05:50 GMT +326 Septiembre 2018
En directo
    Al contado

    La manzana podrida de Europa

    Al contado
    URL corto
    0 80

    19.000 millones de euros. Es lo que Apple deberá abonar a Irlanda en concepto de impuestos no pagados. La Comisión Europea dictó la sentencia con la que Irlanda, un país rescatado, no está de acuerdo y va a recurrir. Y es que su negocio está en la recaudación de impuestos, que representan sumas marginales para la empresa norteamericana.

    El país británico no está dispuesto a perder lo que por momentos para Apple representó un gravamen del 0,005% a causa del “tax ruling”, un acuerdo firmado entre la empresa y el Estado sobre la cantidad de impuestos a pagar. Irlanda tiene un tipo nominal del 12,5%, algo que muchos socios europeos entienden como un “dumping fiscal”.

    La clave es que la Unión Europea, no tiene unión fiscal, lo que es una especie de licencia para paraísos fiscales.

    Apple Inc, radicada en EEUU, cuenta con dos filiales con sede en Irlanda, Apple Operations Europe y Apple Sales International, que los derechos de propiedad intelectual de Apple para vender y elaborar los productos de la compañía. ¿La contrapartida? Ambas realizan un pago anual a la matriz tan abultado que sirve para financiar la investigación y el desarrollo. 

    Traducido: Apple deja de tributar en Irlanda para hacerlo en EEUU, por lo que se trata de un instrumento para trasferir beneficios, ergo impuestos, desde Europa hacia el otro lado del Atlántico.

    Así entonces se puede entender la curiosa y airada reacción de EEUU ante la decisión de la Comisión Europea. El secretario del Tesoro de EEUU, Jacob Lew, acusó a la UE de perjudicar el sistema de impuestos empresariales estadounidense. 

    Los diputados del Congreso y los empresarios estadounidenses “condenaron ampliamente” la decisión de la UE. Y aquí viene la parte curiosa o paradójica de la situación. ¿Por qué? Porque las autoridades de Bruselas habrían recibido desde Washington la información a que derivó en la investigación y posterior multa por parte de la Comisión Europea. Tiraron la piedra, y ahora esconden la mano.

    En este sentido, Julio César Gambina, Doctor en Ciencias Sociales de la UBA, y profesor de Economía Política de la Universidad de Rosario, afirma que estamos ante una disputa por los recursos, por la orientación de las inversiones 

    El gran diagnóstico es que la economía mundial no está creciendo a los ritmos necesarios, indica Gambina. Explica que a los efectos de atraer inversión, “los Estados participan activamente para atraer inversores externos en la economía desde la salida de la crisis del ’30, algo que definió la influencia de Keynes en la política económica”.

    Julio César Gambina señala que “esta situación pone en discusión la posibilidad  de una fiscalización compartida, de un acuerdo político global para intervenir en las cuestiones fiscales. Además, pone en evidencia que la realidad económica está por encima de las decisiones de los países y de los acuerdos supranacionales, sea la UE, o cualquiera de los organismos internacionales que intentan intervenir en la economía y la política mundial”.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    UE, Apple, Julio Gambina, Jacob Lew, EEUU, Irlanda