En directo
    Salud
    URL corto
    0 180
    Síguenos en

    La exposición al mercurio, incluso en pequeñas cantidades, "puede causar graves problemas de salud ", advierte la OMS. Diversos pescados y mariscos contienen metilmercurio, un tipo de producto químico que puede afectar al sistema nervioso central y periférico.

    Los científicos afirman que la creciente temperatura de los océanos es la responsable del incremento de los niveles de metilmercurio en pescados y mariscos.

    Los peces que pueden acumular mercurio son los grandes depredadores como:

    • el atún, 
    • el pez espada, 
    • la caballa,
    • el lucio, 
    • el tiburón.

    No obstante, solo se registraron daños neurológicos al consumirse en dosis altas.

    Por lo tanto, es importante moderar el consumo de los pescados con más mercurio, según recomienda el técnico en nutrición y psicólogo sanitario de Grulla Psicología y Nutrición, Alejandro Vera, citado por el diario La Vanguardia.

    Según el especialista, la ingesta de estos pescados es segura si se respetan las dosis recomendadas por las autoridades sanitarias, puesto que el organismo lo elimina naturalmente, pese a que puede tardar unos meses. 

    De acuerdo con la Autoridad Europea para la Seguridad Alimentaria (EFSA), una ingesta semanal tolerable es de 4 microgramos de mercurio inorgánico por kilo de peso corporal. No obstante, desde el año 2011, se recomienda a las embarazadas, mujeres en fase de lactancia y niños menores de tres años que eviten el consumo de especies de pescado con mercurio, sobre todo pez espada, tiburón, atún rojo y lucio, pues la exposición al mercurio es especialmente peligrosa para el desarrollo intrauterino y en las primeras etapas de la vida.

    En el caso de los niños de entre 3 y 12 años, el organismo recomienda limitar el consumo de estas especies a un máximo de 50 g semanales. 

    Al mismo tiempo, los especialistas subrayan que el consumo de pescado azul es fundamental en una dieta equilibrada por sus numerosas propiedades nutricionales. En particular, contienen  ácidos grasos cardiosaludables omega 3. 

    "Un adulto sano puede consumir, a priori, entre 3 y 4 piezas semanales".

     Los problemas asociados al mercurio ingerido se detectaron en las poblaciones de las Islas Feroe y algunas de esquimales que consumen ballenas y focas, de manera que "no deberíamos ni probarlas", señaló, a su vez,  J.M Mulet, doctor en Bioquímica y Biología Molecular de la Universitat de València.

    Etiquetas:
    nutrición, alimentación, salud, mercurio, pescado, atún
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook