En directo
    Salud
    URL corto
    0 21
    Síguenos en

    El estilo de vida que llevamos tiene una mayor importancia que nuestra predisposición genética a la hora de desarrollar obesidad. Es uno de los últimos descubrimientos que han realizado los científicos estadounidenses.

    Los científicos de la Universidad de Michigan han llevado a cabo una investigación en el hospital de Massachusetts. Tras analizar los datos de más de 2.500 estadounidenses que en los últimos 25 años habían participado en investigaciones sobre las causas de la aparición de enfermedades cardiovasculares, han llegado a la conclusión de que los factores ambientales tienen más incidencia en la obesidad que los genéticos. Los especialistas, cuyo trabajo ha sido publicado en JAMA cardiology, han analizado los cambios en el índice de masa corporal y han utilizado modelos matemáticos que se basan el ADN de cada participante para poder evaluar el riesgo de cada uno de ellos de padecer obesidad.

    Tal y como ha expresado el investigador principal Venkatesh Murthy, "se ha prestado mucha atención a la idea de usar la información genética para entender el riesgo de desarrollar obesidad o sobrepeso". El investigador añadía: "Queríamos entender cómo influiría la información genética". Los resultados son sorprendentes: más del 50% del riesgo de desarrollar esta enfermedad depende de factores ambientales, incluidos los factores sociales, mientras que los factores genéticos representan tan solo el 13,6%. Tal y como han aclarado los expertos, se pueden dar excepciones en el caso de pacientes con enfermedades hereditarias raras.

    Etiquetas:
    índice de masa corporal (IMC), sobrepeso, obesidad, enfermedad, salud
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik