matrimonios anteriores y se conocieron cuando la futura primera dama era directora del Instituto Provincial del Libro en la provincia de Holguín, donde Díaz Canel ocupó el puesto de Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba entre 2003 y 2009.

    En septiembre del 2015 ella viajó con su esposo a Corea del Norte, donde se reunieron con el presidente Kim Jong Un y en junio de 2016 fue recibida por la esposa del primer ministro de Japón, quién la recibió como una primera dama.

    Entre damas y guerrilleras

    Durante la creación de la República entre 1902, hasta el triunfo de la Revolución en 1959 Cuba tuvo 18 primeras damas, incluyendo a Paulina Alsina, la cuñada de Ramón Grau quien gobernó a Cuba soltero (1933-34, 1944-48).

    La primera fue Genoveva Guardiola Arbizú, esposa de Tomás Estrada Palma, primer presidente republicano de la Isla. Le siguieron muchas primeras damas como ella, amas de casa que esperaban a los esposos alejadas de la política y de la palestra pública.

    De este período destacó América Arias, esposa del presidente José Miguel Gómez (1909-1913), quien había obtenido los grados de capitana por sus lucha en el Ejército Libertador y ya en la República, como luchadora por las clases más desfavorecidas.

    Después del 59 las esposas de Fidel Castro dejaron de ser noticia en la prensa nacional y se convirtieron en un misterio para los cubanos. Así surgió un nuevo tipo de protagonismo femenino en los que destacaron Celia Sánchez Manduley, guerrillera  de la Sierra Maestra, conocida como "flor autóctona de la Revolución" y Vilma Espín, esposa de Raúl Castro.

    Celia y Vilma, fueron luchadoras contra la dictadura de Fulgencio Batista y con la Revolución en el poder se dedicaron a obras sociales como la fundación de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) y la creación de los Círculos Infantiles.

    ​Vilma murió en junio de 2007, meses antes de que su esposo Raúl Castro asumiera como presidente de Cuba por proposición de su hermano mayor. De no ser así, hubiera asumido de manera oficial un rol que definió como cuñada y compañera de lucha.

    Lea más: Elecciones en América Latina 2018: Cuba ante un cambio de poder intergeneracional

    Con la muerte de Fidel Castro en noviembre de 2016, la prensa cubana reflejó imágenes de la viuda Dalia Soto del Valle, segunda esposa del líder de la Revolución y madre de cuatro de sus hijos. Soto fue la más invisible de todas primeras damas quien sólo se dejaba ver en los medios cuando Castro recibía visitas oficiales.  

    ​Por tanto, la nueva era supone el reto de definir un rol que ha variado a través de los años entre las esposas de los presidentes cubanos, y sobre todo de levantar el velo que las cubre.

    Además:

    El diario Granma: secretario general de la OEA no es bienvenido en Cuba
    Rusia y Cuba debaten proyectos de modernización de la industria textil
    Cuba cuestiona la decisión de EEUU de prorrogar recorte de personal de su embajada
    Etiquetas:
    elecciones en Cuba, cuba, primera dama, cubanos, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Fidel Castro, Raúl Castro, América Latina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik