En directo

    Fin de la Constitución pinochetista: "Permite acabar con uno de los elementos de división del pueblo chileno"

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    El referéndum para una nueva Constitución de Chile en 2020 (74)
    0 30
    Síguenos en

    Los chilenos se animaron. Acabaron con la Constitución de Augusto Pinochet del año 1980, una herencia dictatorial que duraba ya 40 años, una mochila muy pesada que a estas alturas estaban cargando jóvenes que nada tenían que ver con aquello, y que en última instancia, más del 78% de los chilenos entendió que nadie tenía por qué seguir soportando.

    Juventud, divino tesoro

    6 de octubre de 2019. En Santiago de Chile entra en vigor el aumento del transporte público. Los estudiantes se organizan para saltar los torniquetes del metro en masa como forma de protesta. Como consecuencia, la noche del viernes 18 de octubre de 2019 se inician protestas. Desde el Gobierno interpretan que el origen del problema fueron esos 30 pesos de incremento. Pero entonces, toda Chile, y los estudiantes primero, se encargaron de enmendarles: no son 30 pesos, son 30 años.

    30 años desde que acabó la dictadura de Pinochet, pero donde muchas cosas seguían en pie como desde el primer día, y entre ellas, su Carta Magna. Y este domingo 25 de octubre de 2020, la mayoría de los chilenos decidió dos cosas: primero, que ese día quedara para siempre marcado en rojo en el calendario de su rica historia, y segundo, que a partir de ahora, muchas cosas deberán cambiar.

    "Estos 30 años de democracia formal, representativa, no han dado satisfacción a todas las necesidades y reivindicaciones del pueblo chileno […] en pensiones, en sistema educativo, en el sistema sanitario, o el sistema de reforma impositiva", advierte el periodista y analista internacional Pablo Jofré Leal.

    Y como siempre, la juventud, esa que muchas veces es mirada con prejuicios, sin importar las épocas, gestó un cambio. Así lo dejaban saber testimonios de veteranos en estas luchas: en Chile el agradecimiento de ellos iba dirigido directamente a los jóvenes, a quienes endilgan en gran parte esta victoria ciudadana. Dicen que si no hubieran empezado a saltar los torniquetes cuando la tarifa subió 30 pesos, no se hubiera podido cambiar la historia de los últimos 30 años.  

    Pero este tipo de sucesos encabezados por estudiantes conoce sus antecedentes. "En el año 2006, con la 'Revolución pingüina' que le llamaban por el color de los uniformes de los estudiantes que es blanco y negro, y gracias a su movilización comenzaron cambios en el ámbito educacional. [Luego] En el año 2011 en posteriores movilizaciones que fueron logrando, por ejemplo, aspectos de gratuidad en la educación".

    "Siempre la juventud chilena ha sido un motor de cambio, un indicador de movilización, y que va forzando a que el resto de la sociedad vaya participando: los sindicatos, los gremios. Los partidos políticos en general van mucho a la zaga de la movilización de la sociedad", avisa al respecto el periodista.

    ¿Quiere usted una nueva Constitución?

    Apruebo. Fue lo que respondió a esa pregunta del referéndum, de los más importantes de la historia reciente de ese país, más del 78% de los chilenos. Pero no se quedaba ahí la cosa, y así lo explica Jofré Leal.

    "El plebiscito llevaba consigo otra pregunta respecto al mecanismo para llevar a cabo esta nueva Constitución, que era una Convención Mixta, es decir, 50% de electores elegidos y 50% parlamentarios, o una Convención Constitucional que establecía que todos los constituyentes fueran elegidos, que fue también la que triunfó".

    Pero este plebiscito también tuvo otra victoria, y fue la de su capacidad de movilización ciudadana en su participación. "Votó por lo menos el 50% [del electorado habilitado para sufragar], que también representa un hito desde el año 2012 en que se estableció el voto voluntario. Así que desde todo punto de vista fue un hito electoral, en participación, y en el gran triunfo, en la gran brecha que se generó entre la prueba y el rechazo", explica el analista.

    Para el analista, terminar con la Constitución de 1980 elimina uno de los últimos resabios pinochetistas. "Acabar con ella permite acabar con uno de los elementos de división del pueblo chileno que ha sustentado el modelo económico, político y social", concluye Pablo Jofré Leal.

    Tema:
    El referéndum para una nueva Constitución de Chile en 2020 (74)
    Etiquetas:
    dictadura, Augusto Pinochet, protestas, cambios, plebiscito, constitución, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook