09:23 GMT +317 Diciembre 2017
En directo
    Una mujer con el ordenador (imagen referencial)

    Conoce la nueva modalidad de protesta de la que podrías salpicarte

    CC0 / USDA / Lance Cheung / 20121129-OSEC-LSC-0042
    Sociedad
    URL corto
    0 0 0

    ¿Opinas sobre política en las redes sociales? ¿Compartes campañas de movilización social? ¿Firmas peticiones en línea para apoyar a determinadas causas? Sputnik conversó con el experto brasileño Viktor Chagas sobre el poder del "activismo de sofá" en internet.

    En tiempos de redes sociales, los debates acalorados y las reacciones virales a determinados contextos de la actualidad son parte de la cotidianidad. ¿Quién nunca ha opinado sobre un tema polémico o compartido un meme repleto de sarcasmo?

    Para Viktor Chagas, coordinador del Museo de Memes de la Universidad Federal Fluminense (UFF), en Río de Janeiro, las manifestaciones virtuales que se han vulgarizado como un "activismo acomodado" o "activismo de sofá" no son tan superficiales como puede parecer.

    En diálogo con Sputnik, el comunicador y docente de Medios y Estudios Culturales de la UFF consideró que a pesar de la connotación negativa de la expresión, se trata de un fenómeno de movilización social y política que logra repercutir en la sociedad.

    "El término 'activismo de sofá' es muy genérico y suena peyorativo, como si no llegara a provocar un efecto práctico. Eso es algo que yo busco relativizar. Aunque el impacto sea razonablemente superficial y los cambios no sucedan de un momento a otro, aun así ayuda a popularizar el debate público y se constituye en acciones políticas", evaluó el experto.

    De acuerdo con Chagas, la expresión deviene del término original en inglés, "slacktivism", nacido a mediados de los años 1990, que sería el "activismo perezoso". "Activismo de sofá, slacktivism o clickactivismo son terminologías que surgieron en ese contexto en el que las redes sociales se vuelven populares", explicó.

    "Empezamos a ver entonces un conjunto de personas manifestando sus banderas políticas y sus causas o eventualmente buscando conjugar esfuerzos para atender a una determinada realidad", recordó el docente.

    A su juicio, si bien hay realmente personas que participan "de forma muy superficial del proceso político", contribuyendo para que el debate público "permanezca sin profundidad", el hecho de que ayudan a visibilizar una discusión es válido. "Nuevos públicos pasan a tener acceso al debate a partir de la circulación que esas acciones ganan en las redes sociales", abogó.

    Lea más: Cuando el arte del meme se vuelve ciencia

    En ese sentido, ejemplificó casos de campañas que han trascendido fronteras y se han vuelto masivas con repercusiones más allá del mundo virtual, como las etiquetas #NiUnaMenos o #MiPrimerAcoso, contra la violencia de género, u otras en inglés como #BlackLivesMatter, contra el racismo en Estados Unidos.

    "Se tratan de acciones políticas que generan empatía. El impacto pasa por ahí", observó Chagas. En el caso de #NiUnaMenos, el movimiento se convirtió en una marcha masiva cada año en las calles de varias ciudades del mundo.

    Otro popular hashtag solidario, #PrayFor ("Rece por", en español), se hace viral en contextos de desastres naturales, accidentes o tragedias que resultan en muertes, heridos o personas desalojadas, por ejemplo.

    "Ese tipo de publicaciones opera mucho más en la cultura política que en los procesos de tomas de decisión, y por eso los efectos muchas veces no son inmediatos y terminan siendo descritos como algo superficial. Pero yo particularmente soy a favor de observar los dos lados", recalcó.

    Le puede interesar: Internautas se solidarizan con tragedia en San Petersburgo

    En momentos de clamor popular, esas manifestaciones de sentimientos y afecto pueden inspirar acciones de emergencia o tomas de decisión, "por lo que también aportan su impacto", según el experto. "En el caso de ataques terroristas, pueden contribuir a que un Gobierno manifieste alguna declaración sobre el combate al terrorismo o que el Poder público actúe en el sentido de apoyar a las víctimas", añadió Chagas.

    El académico remarcó que las formas de activismo virtual tienen diversos matices.  "Algunas utilizan internet como un soporte para sus acciones, mientras otras se concentran exclusivamente dentro del espacio virtual", sostuvo.

    "En el primer caso se ubican las convocatorias para tomar las calles, por ejemplo, e internet ayuda a organizarlas", aclaró. El segundo caso, según el comunicador, "consiste realmente en una nueva manera de expresarse políticamente", como los memes y el "activismo hacker o hackactivism".

    Más aquí: Conoce a la "reina de los memes" en Brasil

    Este último se trata de invasiones a sistemas o páginas web para transmitir un mensaje de contenido político. "Hemos visto algunas protestas o acciones de desobediencia civil electrónica en el intento de derribar servidores o congestionar el tráfico de determinadas plataformas, como en situaciones en las que una página de internet sale del aire", ejemplificó el docente.

    "En Brasil nos llegó la información de que algunos grupos dedicados a producir memes fueron notificados por el Gobierno que reclamaba el derecho de imagen utilizado en el meme. Si alguien quiere censurar, significa que la acción fue efectiva", dijo.

    Chagas también mencionó las campañas de donación o financiación colectiva a través de plataformas que se dedican exclusivamente a viabilizar dichas estrategias. Además, están las herramientas de peticiones online, como Change.org o Avaaz, que colectan firmas para presionar autoridades o instituciones a tomar determinadas decisiones.

    "Hay muchas iniciativas de organizaciones como Greenpeace o WWF que han utilizado esos mecanismos para delimitar la caza a las ballenas en Japón, por ejemplo, y un sinfín de temas más", recordó el académico.

    Entre algunos casos de éxito está el memorable desafío del balde de hielo que rápidamente se viralizó entre celebridades e internautas de todo el mundo, el #icebuckettchallenge en 2014. Las personas eran desafiadas a tirarse una cubeta con cubos de hielo en la cabeza o donar un valor a la campaña para combatir la esclerosis lateral amiotrófica.

    "Más allá de que la iniciativa terminó desvirtuada porque mucha gente terminó prefiriendo simplemente tirarse un balde de hielo, logró recaudar cerca de 220 millones de dólares en un año. Es un resultado bastante expresivo", aseveró.

    En cuanto a los polémicos memes feministas, que generan amor y odio, el profesor de la UFF evaluó que no se puede ignorar su impacto pese a que sea difícil estimarlo.

    "Si pensamos que esos materiales recientemente han estado por detrás de una creciente discusión respecto al papel de la mujer en la sociedad, ya es una forma de percibir cómo operan esas acciones. Si pensamos en la cantidad de acciones gubernamentales con el intento de censurar ese tipo de manifestación virtual, también es otra forma de percibir su impacto, que ejerce un papel", analizó el coordinador del Museo de Memes.

    Además:

    El caro antojo del presidente de Brasil, trending topic mundial en Twitter
    Prisión domiciliaria de Milagro Sala, trending topic mundial
    Etiquetas:
    redes sociales, protestas, activismo, memes, Museu de Memes
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik