01:58 GMT25 Septiembre 2020
En directo

    'Juego de Tronos': ¿el invierno ha llegado a España?

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (51)
    0 60
    Síguenos en

    El rey emérito Juan Carlos I de España no está inmerso en ninguna causa judicial. Así zanjó la salida del país que practicó el exmonarca, la vicepresidenta, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, tras una serie de denuncias lanzadas desde sus propios socios de Gobierno, Unidas Podemos.

    ¿Se viene la noche?

    Una oscuridad muy parecida a la noche recubrió como un manto la salida de España del emérito, según las primeras espadas de Unidas Podemos [UP], que llegaron a vociferar que, más que alivianar la tarea del actual monarca, Felipe VI, tal como el emérito adujo en su carta de despedida a su hijo como justificación de su autoexilio, lo que hizo fue huir de la justicia. Algo que provocó que Calvo le saliera a sus camaradas con los tapones de punta, por usar un término futbolístico.

    "Si bien legalmente el rey emérito aún no está encausado oficialmente, las investigaciones que tanto la Fiscalía anticorrupción e España, como los fiscales y los jueces suizos, que son los que también han levantado un poco la alfombra […], saben que el rey emérito estará en la diana judicial, puesto que los supuestos delitos que ha cometido de malversación, blanqueo, etc. etc., son de tal importancia y gravedad, que ha no ser que haya un pacto de Estado para tapar todo eso, es realmente difícil que en este momento el exrey pueda salir indemne", opina al respecto el analista internacional Eduardo Luque.

    La gravedad de la situación no ha sido tanto el planteamiento en sí de los cabezas de UP, sino el hecho de que son socios de Gobierno del PSOE, partido al que la ministra de Igualdad, Irene Montero, llegó a endilgar posible contubernio entre socialistas y la Casa Real para otorgar el salvoconducto exprés del que se habría servido Juan Carlos I.

    "Respeto las decisiones que pueda tomar el PSOE desde la Moncloa pero no ha sido una decisión del Gobierno de coalición. Nosotros no estábamos al tanto", espetó la mujer de Pablo Iglesias.

    Para entonces, la polémica ya estaba servida. Desde Esquerra Republicana de Catalunya, Gabriel Rufián también se puso el traje de fiscal contra el emérito: le acusó de huir de la justicia, mientras que el president de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, llegó a pedir la abdicación de Felipe VI.

    Desde la vereda de enfrente, afearon al inquilino de La Moncloa. El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, acusó a Pedro Sánchez, de "defender a la Monarquía con la boca pequeña". Mientras, desde Ciudadanos, Edmundo Bal agradeció "la decisión de Juan Carlos I de trasladar su residencia fuera de España", algo que facilita que "el actual jefe del Estado desempeñe sus funciones en las mejores circunstancias".

    Mientras, el presidente del Gobierno, tomó el camino del medio: "Este Gobierno va a defender siempre la estabilidad institucional. La estabilidad significa tener instituciones robustas y para eso necesitamos transparencia y ejemplaridad. Con lo cual, todo lo que haga la Casa Real en esa dirección de ejemplaridad y transparencia, el Gobierno de España y el conjunto de la sociedad lo aplaudirá", avisó Pedro Sánchez.

    Para Luque, "el problema es que la monarquía funciona como una piedra angular de todo el entramado político y jurídico de España en las últimas décadas, y en el momento en que esta pieza se tambalea, todo el arco se tambalea".

    ¿El facilitador?

    En un fragmento de la carta del rey emérito dirigida a su hijo, el Rey Felipe VI, y en la que le comunicó su decisión de abandonar España, se puede leer:

    "Hace un año te expresé mi voluntad y deseo de dejar de desarrollar actividades institucionales. Ahora, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles, a sus instituciones y a ti como Rey, te comunico mi meditada decisión de trasladarme, en estos momentos, fuera de España.

    Una decisión que tomo con profundo sentimiento, pero con gran serenidad. He sido Rey de España durante casi cuarenta años y, durante todos ellos, siempre he querido lo mejor para España y para la Corona".

    Al respecto, Eduardo Luque es tajante. "El gran problema de este país [España], es que los medios de comunicación nos dieron una imagen falsaria completamente del rey emérito y se han tapado sistemáticamente —porque la cosa viene de muy atrás— sus desaforos de todo tipo: personales y políticos. Aquí ha habido siempre una confusión por parte de la monarquía entre lo privado y lo público: se ha utilizado lo público para obtener beneficios privados y esto es lo que es especialmente gravoso y complejo".

    Tema:
    Los escándalos financieros del rey emérito de España Juan Carlos I (51)
    Etiquetas:
    escándalo, monarquía, Felipe VI, Juan Carlos I, rey, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook