07:59 GMT +310 Diciembre 2019
En directo
    Manifestación de protesta en Dallas, EEUU

    Crece la tensión racial en EEUU

    © REUTERS / Carlo Allegri
    Sociedad
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    Días después de la matanza de cinco policías en Dallas a manos de un francotirador, la crisis volvió a avivarse.

    Un nuevo incidente arrojó un saldo de dos policías y un civil muerto a las afueras de un tribunal de Saint Joseph, en el estado de Michigan.

    "Como persona blanca, veo mucho maltrato a las personas de color. Incluso hay cosas que la gente tiene interiorizadas en el lenguaje y que no se dan cuenta que forman parte de una ideología del odio. En mi propia familia es así. Mi madre apoya a Trump. Cree que lo mejor es cerrar la frontera. En Dallas, la sociedad está muy segregada. Cada uno cuida de lo suyo. No somos una comunidad entrelazada. Blancos, negros, latinos… cada grupo vive por su cuenta", comentó a Sputnik Logan Haynsworth, graduada en Ciencias Políticas y Estudios Étnicos, que nació y creció en Dallas.

    Lo que comenzó el jueves, 7 de julio, continuó durante el fin de semana en varias ciudades del país, donde hubo horas de tensión y violencia, cuando miles de personas salieron a las calles para protestar contra los últimos casos de abusos policiales contra personas de raza negra. Los manifestantes fueron reprimidos y los episodios dejaron alrededor de 250 detenidos y cinco oficiales con heridas leves.

    La violencia que se vive en las calles de EEUU responde a patrones sociales. "Las personas están cansadas de la brutalidad policial y entonces recurren a la violencia. Por supuesto que eso no soluciona nada, pero, cuando se producen cientos de muertes anuales por crímenes cometidos por las fuerzas de seguridad, la gente se cansa y hace cosas irracionales o toma medidas violentas", prosiguió Haynsworth, quien además trabaja para una ONG que presta ayuda a mujeres y niños en países como Haití.

    En Dallas (Texas), cinco policías fallecieron y otras 11 personas resultaron heridas por los disparos de un francotirador, Micah Johnson, que resultó ser un veterano de guerra afroamericano cansado de los abusos de la policía contra la gente de su comunidad. El asesino disparó contra la policía tras hacerse pública la muerte de dos afroamericanos a manos de las fuerzas del orden. Philando Castile murió en Minnesota, el 5 de julio, a manos de un policía blanco durante un control de tráfico. Un día antes, Alton Sterling, otro hombre negro, fue tiroteado por policías blancos en Baton Rouge, Luisiana.

    En Dallas, tres días después del episodio del francotirador, el jefe de la policía, David Brown, denunció ante la prensa que tanto su familia como él habían recibido amenazas de muerte.

    Para muchos, mientras persistan los discursos de odio, la violencia estructural que afecta al país no se detendrá. "La gente de color está cansada de ser maltratada. Muchos de ellos pueden sentirse acorralados. Los acosan y les matan a sus hijos, o son forzados a enviarlos a escuelas donde no reciben una buena  educación. A la comunidad afroamericana se la segrega. Pero luego, desde algunos sectores sociales, se los acusa de vagos. Y eso no es cierto. Lo que sucede es que fueron históricamente oprimidos. Es como una maratón, si alguien comienza a correr una hora antes, nunca lo vas a alcanzar. No tiene nada que ver con ser un holgazán. Tiene que ver con que esa persona tiene una ventaja injusta. La gente de color simplemente está cansada de ser tratada como inferiores", concluyó Haynsworth.

    Además:

    Disparos y sirenas: el tiroteo en Dallas
    ¿Quién es Micah Johnson, el tirador de Dallas?
    Dan de alta a los policías heridos en el tiroteo de Dallas
    Obama acortará la visita a España para viajar a Dallas
    Etiquetas:
    racismo, policía, tiroteo, Logan Haynsworth, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik