En directo

    ¿En qué país asumió por primera vez el Gobierno una mujer hace 60 años?

    Telescopio
    URL corto
    190
    Síguenos en

    A 60 años de la primera vez que una mujer asumió el poder en un país, Latinoamérica solo aporta tres de las 21 mujeres al frente de Gobiernos en la actualidad. "Son liderazgos que llevan un estilo de comunicación y gestión mucho más vinculado a la horizontalidad, al diálogo abierto y a la inclusión", dijo a Sputnik la experta chilena Paula Narváez.

    Este 1 de julio se cumplen 60 años de la asunción de una mujer por primera vez del Gobierno de un país. En Sri Lanka, Sirimavo Bandaranaike se convirtió en primera ministra, un cargo que ocuparía en otras dos ocasiones.

    La primera fue entre 1960 y 1965, la segunda entre 1970 y 1977 y la última entre 1994 y 2000. Murió en funciones el 10 de octubre de ese año luego de votar en las elecciones nacionales, completando una vida dedicada a la política.

    Su llegada al más alto puesto de Gobierno se dio por la vía de la sucesión, al ser asesinado su esposo Solomon Bandaranaike, que había sido electo primer ministro en 1956. Pese a este mecanismo, Narváez, asesora regional de ONU Mujeres en Gobernanza y Participación Política, considera que el caso marcó un mojón en la historia.

    "Se trató de un hito en la historia de la participación política. Estamos hablando de mediados del siglo XX, o sea que la incorporación plena de las mujeres en los espacios de toma de decisión está a la vuelta de la esquina en nuestra historia. Ha habido siglos y siglos de exclusión", afirmó la entrevistada.

    Hoy son 21 las mujeres que están al frente de sus países. "Tenemos algunos casos en Asia, muchos en Europa y pocos en América. Estamos hablando del Caribe, donde tiene presencia en dos países, y en América Latina un caso con la presidencia de una mujer en Bolivia [Jeanine Áñez], en la situación específica que está viviendo ese país".

    Discursos y contradiscursos

    La también exjefa de Gabinete de Chile durante la segunda presidencia de Michelle Bachelet (2014-2018) consideró importante reflexionar en torno a la relevancia de las llamadas medidas afirmativas como la ley de cuotas para potenciar la participación femenina.

    "Las medidas de acción positiva lo que hacen o pretenden hacer es corregir una realidad discriminatoria hacia las mujeres, que somos la mitad de la población. También podríamos aplicarlo a otros grupos importantes que han estado excluidos de los espacios democráticos", precisó.

    Con este tipo de iniciativas, "nos estamos haciendo cargo de un desbalance verdadero que impide que las mujeres accedan a espacios de decisión, ya que teniendo todas las capacidades no están presentes", argumentó. La explicación para esta ausencia hay que buscarla en "la división sexual del trabajo, que sigue haciendo a las mujeres desproporcionadamente más responsables de los espacios de cuidado, de la reproducción social".

    Esta realidad, según la experta, es la que impide no solo la participación política en igualdad de condiciones, sino "el goce de derechos laborales con igualdad de salario", entre otras inequidades de género.

    Abrir la cancha mejora el juego

    "Lo que estamos accediendo hoy día en pleno siglo XXI es al reconocimiento de unos liderazgos que se pueden ejercer de otra manera, ha quedado muy claro en la pandemia con el manejo de esta crisis que estamos viviendo", destacó la entrevistada, quien puso como ejemplos a Islandia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Noruega e incluso Alemania.

    "Al estar las mujeres en espacios de decisiones se abre una gran oportunidad para ver liderazgos que son distintos", subrayó.

    "El mundo está cada vez más abierto y convencido, y reclama mayor inclusión y paridad", aseguró la asesora de ONU Mujeres, para quien en aquellos países que estuvieron o están gobernados por mujeres, las nuevas generaciones naturalizan más esta posibilidad convirtiéndose al mismo tiempo en factor de cambio social.

    "Para niños y niñas que hoy crecen en un país donde una mujer pudo ser presidenta eso produce una nueva representación social, un nuevo sistema de normas y de costumbres en las que socializan niños y niñas", concluyó.
    Etiquetas:
    política, discriminación de género, mujeres, igualdad de género, brecha de género
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook