En directo

    Avión militar de EEUU: malo si se estrelló, peor si se lo derribaron

    Qué pasa
    URL corto
    Por
    0 380
    Síguenos en

    La catástrofe del avión militar espía de EEUU en Afganistán conoce dos versiones. La primera de ellas fue dada por los talibanes quienes afirmaron haber derribado el bombardero E-11A en un territorio que está bajo su control. Mientras, varias horas más tarde finalmente las autoridades estadounidenses se decidieron, y dieron su versión: se estrelló.

    Mala por donde se lo mire. Sin vueltas. Así es la situación bochornosa que enfrenta EEUU, sobre si su avión espía militar se estrelló, como afirma desde Washington, o si fue derribado, como así lo reivindicaron los talibanes, independientemente de los resultados que arrojen las investigaciones.

    Caza Su-30
    © Sputnik / Mikhail Voskresensky
    E independientemente de lo anteriormente expuesto, los hechos son los hechos, y nuevamente EEUU quedó expuesto. Y de ello deja constancia la cronología de los hechos. El silencio que guardó EEUU durante horas habla por sí solo, y lo condena ante la opinión pública y el resto de potencias, y también ante los propios países de esa parte del planeta.

    Inmediatamente de la catástrofe, los talibanes que controlan la región, reivindicaron el derribo de la aeronave que causó la muerte instantánea de todos quienes estaban a bordo, a quienes describieron como "oficiales de alto rango" del Ejército de EEUU, al tiempo que el portavoz del movimiento talibán, Zabihullah Mujahid, tuiteaba que entre ellos también había altos miembros de la CIA.

    Incluso hay quienes especularon con que entre los muertos se hallaría Michael D’Andrea, más conocido en los servicios de inteligencia como el Príncipe Oscuro, responsable de las operaciones de la CIA en la región, incluido el asesinato del general iraní Qasem Soleimaní.

    Mientras, las autoridades de EEUU guardaron silencio durante varias horas antes de reconocer que "Un bombardero de EE.UU. E-11A se estrelló". Pero ya era tarde para atajar las incontables versiones. Y todas ellas, incluida la de EEUU, deja a Washington en un muy mal lugar. En un lugar de extrema debilidad y vulnerabilidad en una región en la que hace tiempo ya casi no puede respirar.

    "Un bombardero de EE.UU. E-11A se estrelló hoy en la provincia de Ghazni. Mientras las causas de la colisión están siendo investigadas, no hay indicios de que la colisión se debiera a fuego enemigo", tuiteó Sonny Leggett, vocero de las fuerzas del país norteamericano en Afganistán.

    Otra de las versiones que manejó la agencia de noticias The Associate Press [AP], que citó al portavoz del gobernador de la provincia de Ghazni, el la caída del avión se habría saldado con cien muertos.

    La demora por parte de las autoridades de EEUU de admitir que uno de sus aviones militares espía había caído en Afganistán forma parte de la política de la Administración Trump, según el analista internacional Eduardo Luque. Así, trata de "limitar las bajas o los incidentes militares con bajas militares precisamente en plena campaña electoral".

    El experto incide en que por esa misma razón, tras "la respuesta iraní al asesinato del general Soleimaní, el señor Trump negó que hubiera habido muertos o heridos. Ahora el Pentágono ya reconoce como mínimo 34 heridos. Posiblemente haya más, puesto que los propios informes sobre el terreno de ciudadanos, vieron cómo muchos aviones partían cargados con heridos, algunos de los cuales fueron llevados a Jordania y otros a Alemania. Parece ser que sólo han contabilizado los heridos que están en Alemania".

    "Realmente vemos que la posición de EEUU en Afganistán es muy débil y que cada día se evidencia su derrota militar", remacha Eduardo Luque.
    Etiquetas:
    catástrofe aerea, catástrofe, Afganistán, Oriente Medio, avión militar, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook