En directo
    Salud
    URL corto
    6635
    Síguenos en

    Un estudio de la Universidad Técnica de Dresde (Alemania) descubrió que las mujeres con un sentido del olfato más fuerte tenían más probabilidades de llegar al orgasmo que aquellas con un olfato débil.

    Asimismo, sugirió que sonarse la nariz antes del sexo podría ser una forma de mejorar las posibilidades de un orgasmo. El sentido del olfato puede desempeñar un papel clave en la satisfacción sexual. Al tener la nariz tapada es posible también pasar por dificultades para olfatear las feromonas.

    También: Esta es la razón que explica la falta de apetito sexual femenino

    Para llegar a esta conclusión, los investigadores pidieron a 70 mujeres jóvenes que calificaran sus vidas sexuales y su sentido del olfato. Descubrieron que seis de cada siete mujeres con un sentido del olfato fuerte tienden a tener un orgasmo la mayoría de las veces cuando tienen relaciones sexuales, frente a una de cada siete mujeres que huelen con dificultad.

    "Las conclusiones sugieren que tener la cabeza fría y la nariz tapada pueden hacer que la excitación sea más difícil. Sonarse la nariz puede ser una estrategia útil", explicó el psicoterapeuta Phillip Hodson, citado por medios británicos.

    De este modo, la posibilidad de oler mejor puede hacer a una mujer más propensa al orgasmo, ya que será más sensible a las hormonas y a los olores corporales que surgen durante la actividad sexual, por lo que sonarse la nariz antes del sexo puede no ser una mala idea después de todo.

    Además:

    Siete mitos sobre el sexo en los que cree incluso la gente inteligente
    Estas son algunas de las enfermedades que se pueden curar con el sexo
    Estudio: los carnívoros practican sexo más a menudo que los vegetarianos
    La curiosa correlación entre sexo, calorías y longevidad
    Etiquetas:
    orgasmo, nariz, sexo, salud, mujeres
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik