En directo
    Reportajes
    URL corto
    Por
    1223
    Síguenos en

    A unos días de que López Obrador ganara la elección presidencial, se reunió con el general Salvador Cienfuegos. Pero, ¿de qué se habló en esa reunión? En Sputnik, te explicamos de qué se trató y qué sucedió después de aquel icónico encuentro.

    En 2018, a unos días de haber sido electo, Andrés Manuel López Obrador, se reunió con el entonces jefe de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Salvador Cienfuegos, acusado hoy por el Gobierno de Estados Unidos por delitos relacionados con el crimen organizado, para hablar de la situación de la seguridad en el país y el proceso para designar al futuro titular de la dependencia.

    "Me reuní con el general de división Salvador Cienfuegos; me dio sus puntos de vista sobre el grave problema de la violencia y las alternativas. Reiteré que el próximo secretario de la Defensa Nacional será un militar en activo del más alto rango, honesto y leal a la patria", escribió López Obrador en su cuenta de Twitter al salir de aquella reunión.

    De este modo, el actual presidente comenzaba su proceso de transición para establecerse en el Ejecutivo federal de mano de las Fuerzas Armadas para garantizar la seguridad del país; incluso, meses después haría una propuesta polémica para que el Ejército encabezara las tareas de seguridad a nivel nacional.

    AMLO y Cienfuegos: de una relación tensa a una reunión pacífica

    La relación del actual presidente con las Fuerzas Armadas no siempre fue buena, pues durante el sexenio de Felipe Calderón criticó el hecho de que el Ejército estuviera en las calles; en 2012, como candidato a la presidencia prometió que en caso de ser elegido iría "sacando [a los militares] de las calles" para evitar que se le siga "exponiendo y socavando".

    Posteriormente, en 2017, López Obrador, como líder del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), propuso dar amnistía a los narcotraficantes con la intención de pacificar al país que, por ese entonces se encontraba afectado por los continuos enfrentamientos entre distintos bandos del crimen organizado.

    "Sería un gravísimo error el pensar en amnistiar a quienes han hecho tanto daño al país. Me parece que quienes tengan que tomar esas decisiones tendrán que analizarlo muy bien. Habría que consultar a la sociedad, a todos aquellos que han sido víctimas, a los padres que sus hijos han muerto por culpa de estos delincuentes que hoy deben estar en la cárcel", respondió Cienfuegos.

    No obstante, cuando López Obrador ganó la presidencia en 2018, el entonces secretario de la Sedena no solo aceptó reunirse con quien sería el futuro presidente, sino que también le presentó una exposición pormenorizada de la situación del crimen organizado en México y le propuso una lista de candidatos a sucederlo en el cargo.

    La primera reunión de López Obrador con miembros de las Fuerzas Armadas fue el 22 de agosto de 2018. Según reportes de ese año, a esta asistió el presidente electo junto a Alfonso Durazo, designado futuro secretario de Seguridad Pública, y el general Salvador Cienfuegos, quien estuvo acompañado de su primer círculo de colaboradores.

    En este primer encuentro, el tema principal fue el relevo del titular de la Sedena, a lo cual, según fuentes del periodista Roberto Rock, Cienfuegos respondería: "Si usted lo dispone así, señor presidente electo, dígame en este momento a quién desea designar futuro general secretario; de inmediato comenzaremos a coordinarnos con él, y podrá iniciar la conformación de su propio Estado Mayor".

    Además, Cienfuegos se anticipó a proponer una lista de cinco candidatos para remplazarlo en la Sedena, en esta aparecían los generales: Eduardo Emilio Zárate, oficial mayor; Roble Arturo Granados Gallardo, subsecretario; Pedro Felipe Gurrola Ramírez, inspector y contralor general, Alejandro Saavedra Hernández, jefe del Estado Mayor.

    No obstante, López Obrador descartó la propuesta de Cienfuegos y en octubre anunció que el general Luis Cresencio Sandoval González sería el próximo secretario de la Defensa Nacional. Según el entonces presidente electo, el nombramiento lo había hecho porque reconocía "en él su lealtad a la patria".

    ¿Qué sucedió después de la reunión de AMLO con Cienfuegos?

    Después de aquella icónica reunión entre Salvador Cienfuegos y López Obrador, se estableció el Gobierno de la llamada Cuarta Transformación en Palacio Nacional; tiempo después, se iniciarían con una serie de reformas impulsadas por Morena para cambiar diversos aspectos de la vida política del país.

    Con esta secuencia de hechos, llegaríamos a 2020, el año en el que el Ejecutivo federal formalizaría su propuesta de enjuiciar a los expresidentes involucrados con casos de corrupción —entre los que destacan Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto—; sin embargo, en la lista de los posibles exfuncionarios a investigar no aparecen miembros del Ejército Mexicano.

    Esto, a pesar de que las acusaciones contra Cienfuegos por presuntos nexos con el narcotráfico aparecieron desde el sexenio de Calderón. En el libro México en llamas, la periodista Anabel Hernández, denunció que el general había contribuido al fortalecimiento del cártel de los hermanos de los Beltrán Leyva durante el tiempo que estuvo en la novena región militar con sede en Acapulco, Guerrero.

    No obstante, el día 15 de octubre la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) ordenó la detención del exsecretario de la Defensa Nacional en Los Ángeles, California, por delitos relacionados con el tráfico de drogas, y un cargo por lavado de dinero.

    En respuesta, el actual mandatario informó en la conferencia del 16 de octubre que "no existe ninguna investigación en México en contra del general Cienfuegos, que tenga que ver con narcotráfico. No existe nada. Esto surge de una investigación, que se lleva a cabo en Estados Unidos. Tiene que ver con el mismo juzgado que lleva los asuntos de [Genaro] García Luna y anteriormente que tuvo que ver con los asuntos de [Joaquín] Guzmán Loera".

    Posterior al anuncio del Gobierno de Estados Unidos, las preguntas que surgen en México están relacionadas con el destino de las Fuerzas Armadas; es decir, qué miembros del Ejército podrían estar involucrados en los delitos que se le imputan al general Cienfuegos. Entre los nombres que suenan, está el del actual titular de la Sedena y otros generales aún en funciones.

    Como consecuencia, el jefe del Ejecutivo reiteró que tiene "toda la confianza al actual secretario de Marina [José Rafael Ojeda Durán] y al general secretario Sandoval. Me tocó elegir a los dos, hice un análisis detallado para tomar la decisión de nombrarlos, investigué sobre sus antecedentes, sobre su honorabilidad y los dos se caracterizan por ser incorruptibles". 

    Por su parte, el general en retiro, José Francisco Gallardo Rodríguez, cuestionó el hecho de que la detención del extitular de la Sedena se hiciera en Estados Unidos y no en México; además, expresó que con base en el Código de Justicia Militar, las acusaciones contra Cienfuegos pueden considerarse como una "traición a la patria".

    "Es grave la declaración que hizo Andrés Manuel en la 'mañanera', ¿cómo va a ser eso? ¿Qué no hay Estado de derecho? ¿No hay una fiscalía autónoma? Pero nosotros sabemos, a trasfondo, que hubo negociaciones después de aquella reunión que hubo con el Ejército, y el secretario de Marina, y el secretario de Defensa, después de que Andrés Manuel ganara las elecciones de 2018, en donde hubo un sometimiento del poder Ejecutivo a las fuerzas armadas", aseguró Gallardo Rodríguez en una entrevista con Aristegui Noticias el 16 de octubre. 

    Etiquetas:
    defensa, Salvador Cienfuegos, Andrés Manuel López Obrador, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook