00:56 GMT +321 Septiembre 2017
En directo
    Zona Violeta

    Objeción de conciencia, "una restricción a las mujeres, y sobre todo a las más pobres”

    Zona Violeta
    URL corto
    0 96 0 0

    Montevideo fue sede de un seminario internacional sobre los efectos de la objeción de conciencia en el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva. El congreso reunió a 50 expertos de 20 de países de África, Europa y las Américas para compartir sus experiencias respecto al aborto.

    En países donde la interrupción voluntaria del embarazo es un derecho de larga trayectoria, las mujeres se encuentran con obstáculos al momento de solicitarlo, como el rechazo de profesionales que niegan atenderlas por estar personalmente en contra de la práctica, o sea, alegando objeción de conciencia.

    El seminario que se realizó en Uruguay buscó abrir el debate sobre esta realidad. En Zona Violeta conversamos con Lilián Abracinskas, directora de la organización Mujer y Salud en Uruguay (MYSU), una de las instituciones que organizó el encuentro, y con Marina Davidashvili, encargada de políticas de desarrollo del Foro de Parlamentarios Europeos sobre Población y Desarrollo para esa zona.

    "La objeción de conciencia existe también en el servicio militar. Pero hay una gran diferencia. Cuando una persona se niega a realizar el servicio militar comparece delante de un comité para explicarse, y después tiene que dar otro servicio a su país, como un servicio social. En el caso de los médicos que son objetores, no son ellos las víctimas de su negación, sino las mujeres que no reciben el tratamiento".

     

    Además:

    Proyecto sobre aborto en Chile ingresa al Tribunal Constitucional para ser revisado
    Abogada argentina celebra el fallo que absolvió a una joven por aborto
    Corte Suprema de Oklahoma revoca ley restrictiva del aborto
    Etiquetas:
    objeción de conciencia, embarazo, interrupción, aborto, Mujer y Salud Uruguay (MYSU), América Latina, Uruguay, Europa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik