En directo
    Salud
    URL corto
    0 74
    Síguenos en

    Las funerarias del sur de California se ven obligadas a rechazar a las familias en duelo porque se les acaba el espacio para los cuerpos por el brote del COVID-19 en Estados Unidos, informa la cadena canadiense CTV news.

    Las funerarias se están inundando mientras que el número de muertes por COVID-19 en Estados Unidos es de más de 350.000, según los datos de la Universidad Johns Hopkins.

    "Llevo 40 años en la industria funeraria y nunca en mi vida pensé que esto podría suceder, que tendría que decirle a una familia: 'No, no podemos llevar a su familiar'", comentó Magda Maldonado, propietaria de Continental Funeral Home en Los Ángeles.

    La funeraria tiene un promedio de 30 remociones de cuerpos al día, seis veces más de lo normal. Los propietarios de distintas funerarias del Estado se mantienen en contacto para ver si alguien puede manejar el desborde, y la respuesta es siempre la misma: también están llenos, señala el medio.

    Al mismo tiempo, todo el proceso de enterrar y cremar cuerpos se ha ralentizado, incluyendo el embalsamamiento de los cuerpos y la obtención de certificados de defunción. En tiempos normales, la cremación podía ocurrir en un día o dos, ahora tarda al menos una semana o más, explica el canal con referencia a Bob Achermann, director ejecutivo de la Asociación de Directores de Funerarias de California.

    Mientras tanto, se teme que las reuniones de vacaciones puedan alimentar otro aumento de casos en EEUU, donde el número total de infectados ha superado los 20 millones.

    Etiquetas:
    crisis, funeral, COVID-19, coronavirus, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook