Widgets Magazine
En directo
    Unos hombres en las cintas de correr, ilustrativa

    Inhalar tu propia respiración por media hora: así es el día a día de un conejillo de indias científico

    © Sputnik / Ramil Sitdikov
    Rusia
    URL corto
    0 91

    El moscovita Fiódor D.* ha hablado con Sputnik sobre su participación en experimentos científicos para la Estación Espacial Internacional (EEI) y más.

    El entrevistado relata cómo es posible respirar tu propio aire durante 30 minutos, acostarte en una bañera durante cinco días sin moverte y revela su salario.

    — ¿Cuál fue la primera experiencia en la que participó por dinero?

    — Mi primera experiencia fue una prueba de lámparas para la Estación Espacial Internacional (EEI). Durante este experimento, primero pasamos siete días con las lámparas instaladas en la EEI en aislamiento con otras cuatro personas. Luego, después de unos dos meses, probamos nuevas lámparas durante siete días. Tuvimos que realizar varias pruebas, principalmente sobre la velocidad de reacción visual y la destreza, para revelar el impacto negativo o positivo de la nueva iluminación en la capacidad de trabajo de la tripulación espacial.

    — ¿Cuánto le pagaron por este aislamiento voluntario de dos semanas?

    — Cada día recibía unos 10.000 rublos (unos 160 dólares) y pasé un total de 14 días allí. Así que recibí 140 o 150.000 rublos (más de 2.000 dólares). Pero en realidad me tomó un poco más de dos semanas, porque antes tenía que realizar un estudio del estado inicial, superando las mismas pruebas con iluminación normal y en condiciones normales, sin aislamiento. Primero nos hicieron un examen médico completo (…) y tuvo lugar en una clínica que examina a los cosmonautas antes y después del vuelo. La salud fue el primer paso que filtró a los candidatos (…).

    — ¿En otras palabras, hay que estar en perfecto estado de salud para participar en estos experimentos?

    — Sí, tienes que estar en perfecto estado de salud, tienes que estar psicológicamente estable, porque el estrés de estar aislado con cuatro personas ajenas no es fácil de aguantar. Algunos pueden tener una crisis —y tales casos han ocurrido— pero no en nuestro equipo. También teníamos nuestras diferencias, pero nunca iban demasiado lejos: todo terminaba en bromas.

    — ¿Pasó por esta experiencia con calma?

    — Sí, tranquilamente, incluso me interesó, entendí que era algo genial, que en la vida normal no viviríamos esta experiencia mientras que allí podríamos tener otra mirada, probarnos a nosotros mismos, vivir lo que normalmente experimentan solo los submarinistas o cosmonautas, que viven en un espacio cerrado con un colectivo. Es una experiencia extraordinaria.

    — ¿Cómo se puede inscribir para participar en estas experiencias?

    — Está abierto a todo el mundo, todos pueden participar, lo encontré por casualidad. Alguien lo publicó en las redes sociales y una amiga lo compartió pensando que yo podría estar interesado, y tenía razón. El mismo día escribí pensando: 'Es genial, tengo tiempo libre, ¿por qué no?'.

    — ¿En qué otros experimentos ha participado?

    — Un año después me llamaron de nuevo para pedirme participar en un experimento respiratorio. Se trataba de una prueba de equipos respiratorios autónomos en situaciones de emergencia para mineros. Este dispositivo permite respirar durante 25-30 minutos el oxígeno emitido por tu propia respiración gracias a la emisión de CO2. En este experimento tuve que correr durante 30 minutos en una cinta rodante con este dispositivo y respirar todo el tiempo con mi única exhalación en el interior. Por esta experiencia me pagaron casi 60.000 rublos (casi 1.000 dólares). La experiencia en sí misma duró un día, más un día para el estudio de la condición inicial, y el examen médico también duró dos días.

    — ¿Sintió algún cambio físico después de esa experiencia?

    — Durante el estudio del estado inicial estuve conectado a un globo de oxígeno puro, y respiré durante 30 minutos. Fue una sensación extraña. La biometría de la sangre se medía constantemente, se tomaban huellas dactilares cada cinco minutos. Y ese fue el único punto desagradable, observaron cómo la composición química de la sangre cambió al respirar oxígeno puro.

    — ¿Cuántas veces le sacaron sangre?

    — No recuerdo, tal vez cada minuto, de diferentes dedos, al final no había más espacio para sacar pruebas, al menos 10 veces, pero no más de 30. Observaron la microcirculación sanguínea, es decir, la velocidad del movimiento de los eritrocitos, utilizando un dispositivo especial como un microscopio. Debajo de la uña hay vasos muy finos, de iluminarlos con un láser se hacen claramente visibles. Los vasos tienen el diámetro de un eritrocito, y en cada uno de ellos se mueven uno detrás del otro, lo que permite observar su velocidad y cantidad.

    — ¿Cómo se sintió durante el experimento?

    — Durante los estudios del estado inicial, bien. Pero cuando tuvimos que correr en la cinta, hubo un momento muy difícil, cuando al final sentí que estaba empezando a respirar CO2, los últimos 90 segundos fueron muy difíciles, pero me pidieron que aguantara el mayor tiempo posible. Estaba completamente sudado, luego sentí una falta de aire (…). Pero la experiencia en sí es interesante, es genial respirar tu propio aire durante 30 minutos.

    — ¿Cómo se determina si el experimento tuvo éxito?

    — Se recopilan estadísticas, de 20 a 25 personas deben participar en la experiencia para que sea reconocida como un éxito. Antes de hacer el promedio, y si los números son buenos, el dispositivo se pone en servicio.

    — ¿En qué experimento más participó?

    — El tercer experimento fue probar los trajes de adelgazamiento, una especie de corsé utilizado por los cosmonautas para evitar que su columna vertebral se estire durante el vuelo. En ingravidez, en ausencia de gravedad, el espacio intervertebral se ensancha, lo que a veces hace que los cosmonautas crezcan hasta 5 cm. Esta es la única vez en mi vida que he medido más de 1,80 m, he crecido 3 cm en 5 días. Mi altura es de 178 cm, pero por un día medí 181 cm.

    — ¿Podría ser perjudicial?

    — Los cambios efímeros no tienen un impacto negativo en los seres humanos, pero cuando duran, como en los cosmonautas que pasan varios meses en órbita, pueden tener consecuencias irreversibles. Por otra parte, esta es la razón por la que utilizamos estos trajes que crean compresión, imitando el efecto de la gravedad de la Tierra sobre el esqueleto humano.

    En esta experiencia hubo dos grupos de 10 personas cada uno. Todo esto tuvo lugar en una bañera, llamada 'inmersión en seco', en la que la temperatura del agua es cercana a la del cuerpo, y una fina capa de silicona separa el cuerpo del agua, es decir, de hecho uno no está en el agua. Por la noche me ponía este disfraz, mientras que otra persona estaba acostada en la cama todo el tiempo sin disfraz, y los especialistas observaron la diferencia en nuestros indicadores.

    También hubo una microcirculación, un análisis de sangre todos los días mientras se observaba la velocidad de reacción de las extremidades. Me quedé en esa bañera durante cinco días, pero había cogido algunos libros. Es posible moverse un mínimo, darse la vuelta en esta bañera, pero nada más.

    — ¿Cómo se alimentaba?

    — Muy bien, tres comidas al día, una bandeja de comida, colocamos un cojín debajo de la espalda para sentirse más o menos cómodos. Era un menú reducido en carbohidratos para evitar la formación excesiva de gases. Haces lo que hace falta en un urinario. El deseo de defecar está completamente ausente, estás acostado horizontalmente y el intestino funciona de manera diferente (…)

    Todas las noches se nos extraía y se nos colocaba en una cama, porque no podíamos tomar una posición vertical, se nos llevaba a una ducha, nos lavábamos horizontalmente, y luego se nos volvía a poner en la bañera. Era cómodo porque estábamos muy limpios. Las primeras dos horas tuve una sensación de euforia, pensé: "¡Pasaría toda mi vida aquí tirado!" Luego se complica porque es muy difícil pasar cinco días sin moverse.

    — ¿Y cuánto le pagaron por esta experiencia?

    — Casi 70.000 rublos (más de 1.000 dólares) por todo.

    — ¿Es posible ganarse la vida solo de esta manera?

    — También me invitaron a otros experimentos, pero me negué. Por ejemplo, un experimento consistía en estar aislado durante cinco días respirando nitrógeno bajo presión que imitaba una profundidad de 120 metros. Me ofrecieron unos 180.000 rublos (casi 3.000 dólares), pero sopesé los pros y los contras y entendí que no valía la pena. También me invitaron a una inmersión seca de 21 días, también estaba bien pagado, pero entendí que 21 días de vida no tenían precio. Creo que todo tiene que ser medido y es una tontería considerarlo como un ingreso constante, porque si uno va demasiado lejos puede perder la cabeza. Pero para cambiar de ambiente o para un viaje, es genial. Solo tienes que tener un cierto estado de ánimo y estar preparado para experimentar contigo mismo.

    *El nombre ha sido cambiado.

    Etiquetas:
    medicina, ciencia, salud, experimento
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik