Widgets Magazine
En directo
    Soldados nigerianos con la bandera de Boko Haram

    Misión posible: China, EEUU y Rusia cooperan para arrebatar el uranio a los terroristas

    © REUTERS / Emmanuel Braun
    Seguridad
    URL corto
    4492

    En octubre y diciembre del año pasado, representantes de EEUU, China, el Reino Unido, Noruega, la República Checa y Rusia cooperaron en una operación secreta para retirar uranio altamente enriquecido del reactor de investigación ubicado en la ciudad de Kaduna, en Nigeria.

    Los detalles de esta operación acaban de hacerse públicos. El reactor podría haberse convertido en objetivo de los grupos terroristas que operan en el país africano. Las preocupaciones a este respecto han dado lugar a una amplia cooperación internacional para hacer frente a posibles amenazas.

    Un especialista en la planta de la conversión nuclear en Irán (imagen referencial)
    © AFP 2019 / Behrouz Mehri
    La operación nigeriana podría ser la base para el guion de una película de acción: los especialistas tuvieron que realizar todo el trabajo en el menor tiempo posible y luego recurrir a la ayuda del Ejército nigeriano para proteger el uranio recuperado del reactor antes de que fuera cargado a bordo de la aeronave.

    La transportación en sí también fue espectacular. Rusia proporcionó un contenedor TUK-145/C de 30 toneladas creado especialmente por diseñadores rusos para el transporte de combustible nuclear gastado. El dispositivo tiene varios grados de protección y garantiza la seguridad nuclear incluso en caso de un accidente aéreo. También resiste cualquier impacto contra el suelo o un fuego intenso.

    Más: La compañía TVEL entrega el primer lote de combustible para el 'reactor nuclear del futuro'

    Los periodistas de Sputnik han establecido la ruta del avión con la peligrosa carga desde la Universidad Ahmadu Bello de Kaduna hasta China usando la base de Flightradar. El An-124 ruso aterrizó el 6 de diciembre en la zona de Shijiazhuang, en la provincia de Hebei. La misión, en la que participaron expertos, pilotos, diplomáticos y técnicos de los seis países involucrados, concluyó con éxito.

    Muchos obstáculos tuvieron que ser superados, no solo técnicos sino también políticos. China y Rusia, por ejemplo, no permitieron que los ataques del presidente de EEUU contra ambos países del pasado mes octubre afectaran su participación en la exportación del uranio nigeriano, y Washington tampoco se negó a cooperar. La operación internacional demostró una vez más que las ideas de aislacionismo y los estrechos intereses individuales de los países no son muy adecuados en un mundo tan complejo y no siempre seguro.

    Sputnik habló con Andréi Baklitski, un experto en temas de no proliferación nuclear y consultor del Centro PIR —organización no gubernamental de estudios políticos— quien confirmó la gravedad de la amenaza global si algunos radicales alcanzan el combustible nuclear.

    También: Rosatom firma acuerdos sobre construcción de central nuclear en Nigeria

    "La amenaza del terrorismo con el uso de materiales nucleares es bastante real, y no estamos hablando necesariamente de la creación de una bomba nuclear de pleno derecho. Hay muchos reactores de investigación con uranio altamente enriquecido en el mundo (más del 20% del enriquecimiento). Antes, no pensábamos mucho en eso. En los últimos diez años, sin embargo, políticos y expertos de muchos países se han preguntado qué pasaría si el uranio cayera en manos de grupos terroristas", explica el experto.

    Aunque, por regla general, el uranio utilizado en los reactores no alcanza el grado de enriquecimiento necesario para la producción de armas y sus cantidades son pequeñas, no se puede descartar que sea una amenaza. Además, los materiales radiactivos no se colocan en arsenales nucleares militares cuidadosamente custodiados, sino en instalaciones civiles —institutos de investigación y universidades— que pueden estar mal custodiadas.

    El mayor peligro surge en los países con una mayor actividad de grupos terroristas, guerra civil permanente o gobiernos incapacitados. Nigeria, desde este punto de vista, es un país muy problemático, debido a los conflictos étnicos, la alta corrupción y, por supuesto, la actividad de la organización islamista radical Boko Haram, recalca Baklitski.

    "Si roban uranio altamente enriquecido, los terroristas tendrán una herramienta adicional para sus amenazas. No fabricarán una bomba nuclear, pero sí podrán hacer una bomba sucia —explosivos ordinarios y material radioactivo—. Por eso muchos países tienen un programa para reenfocar los reactores de investigación en uranio de bajo enriquecimiento", continúa.

    Los informes sobre la retirada del uranio altamente enriquecido de Nigeria ponen de relieve el papel especial de China que ha aceptado el almacenamiento del material radiactivo. De acuerdo con las palabras del jefe del programa 'Rusia en la región Asia-Pacífico' del Carnegie Moscow Center, Alexandr Gabúev, este enfoque está dictado por la intención de fortalecer la imagen internacional de China como un actor global responsable.

    "China, como potencia global responsable, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y, finalmente, como potencia nuclear, no puede mantenerse al margen de la cuestión de la no proliferación nuclear.  En mi opinión, la participación de China en la operación de Nigeria se debe al hecho de que el reactor se había construido con participación china, por lo que fueron los especialistas chinos los que se encargaron de la eliminación del combustible nuclear", cree Gabúev.

    También es importante la convergencia de intereses entre China, Estados Unidos y Rusia; el control nuclear sigue siendo un ámbito en el que, a pesar de las diferencias políticas, los tres países pueden y deben cooperar, destaca el especialista.

    Wu Enyuan, un experto de la Academia China de Ciencias Sociales, coincide con estas evaluaciones.

    Interesante: EEUU prioriza la disuasión nuclear de Rusia y China al sistema de defensa antimisiles

    "Aunque estos países cooperaran por iniciativa propia y no firmarán ningún acuerdo, actuaron como miembros del Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares, elaborado bajo los auspicios de las Naciones Unidas. Es obvio que Estados Unidos, China y Rusia tienen una responsabilidad especial en este ámbito. A pesar de la existencia o ausencia de acuerdos entre los seis Estados, ningún país puede guiarse únicamente por sus propios intereses o por las contradicciones en las relaciones bilaterales, ya que esto haría posible que las armas nucleares caigan en manos de terroristas", comenta.

    Etiquetas:
    operación, combustible nuclear, reactor nuclear, Nigeria, China, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik