En directo
    Prensa
    URL corto
    Por
    2140
    Síguenos en

    El politólogo ruso Bogdán Bespalko explicó al medio ruso Svobodnaya Pressa la importancia de la marcha del Regimiento Inmortal y por qué algunos jugadores de la escena postsoviética intentan detenerla.

    Según recientes encuestas, el 40% de los rusos planea participar el 9 de mayo en la marcha popular del Regimiento Inmortal, con fotografías de sus antepasados, para conmemorar el heroísmo de los soldados soviéticos que lucharon en la Gran Guerra Patria (como se denomina en Rusia la participación de la URSS en la II Guerra Mundial). Además, el 96% de la población estima la iniciativa de forma positiva.

    Vea más: Las ciudades de Rusia celebran el Día de la Victoria

    El Regimiento Inmortal nació en la ciudad rusa de Tomsk en 2012, donde se celebró la primera marcha que convocó a 5.000 personas. Desde entonces el Gobierno del país eslavo ha hecho todo lo posible para no convertirlo en una campaña patrocinada de manera oficial por el Estado.

    En otros países de la Unión Económica Euroasiática y en las exrepúblicas de la URSS las cosas son menos claras. Por ejemplo, Tayikistán ha prohibido la marcha, argumentando que está en contra de las leyes del islam. Sin embargo, los líderes islámicos rusos han impugnado la declaración de las autoridades tayikas. Además, en la región del Cáucaso Norte de Rusia, de mayoría musulmana, se espera que más de 600.000 personas participen en las marchas del Regimiento Inmortal.

    Según Bespalko, quien es también miembro del Consejo Presidencial de las Relaciones Interétnicas de Rusia, el 9 de mayo —Día de la Victoria— "sigue siendo una de las fiestas más importantes, que se celebra sinceramente, emocionalmente, con lágrimas en los ojos".

    "La fiesta reúne a los más diversos estratos de la sociedad. Y no es ninguna sorpresa, dados los enormes sacrificios por parte de la URSS y, sobre todo, de los rusos en la Gran Guerra Patria, que siguen vivos en la memoria de las nuevas generaciones", apuntó.

    No obstante, en lo que se refiere al espacio postsoviético, "la situación es más complicada", a juicio de Bespalko. Así, las élites de casi todas las exrepúblicas de la URSS "están tratando de destruir la memoria histórica común o, al menos, alterarla". La memoria sobre la Gran Guerra Patria, considera, es "el factor que nos recuerda nuestra unidad en el pasado".

    Al mismo tiempo, prosiguió el experto, el Día de la Victoria es un día festivo tan poderoso, que la gente se prepara para celebrarlo de antemano. La fiesta tiene un enorme magnetismo y los extranjeros también sienten su inmensidad y grandeza.

    Lea también: ¿Sabrías reconocer las ciudades destruidas durante la II Guerra Mundial?

    De esta manera, las élites locales en las exrepúblicas soviéticas se dan cuenta de que no es posible erradicar la fiesta de manera rápida, explicó Bespalko. Por lo tanto, [las autoridades] "inventan una variedad de pretextos para dejarla de lado y para desviar la atención de la gente".

    El experto profundizó que la actitud hacia el Día de la Victoria en el espacio postsoviético tampoco es homogénea. Así, en los países Bálticos las autoridades intentan presentar la fecha del 9 de mayo como "una lucha de los pueblos contra la ocupación soviética".

    "Estos países llevan a cabo las marchas de los veteranos de las SS (Schutzstaffel, organización policial y penitenciaria de la Alemania nazi), a lo que Occidente cierra los ojos, para contribuir a la destrucción de nuestra memoria histórica común", detalló Bespalko.

    En Ucrania los intentos de desplazar el 9 de mayo han tomado una forma dramática solo en los últimos años. Kiev ahora celebra el llamado Día de la Reconciliación el 8 de mayo. Sin embargo, una gran parte de los ciudadanos protesta contra esta nueva fiesta, subrayó.

    "Las autoridades ucranianas trabajan activamente para reemplazar el heroísmo de sus soldados en el Ejército Rojo por los grupos que colaboraron con los nazis", añadió el experto.

    Bespalko también lamentó que, mientras que ahora la mayoría de los ucranianos percibe el 9 de mayo de manera positiva, es muy probable que las próximas generaciones recuerden la Gran Guerra Patria de una manera muy diferente, bajo la influencia de las tendencias actuales impuestas por Kiev.

    Asimismo, incluso en los países amistosos con Rusia, tales como Bielorrusia, Kazajistán y algunas repúblicas asiáticas, las élites nacionales están tratando de "dar su propia forma a la narrativa de la Gran Guerra Patria".

    "Rusia sigue siendo el soporte principal de la memoria histórica de la Gran Guerra Patria, ya que en otros países se están creando Estados etnocráticos donde la historia de la época soviética se presenta desde un ángulo muy diferente", enfatizó Bespalko.

    En conclusión, el experto destacó que en Rusia no existe peligro de que el Regimiento Inmortal caiga en el olvido o se convierta en un evento formal y burocrático. Esta idea ha recibido un apoyo tan amplio debido a que es algo que "nos afecta a todos nosotros de una manera muy profunda": la memoria de los antepasados de los rusos que defendieron a su patria.

    "Y siempre que esta memoria perdure, el Regimiento Inmortal permanecerá como una acción del pueblo", expresó Bespalko.

    Además:

    La aviación rusa sobrevuela la Plaza Roja de Moscú en un ensayo del desfile militar
    ¿Por qué siente orgullo la mayoría de los rusos?
    Más de 140.000 militares rusos participarán en los actos del Día de la Victoria
    Etiquetas:
    URSS, conmemoración, marcha, Gran Guerra Patria, Día de la Victoria, Regimiento Inmortal, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik