13:19 GMT +321 Septiembre 2017
En directo
    Príncipe Andrés, duque de York

    El príncipe Andrés de nuevo entre las cuerdas por su amistad con un pederasta estadounidense

    © Flickr/ The Open University
    Reportajes
    URL corto
    Adrián Sánchez
    0 107221

    El duque de York se ha visto salpicado de nuevo por un escándalo de prostitución forzada de menores y orgías sexuales en varios continentes que le costó su cargo como embajador comercial de Reino Unido en 2011.

    El caso se centra en su viejo amigo, el millonario estadounidense Jeffrey Epstein, al que apoya pese a sus antecedentes penales por pederastia. Epstein fue encarcelado en 2008 por “solicitar servicios de prostitución” y sigue inscrito en el registro oficial de pederastas de Estados Unidos.

    Pero sus víctimas aún le persiguen en un tribunal civil de Florida y documentos admitidos esta semana en la demanda mencionan específicamente al tercer hijo de la reina de Inglaterra.

    Es la primera vez que el príncipe Andrés es denunciado oficialmente de actividades sexuales con adolescentes que le procuró su amigo norteamericano.

    “Jane Doe 3 (como se identifica a una denunciante para ocultar su nombre real) fue forzada a tener relaciones sexuales con este príncipe cuando ella era menor de edad en tres localizaciones geográficas: Londres, Nueva York y en las islas Vírgenes”, se afirma en la denuncia a la que han tenido acceso los medios británicos.

    La casa real tiende a guardar silencio sobre alegaciones en torno a la familia Windsor, pero la gravedad de la situación forzó esta vez un cambio de estrategia. “Para evitar dudas, cualquier sugerencia de impropiedad con menores de edad es categóricamente falsa”, señaló el palacio de Buckingham en un parte difundido el viernes.

    Los abusos de Epstein se destaparon en 2005 cuando la madrastra de una niña de 14 años interpuso una denuncia en una comisaría de Miami. En el transcurso de la investigación surgió una veintena de chavalas que contaban historias similares: cobraban entre 300 y 500 dólares por dar “masajes eróticos” a Epstein, quien se masturbaba en las sesiones y, en alguna ocasión, llegó a penetrarlas sexualmente.

    Un acuerdo con las autoridades judiciales salvó a Epstein de enfrentarse a serios cargos de abuso sexual de menores. Intervino en su defensa un poderoso equipo legal que logró desacreditar el testimonio de algunas víctimas mediante referencias a su conducta previa.

    Los abogados sacaron también a relucir que algunas niñas habían falseado su edad cuando fueron 'fichadas' por el amigo del duque de York, que amasó una fortuna asesorando e invirtiendo el capital de la élite internacional.

    Epstein tan sólo admitió su culpabilidad en dos instancias de menor grado y en julio de 2008 fue condenado a 18 meses de cárcel por solicitar servicios de prostitución.

    Y de acuerdo con los documentos desvelados esta semana, el príncipe apoyó la petición de clemencia de su amigo pederasta.

    Pese a los graves antecedentes penales del condenado, el duque mantuvo su amistad con Epstein y ambos fueron fotografiados, en Nueva York, en diciembre de 2010.

    Esa foto removió las entrañas de una víctima. Virginia Roberts, madre hoy de tres hijos y residente en Australia, que se identificó por propia voluntad como una de las “masajistas eróticas”.

    Ella y otras víctimas siguen pleiteándose en los tribunales civiles de EEUU por la revisión de la sentencia impuesta al millonario que al parecer tiene residencias en Londres, Manhattan, Miami y una pequeña isla del Caribe.

    En declaraciones a la prensa, Roberts implicó indirectamente al divorciado Andrés en la trama de presuntos abusos que sufrió en su adolescencia.

    Su testimonio avala en parte la denuncia de Jane Doe 3. De acuerdo con la versión de Roberts, Epstein la llevó a tres encuentros con el duque en Nueva York, en Londres y en un enclave de las Islas Vírgenes caribeñas.

    Bailaron en una ocasión, en otra tomaron el té y en la tercera el príncipe puso su mano en el pecho de la joven a modo de broma que “todos rieron”, según contó al dominical The Sunday Mail.

    En la entrevista, Roberts no alega comportamiento abusivo del príncipe, aunque insinúa que Andrés estaba al corriente de la obsesión de su amigo norteamericano por las menores de edad.

    Poco después, el duque renunció a su papel como embajador en el extranjero de la industria y el comercio de Reino Unido. Ahora se enfrenta a la denuncia formal de una supuesta víctima de “esclavitud sexual” en el Juzgado del Distrito Sur de Florida.

    Etiquetas:
    Jeffrey Epstein, Príncipe Andrés de Inglaterra, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik