En directo

    Violación de dimensiones cósmicas: EEUU busca apropiarse de recursos del espacio exterior

    Hoy con nosotros
    URL corto
    Por
    0 52
    Síguenos en

    Apropiarse de las riquezas del espacio. Esa sería una de las pretensiones de EEUU, cuyo presidente, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva que le desata las manos a la potencia norteamericana para casi cualquier actividad en el cosmos, incluidas la exploración comercial, la extracción y el uso de los recursos de la Luna y otros cuerpos celestes.

    Según Alfredo Rey Córdoba, gran experto en derecho espacial, se trata de una clara violación de las normas que rigen la actividad humana en el espacio ultraterrestre.

    Indicó que al derecho espacial "lo constituyen básicamente cinco tratados internacionales", donde el firmado el 27 de enero de 1967 —el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes— podría llamarse la "Constitución del espacio", puesto que "da las bases de toda la legislación" al respecto.

    Señaló que ese documento —que fue firmado y ratificado también por EEUU— establece particularmente que "el espacio ultraterrestre, incluida la Luna y otros cuerpos celestes, es un patrimonio común de la humanidad, no pertenece a nadie", ni tampoco "podrá ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación, ni de ninguna otra manera".

    "Es decir, ese principio de conquista que existió, por ejemplo, cuando España descubre y conquista, se apodera, se apropia de América, ya no rige para el espacio. Y hay una serie de hechos que han confirmado la aplicación y la aceptación de esa situación. El primero, por ejemplo, es el lanzamiento del [satélite] Sputnik por parte de la Unión Soviética [en 1957]. En ese momento no existía en absoluto ninguna legislación, sin embargo la Unión Soviética nunca reclamó ningún tipo de soberanía sobre el espacio. Otro hecho que confirma también esa situación es el que sucedió con EEUU: llega a la Luna e incluso con tres astronautas, pone incluso su bandera, pero nunca reclama la soberanía sobre la Luna", apuntó.

    El experto —quien se desempeña como profesor de Derecho del Espacio Ultraterrestre y consultor externo en asuntos jurídicos y telecomunicaciones espaciales y satelitales, y cuya trayectoria profesional incluyó cargos como representante permanente alterno de Colombia ante Naciones Unidas— asevera que el llamado Tratado de la Luna, cuyos disposiciones se aplican también a otros cuerpos celestes, establece del mismo modo que sus recursos naturales son patrimonio común de la humanidad.

    Volviendo en este contexto a la orden ejecutiva estadounidense, Alfredo Rey Córdoba subrayó que es una "evidente" violación de los tratados espaciales internacionales.

    Recalcó al mismo tiempo que el interés hacia recursos naturales en el espacio ultraterrestre es comprensible y razonable, un tema que surge en gran medida "a raíz de todo el problema del calentamiento global de la Tierra". Puso como ejemplo el helio-3, un gas de características únicas que lo convierten en una potencial alternativa a los combustibles tradicionales que tanto daño están produciendo al planeta.

    En este sentido, dijo que al haberse desarrollado la ciencia y la tecnología, sí podrían ser reglamentados los recursos naturales que se encuentran en el espacio, de la misma manera que se hizo con la órbita geoestacionaria.

    "Si un país quiere colocar un satélite en la órbita geoestacionaria tiene que desarrollar un proceso en el cual la Unión Internacional de Telecomunicaciones [UIT], después de coordinar con todos los países del mundo, asigne la posición y asigne la frecuencia radioeléctricas a un determinado país. Solamente de esa manera la UIT le entrega a un país el derecho de uso de la posición orbital, es decir, le otorga no la propiedad sobre el lugar, sino que el derecho de uso y explotación de la posición por la vida útil del satélite. Una vez el satélite termina su vida útil, el Estado al cual se lo han entregado tiene que sacar ese satélite de allí y dejar libre la posición para que cualquier otro país pueda perfectamente pretender el acceso a esa posición. ¿Por qué no hacer lo mismo con los otros recursos naturales que se encuentran en el espacio? ¿Por qué no pensar en la creación de un organismo que administre los recursos naturales que se encuentran en el espacio para que se utilicen en beneficio de toda la humanidad, como dicen tanto el tratado marco del derecho espacial, como el Tratado de la Luna?", se preguntó Alfredo Rey Córdoba.

    Etiquetas:
    cosmos, Rusia, Tierra, Luna, espacio, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook