En directo
    Religión
    URL corto
    Por
    119119
    Síguenos en

    Las actividades de diferentes movimientos religiosos minoritarios como la cienciología y los testigos de Jehová a menudo se convierten en objetos de controversia. En Rusia, las actividades ilícitas de algunos de sus seguidores resultaron en procesos penales contra ellos. ¿Por qué dichos grupos religiosos suelen tener problemas con la ley en Rusia?

    En San Petersburgo se registró un caso penal contra los gerentes y algunos miembros de la Iglesia de сienciología local. Se les acusa de incitar al odio o a la enemistad, realizar negocios ilícitos, y de participar en una asociación extremista. Los investigadores del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB, por sus siglas en ruso) tienen pruebas de que los cienciólogos de San Petersburgo recaudaron más de 276 millones de rublos —4,3 millones de dólares— por "haber prestado sus servicios" entre 2013 y 2016.

    Entre otras cosas, se les acusa de blanquear dinero obtenido ilegalmente. Se trata de al menos 17 millones de rublos —270.000 dólares—. Además, a la Iglesia de cienciolgía de San Petersburgo la califican de una organización extremista porque la ideología de sus miembros, según consideran los organismos de seguridad rusos, se basa en su literatura que fue reconocida como extremista por algunos tribunales rusos.

    Otro movimiento religioso que se enfrenta a problemas en Rusia es los testigos de Jehová. El Tribunal Supremo de Rusia reconoció en 2017 a la organización Centro de Gestión de los Testigos de Jehová en Rusia como extremista y prohibió sus actividades y las actividades de todas las 395 filiales de esta organización en el territorio de Rusia.

    El problema de los grupos como estos radica en el hecho de que sean destructivos.

    Por ejemplo, en caso de los testigos de Jehová la organización prohíbe un procedimiento tan común como la transfusión de sangre lo que representa un peligro real para el bienestar y la salud de la sociedad. Asimismo, los expertos que analizaron los panfletos en el marco del proceso judicial encontraron llamamientos extremistas en muchos de ellos.

    El caso de la Iglesia de cienciología

    Si bien los cienciólogos en Estados Unidos no son perseguidos y cooperan con las autoridades, en el pasado sí hubo precedentes criminales vinculados con esta organización. Los principales pecados de los cienciólogos es el impago de impuestos en grandes cantidades, fraude y otros delitos criminales. En el pasado la CIA y el FBI abrieron investigaciones contra algunos de sus miembros que luego fueron condenados por tribunales estadounidenses.

    Incluso en Estados Unidos los cienciólogos fueron considerados una organización peligrosa para el Estado. Pero dado que los cienciólogos cooperan con las autoridades estadounidenses, en los últimos años no hubo cargos criminales contra esta iglesia en el país, declaró en una entrevista para Sputnik el experto en religiones del Ministerio de Justicia de Rusia, Ígor Ivánishko.

    Pero hoy en día los cienciólogos tienen problemas judiciales en ciertos países del Viejo Continente donde se les acusa de ser "una asociación criminal". La Iglesia de cienciología extorsiona dinero de sus adeptos a través de recurrir a teorías seudocientíficas, señaló el experto citando los veredictos de diferentes instituciones judiciales de países europeos.

    "Todos saben que la Iglesia de cienciología es una organización muy peligrosa. Es una de las organizaciones más destructivas del planeta", dijo el entrevistado.

    En Rusia los expertos psicólogos determinaron ya en los años 1990 que la ideología de la cienciología daña la salud física y psíquica, agregó. Los cienciólogos recopilan 'trapos sucios' sobre sus adeptos y luego los usan para extorsionar, como fue en el caso de los cienciólogos de Moscú, relató el experto. La gente que promueva la ideología de la cienciología se aprovecha de la ignorancia de otras personas, enfatizó.

    Los cienciólogos tienen muy buenos abogados por lo cual es difícil presentar cargos criminales contra ellos. El caso llega a ser considerado por el juicio solo si hay pruebas sólidas contra los acusados, explicó.

    "Hay una paradoja. La Iglesia de cienciología no está proscrita en el territorio de Rusia ni se considera extremista, aunque los panfletos y otros materiales que promueve este movimiento sí son reconocidos como extremistas. En otros países esta paradoja no existe. Si los materiales son reconocidos extremistas, el movimiento automáticamente también se reconoce como extremista", indicó.

    Lo mismo sucedió con los testigos de Jehová cuando la organización continuó operando en el territorio de Rusia durante muchos años mientras su literatura ya había sido calificada de extremista por diferentes tribunales, agregó. Solo cuando quedó claro que la organización hizo caso omiso a la prohibición de su literatura fue proscrita en el territorio de Rusia en su totalidad.

    "Durante nuestras reuniones con los activistas de derechos humanos al analizar dichos materiales incluso ellos reconocieron que la literatura de los testigos de Jehová contenía elementos que incitaban al odio", destacó.

    Lo mismo puede pasar con la Iglesia de cienciología si continúa difundiendo su literatura después de ser reconocida como extremista, puso de relieve Ivánishko.

    ¿Por qué la gente se une a estas organizaciones?

    "Las personas que se unen a organizaciones como estas no entienden que están a punto de ingresar en un grupo peligroso y destructivo. Una persona simplemente puede no tener ni idea de dónde puede aparecer un reclutador", proclamó el experto.

    Por ejemplo, la Iglesia de cienciología es "una organización destructiva" que recluta a nuevos adeptos a través de actividades no formales. Lo hace durante eventos como coaching de negocios lo que les permite reclutar a empresarios que disponen de grandes cantidades de dinero, declaró.

    Esta táctica ha resultado ser exitosa. Además, hay otra ventaja de este enfoque al reclutamiento. Hubo casos en los que la gestión de una empresa se convirtió a la cienciología y empezó a reclutar a sus empleados, recordó. 

    Diferentes sectas engañan a sus seguidores afirmando que sus movimientos están reconocidos por confesiones tradicionales como el cristianismo ortodoxo.

    "En otras palabras, estas personas simplemente no entienden que forman parte de un grupo religioso que no es tradicional. Solo después, algunos de ellos se dan cuenta de que esta información era falsa. Muy poca gente se une a estos movimientos religiosos conscientemente", explicó el entrevistado.

    Para otros, la razón para ingresar es su deseo de no estar solos y participar en un grupo. Hay quienes quieren construir su carrera a través de la participación en "una secta". Por ejemplo, si el jefe de una empresa es cienciólogo, un empleado también puede ingresar en ella conscientemente para promocionarse, señaló.

    "Cuando estaba estudiando a los testigos de Jehová asistí a sus reuniones. Allí, unos abogados que eran adeptos a aquella organización me ofrecieron una promoción como abogado si yo seguía siendo miembro de su iglesia. Hubo también funcionarios públicos que me ofrecieron cosas parecidas. Pero en realidad si tratas de usar la secta como un trampolín para promocionarte, puedes perder más de lo que puedes ganar", recalcó.

    Cualquier movimiento religioso como los testigos de Jehová al reclutar nunca revelará los aspectos negativos de la participación en ello. Solo cuando un nuevo adepto acepte los dogmas del movimiento, entonces le contarán la verdad completa sobre su nueva fe, sobre todo las cosas que están proscritas para los seguidores, como la transfusión de sangre, subrayó el entrevistado.

    La ley es dura, pero es la ley

    Hoy en día el Estado ruso vigila meticulosamente la situación en el ámbito religioso. Esto es muy diferente  de la situación que hubo en los años 90. En aquel entonces predicadores de diferentes movimientos religiosos minoritarios a menudo violaban el espacio personal de muchas familias al entrar en la propiedad privada e insistir en que les escucharan, dijo.

    Hubo casos en los que los predicadores trataron de propagar su filosofía en medios de transporte, en escuelas y colegios. Para evitar situaciones como estas las autoridades empezaron a ejercer más control sobre el ámbito religioso. Sin embargo, incluso hoy se cometen una gran cantidad de delitos de carácter religioso, señaló.

    Hay algunos casos penales contra los seguidores de otros grupos religiosos, como los adeptos del pentecostalismo. La tendencia común es que este grupo religioso crea centros de rehabilitación para drogadictos, pero en realidad una dependencia se reemplaza con otra.

    Según recalcó el entrevistado, hay casos parecidos en los que se trata de dependencia de sectas cuando un seguidor depende de la opinión del líder del movimiento. Cuando uno sale de una secta, tiene que curarse de esta dependencia, declaró. Ivánishko relató casos de privación ilícita de la libertad, violencia y amenazas de muerte en algunos grupos de adeptos del pentecostalismo que organizaron dichos centros de rehabilitación.

    Esto tiene que ver con el hecho de que algunos individuos con antecedentes penales crean grupos que se declaran seguidores del pentecostalismo, pero en realidad, la administración central de la Iglesia no ejerce un control duro sobre estas llamadas filiales, por lo cual, de vez en cuando tienen lugar casos de violencia dentro de estos nuevos grupos.

    Esta es la principal imperfección de la estructura del funcionamiento de la Iglesia del pentecostalismo en Rusia.

    En resumidas cuentas, en Rusia no está prohibido realizar actividades misioneras, pero de acuerdo con las leyes vigentes, los predicadores tienen que recibir un permiso oficial, un documento especial que confirma que a este individuo se le permite difundir la información sobre cierto grupo religioso.

    Asimismo, los predicadores en Rusia tienen que revelar el nombre completo de la organización que representan y proveer información detallada sobre su grupo. Es decir, ya no pueden ocultar hechos que puedan parecer negativos para algunos y deben informar de todo desde el principio. En realidad, la legislación hacia el ámbito religioso en Europa e incluso en EEUU parece más dura, relató el experto.

    "No es verdad cuando dicen que en Rusia hay represión contra ciertos movimientos religiosos. El Estado solo trata de regular y vigilar sus actividades efectivamente para que cumplan con la legislación rusa. Como dice una frase en latín muy conocida: 'dura lex sed lex' —la ley es dura, pero es la ley—. Y hay que cumplir con ella", concluyó Ivánishko.
    Etiquetas:
    Testigos de Jehová, religión, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook