En directo

    El 'Gaudí cubano' que llenó de arte y color a un pueblo de La Habana

    Zona Violeta
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    La corresponsal de Sputnik, Danay Galletti, entrevistó al artista cubano José Fuster, creador del proyecto Fusterlandia que convirtió a la localidad costera de Jaimanitas en una de las principales atracciones turísticas de La Habana. Empezó por decorar su casa con mosaicos coloridos y continuó con hogares de vecinos, negocios y espacios públicos.

    El ceramista, dibujante, pintor y grabador José Antonio Rodríguez Fuster nació en 1946 en la provincia de Villa Clara, Cuba. 20 años después empezó a trabajar como artista profesional y realizó más de 100 exposiciones en todo el mundo. Su trabajo artístico es comparado con el del pintor y escultor español Pablo Picasso.

    • Creaciones del artista cubano José Fuster
      Creaciones del artista cubano José Fuster
      © Sputnik / Danay Galletti
    • Creaciones del artista cubano José Fuster
      Creaciones del artista cubano José Fuster
      © Sputnik / Danay Galletti
    • Creaciones del artista cubano José Fuster
      Creaciones del artista cubano José Fuster
      © Sputnik / Danay Galletti
    • El artista José Fuster en su taller conocido como Fusterlandia
      El artista José Fuster en su taller conocido como Fusterlandia
      © Sputnik / Danay Galletti
    1 / 4
    © Sputnik / Danay Galletti
    Creaciones del artista cubano José Fuster

    "No sé si me hice artista o la vida me hizo artista. Como decía Hemingway, si la inspiración existe que me sorprenda trabajando. Mi gran mérito es que me gusta trabajar, y el trabajo es lo que ha creado todo lo que verdaderamente tengo", dijo Fuster a Galletti, corresponsal de Sputnik.

    25 años atrás, cuando se mudó a Jaimanitas, un humilde pueblo de pescadores en las afueras de La Habana, comenzó a desarrollar Fusterlandia. Se instaló en una humilde casa de madera y la decoró con coloridos mosaicos, inspirado en las obras del arquitecto Antoni Gaudí en Barcelona y del escultor Constantin Brancusi en Rumanía, con las que se deslumbró en sus viajes a Europa.

    "Su taller, además de atractivo turístico y cultural, deslumbra por las esculturas, escaleras y laberintos con frases de José Martí, Alejo Carpentier, Onelio Jorge Cardoso y Ernest Hemingway. Gallos, palmas reales, banderas y símbolos religiosos muestran el sincretismo y la idiosincrasia de la mayor isla de las Antillas", relató Galletti.

    Luego de terminar el trabajo artístico en su hogar y taller, Fuster preguntó a sus vecinos si ellos también querían que les decorara sus propiedades. Fue así que comenzó el proyecto que involucra a hogares, consultorios médicos, bancos, paradas de autobuses y parques.

    "La Alegría de Vivir es un proyecto comunitario en el cual el artista, paso a paso y con sus propios recursos, fue alegrando las entradas de cada una de las casas. En la actualidad hay más de 50 casas intervenidas y muchos espacios públicos", dijo Ale Fuster, hijo mayor de José y director del proyecto.

    Fusterlandia se asemeja al Parque Güell de Barcelona y se destaca por ser una "galería de cerámica al aire libre". Es además un ejemplo de cómo el arte puede transformar un espacio y traer alegría a su gente.

    Esto y más en Zona Violeta.

    Etiquetas:
    Caribe, urbanismo, mosaico, cerámica, cubanos, artistas, Antonio Gaudí, Cuba
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook