En directo
    Política
    URL corto
    0 514
    Síguenos en

    Un almirante retirado explicó a Sputnik cuál es la posición que tomará Turquía respecto al programa de los F-35 tras la adquisición del sistema de misiles antiaéreos rusos S-400 y la razón por la que Ankara continúa interesada en obtener los cazas estadounidenses.

    "Cada parte actúa de acuerdo con sus intereses nacionales. Sin embargo, EEUU no ha sido capaz de demostrar que el F-35 y el S-400 no son compatibles para ser utilizados de manera conjunta. Además, si este fuera el caso, algunos socios de la OTAN no habrían podido usar los sistemas rusos, S-300 o S-200 por más de 10 años. Hay cinco de esos países en la OTAN", señaló el almirante Ali Deniz Kutluk.

    La postura que tomó EEUU tras la adquisición de los sistemas antimisiles rusos S-400 fue más allá de la esfera militar al punto de buscar afectar a los intereses nacionales de Turquía, según el militar retirado.

    "La negativa de EEUU de proporcionar a Turquía los F-35 y la serie de decisiones tratadas en el congreso estadounidense sobre esta cuestión es una posición política. Esto ya no es una cuestión militar ni técnica. Obviamente, Turquía no permitirá que esta inconsistencia política de EEUU afecte sus intereses", explicó.

    Además, Kutluk considera que Turquía necesitará usar los S-400 en los próximos 5 a 10 años y por eso no ha dado marcha atrás en su adquisición a pesar de las condicionantes y amenazas de sanciones por parte de EEUU. Por otro lado, explica que Ankara continúa suministrando algunas piezas para el F-35, pero en caso de que EEUU consiga expulsarla del programa de los F-35 buscará producir piezas para crear su propia aeronave denominada Hurkus o en su defecto adquirirá los cazas de quinta generación en otro país que los produzca, ya que EEUU no es el único país que produce este tipo de aviones.

    "El funcionamiento de los cazas que usa Turquía por el momento puede ser ampliado, aunque el país necesita definir un período provisional, que durará hasta que establezca su propia producción. No debemos olvidar que el objetivo final del país es producir su propio sistema de defensa aérea similar al S-400 y aviones militares similares al F-35", reveló el militar turco.

    Kutluk concluyó que la exclusión de Turquía del programa F-35 provocó retrasos y gastos adicionales millonarios para EEUU en este proyecto que se ha convertido en el más caro de la historia del mundo, ya que el presupuesto fue de más de un billón de dólares y hasta el momento no ha cumplido con ninguno de los compromisos trazados.

    Los senadores republicanos James Lankford y Thom Tillis, así como los senadores del Partido Demócrata Jeanne Shaheen y Chris Van Hollen exigieron que Turquía fuera excluida de forma permanente del programa para construir el caza F-35 de quinta generación.

    En consecuencia, el jefe de la Secretaría de Industria de Defensa turca, Ismaíl Demir, aseguró que su país mantendrá en secreto los datos sobre el sistema de misiles antiaéreos rusos  S-400, y no permitirán ninguna fuga de información en relación al F-35 Lightning II.

    En noviembre de 2019, el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, anunció que Turquía estudiaba la compatibilidad de los sistemas rusos S-400 con los cazas F-35 de EEUU.

    Etiquetas:
    relaciones bilaterales, militar, defensa, F-35, F-35 Lightning, S-400 Triumf, Rusia, EEUU, Turquía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook