En directo
    Religión
    URL corto
    0 70
    Síguenos en

    LA HABANA (Sputnik) — Cada 17 de diciembre, miles de fieles cubanos participan en las celebraciones a San Lázaro, un milagroso santo católico que tiene un fuerte sincretismo en la isla con la deidad africana Babalú Ayé, y que solo es superada por la devoción de los isleños a su patrona, la virgen de la santísima Caridad del Cobre.

    "Desde que era un niño siempre vengo al Rincón —santuario nacional de San Lázaro, en La Habana—, mis padres venían cada año a cumplir una promesa que hicieron para que me salvara de una enfermedad y me traían, y ahora sigo viniendo yo para agradecerle, y eso lo haré mientras tenga fuerzas y vida y para estar aquí venerándolo", comentó a Sputnik Carlos Manuel Díaz, uno de los devotos que cumple su promesa cada año.

    Díaz, ataviado con camisa y pantalón confeccionados con tela rústica de saco de yute, adornados con cintas moradas, recorre cada año casi dos kilómetros arrastrándose por la calle hasta la puerta de la iglesia, de la misma manera que lo hizo su padre durante más de 20 años.

    "A los tres años de edad tuve una enfermedad infecciosa que me tuvo muy grave, al borde la muerte, y según mis padres, los médicos no contaban con que sobreviviera, y mi padre invocó a San Lázaro, y le prometió se arrastraría hasta la iglesia si me salvaba", dice Díaz, de 51 años, que exhibe orgulloso sus rodillas y codos ensangrentados.

    Este hombre fornido, con cara bonachona, es uno más entre miles de devotos que cada año participan de estas fiestas-homenaje al "viejo Lázaro", como le dicen los cubanos, que se repite cada 17 de diciembre se cómo fiel tradición religioso-popular.

    Los seguidores de San Lázaro desandan decenas de kilómetros, otros arrastran grandes pesos como pago a viejas promesas, algunos reptan por el asfalto y avanzan sobre sus rodillas ensangrentadas, fieles al "favor" concedido por el santo.

    Todo un espectáculo impresionante donde hombres y mujeres del pueblo buscan la esperanza en la fe, aun cuando todos no se consagran a la misma deidad, donde en la variedad del sincretismo religioso de este pueblo multicolor avanzan en el mismo grupo devotos del Obispo Lázaro, del Lázaro discípulo de Jesús de Betania, al Lázaro de la parábola de San Lucas o al viejo leproso santificado por los cultos africanos, Babalú Ayé.

    • Devoción por San Lázaro en Cuba
      Devoción por San Lázaro en Cuba
      © Foto : Rigoberto Senarega
    • Devoción por San Lázaro en Cuba
      Devoción por San Lázaro en Cuba
      © Foto : Rigoberto Senarega
    • Devoción por San Lázaro en Cuba
      Devoción por San Lázaro en Cuba
      © Foto : Rigoberto Senarega
    • Devoción por San Lázaro en Cuba
      Devoción por San Lázaro en Cuba
      © Foto : Rigoberto Senarega
    • Devoción por San Lázaro en Cuba
      Devoción por San Lázaro en Cuba
      © Foto : Rigoberto Senarega
    • Devoción por San Lázaro en Cuba
      Devoción por San Lázaro en Cuba
      © Foto : Rigoberto Senarega
    1 / 6
    © Foto : Rigoberto Senarega
    Devoción por San Lázaro en Cuba

    Esa masa compacta y silenciosa busca en cualquiera de estas divinidades el consuelo a sus desgracias, la gracia del amparo y un poco de paz en el futuro, y sea cual sea el que le ofrezca, ahí estará el rezo desesperado por el niño enfermo, por el viejo desvalido, por el humano falto de alegría, o la sonrisa del bienaventurado.

    Como cada año, en el santuario habanero del Rincón se reúnen nuevamente la madre que quiere un mejor futuro para sus hijos, el obrero que ofrece el dolor de sus rodillas en pago a sus promesas, el que simplemente sigue apostando por el futuro, y el que quiere volver a reunir a su familia dispersa.

    Allí están para escuchar la misa del párroco oficiante, o para regar por los alrededores las "limpiezas" encargadas por los santeros que adoran a Babalú, convirtiendo al templo en una casa común donde se reúnen todos los cubanos.

    Etiquetas:
    celebración, tradiciones, santo, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik