En directo
    Salud
    URL corto
    1133
    Síguenos en

    Una investigación en China arrojó luz a la relevancia del uso de lentes en el marco de la pandemia de COVID-19. ¿Qué y cómo cambian las posibilidades de contraer el virus SARS-CoV-2 para aquellos que utilizan gafas?

    Como es sabido, los virus se contagian a través de las mucosas. De hecho, este es el motivo por el que los tapabocas se han vuelto de uso cotidiano en la nueva normalidad, ya que cubren la boca y la nariz, principales transmisores y receptores de una eventual infección.

    Sin embargo, hay otra mucosa en el rostro que las mascarillas no llegan a cubrir, y por donde también puede introducirse el virus SARS-CoV-2: los ojos. Por ello, un equipo de científicos de China se dedicó a estudiar cómo afecta —o ayuda— el uso de anteojos respecto al riesgo de contraer la enfermedad.

    Con base en una muestra de 276 pacientes hospitalizados en la ciudad de Suizhou, provincia de Hubei, centro este de China, encontraron que solo un 5,8% de la población contagiada usaba anteojos, un número significativamente menor al total de 31,5% de personas que usan anteojos en la ciudad. 

    ¿Quienes usan anteojos se contagian menos?

    De esos 276 pacientes del Hospital Suizhou Zengdu, analizados del 27 de enero al 13 de marzo de 2020, 155 (56,2%) eran hombres, con una edad promedio de 51 años. Lo primero que hicieron los científicos fue separarlos entre quienes utilizaban anteojos por más de 8 horas diarias y quienes no.

    De este modo, hallaron que solamente 16 pacientes usaban por 8 o más horas diarias anteojos, todos por motivo de miopía. Este 5,8% de la muestra es el que fue contrastado con el 31,5% de la población total de miopes de la provincia china. 

    Por ello, la investigación concluyó que la proporción de pacientes hospitalizados con COVID-19 es baja precisamente por el uso de sus anteojos durante buena parte del día, lo que les da una protección agregada que la mayoría de la población no utiliza. 

    "Estos hallazgos sugieren que el ojo puede ser una vía de infección importante para el COVID-19, y se debe prestar más atención a las medidas preventivas, como lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse los ojos", concluye la publicación, titulada Asociación del uso diario de anteojos con la susceptibilidad a la infección por coronavirus 2019.

    Aun así, algunos profesionales han advertido que aunque el estudio es válido, no brinda suficientes certezas de que sus resultados sean, de hecho, contundentes. Uno de ellos es el doctor Amir Khan, médico del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) de Reino Unido, quien escribió que "aún no hay evidencia suficiente de que utilizar anteojos te haga menos susceptible al COVID-19".

    Si bien es evidente que los ojos son una vía de entrada al virus, y que por ende los anteojos operan como una barrera ante un potencial contagio, "sacar conclusiones de un solo estudio sería completamente prematuro", escribió en Al Jazeera, aunque anotó que sin dudas la investigación citada permite comprender de un nuevo modo el fenómeno. 

    Por su parte, Simon Kolstoe, profesor de atención médica de la Universidad de Portsmouth, Inglaterra, subraya que se trata de un "estudio pequeño" y, aunque sostuvo que la investigación "es muy interesante", consideró que la muestra no es lo suficientemente grande como para sacar conclusiones finales. "Definitivamente necesitamos más datos antes de pensar siquiera en sugerir a la población el uso de lentes junto al tapabocas", concluye en su artículo para The Conversation. 

    Etiquetas:
    pandemia de coronavirus, COVID-19, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook