En directo
    Salud
    URL corto
    181
    Síguenos en

    La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA, por sus siglas en inglés) ha hecho pública una advertencia acerca de los riesgos de la acrilamida, un compuesto químico que se halla en los alimentos almidonados cocinados a altas temperaturas, informa The Independent.

    Resulta que asar y freír los productos almidonados puede aumentar el riesgo de la aparición de cáncer, asegura el documento publicado por el organismo gubernamental británico. La amenaza proviene del compuesto llamado acrilamida, que se forma en varios alimentos cuando son cocinados a temperaturas que superan los 120oC.

    Una nueva campaña aclara cómo puede la gente minimizar el riesgo. De la siguiente manera: tratando de preparar los alimentos fritos, asados, horneados o tostados hasta que alcancen un color dorado en vez de marrón oscuro. 

    La acrilamida aparece en un gran número de alimentos, incluidos los cereales del desayuno, los productos derivados de la patata, las galletas y biscotes, etc. También puede encontrarse esta sustancia en el café, las bases de pizza precocinadas, las olivas negras y los potitos infantiles hechos de cereales.

    Los niveles más altos de este compuesto fueron encontrados en las papas fritas.

    Lea más: Diez cosas que no imaginabas que puedan causar cáncer

    La acrilamida se forma a causa de una reacción entre varios azúcares y aminoácidos. Sin embargo, hervir, cocinar al vapor o en un microondas tienen un efecto mucho menos pernicioso en este sentido.

    Los estudios realizados con ratones mostraron que la acrilamida puede causar daño neurológico, e  incluso cáncer. No obstante, los estudios con humanos resultaron ser no concluyentes, si bien los expertos insisten en que dicho material es cancerígeno para los humanos.

    Los científicos de la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido señalan que las papas crudas deben ser almacenadas en un lugar oscuro con una temperatura inferior a 6oC, pero desaconsejan guardarlas en la nevera, dado que el exceso de frío incrementa los niveles de la acrilamida.

    En la actualidad, no existen límites oficiales del máximo contenido de acrilamida en un producto, aunque la UE tiene varias regulaciones. Otras agencias alimentarias señalan que el número de comidas que contienen este compuesto químico debe disminuir para tener una dieta más saludable.    

    Además:

    El cáncer infantil en América Latina
    Detectan un importante factor de riesgo del cáncer
    Científicos rusos aprenden a destruir el cáncer
    Etiquetas:
    tostadas, cáncer
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook