En directo
    Política
    URL corto
    Por
    1111
    Síguenos en

    El 17 de marzo, durante el noticiero nocturno de TV Azteca, el conductor Javier Alatorre llamó a sus espectadores a dejar de hacer caso a las autoridades de salud mexicanas, previo a la emisión de una nota en la cual el Gobierno del estado de Baja California desmentía las cifras de fallecidos presentadas por la Secretaría de Salud.

    "Como todas las noches, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, encabezó la conferencia sobre el COVID-19 en México. Pero sus cifras y sus conferencias ya se volvieron irrelevantes. Es más, se lo decimos con todas sus palabras: ya no le haga caso a Hugo López-Gatell. Gobernadores de distintas entidades desmintieron las cifras del subsecretario de Salud. Incluso, el propio López-Gatell se fue de bruces en una entrevista con The Wall Street Journal, y aceptó sus falsedades", afirmó Alatorre.

    Su comentario provocó un apercibimiento por parte de la Secretaría de Gobernación, que advirtió de posibles sanciones a la televisora mexicana, propiedad del empresario Ricardo Salinas Pliego.

    La revista Forbes consideró a Salinas Pliego como el segundo hombre más rico de México, con una riqueza estimada en 11.700 millones de dólares. El mismo medio consignó que se trata de una de las pocas fortunas que se vio engrosada en los últimos 12 meses. Además de TV Azteca —la segunda cadena con más audiencia del país—, el empresario mexicano posee compañías en los rubros de telecomunicaciones, bancos y negocios minoristas.

    En buena medida, este aumento puede explicarse por la cercanía de Salinas Pliego con el Gobierno de López Obrador, del cual se ha convertido en uno de los más visibles consejeros empresariales. Varios de sus negocios, Total Play y Seguros Azteca por ejemplo, se han beneficiado con contratos gubernamentales para la adquisición de equipos de videovigilancia o la entrega de pólizas para funcionarios públicos.

    Pese a esta cercanía, el empresario también se ha convertido en uno de los principales críticos de las medidas de aislamiento implementadas por las autoridades desde el 23 de marzo. Como muestra, se puede mencionar que el 31 de marzo Salinas Pliego emitió un comunicado donde informaba a sus empleados que ninguna de las empresas de su propiedad cerraría, pese a las recomendaciones gubernamentales de evitar salir a la calle.

    "Es momento de solidaridad, de unir esfuerzos por el bien común. Hoy, más que nunca, México nos necesita", se lee en el comunicado, reproducido por medios.

    Además de pedir a sus empleados continuar sus labores normales, Salinas Pliego ha expresado en varias ocasiones su postura en Twitter. Por ejemplo, el 26 de marzo recordó que las muertes por cardiopatías o por accidentes cerebrovasculares son mayores en comparación con las provocadas por el coronavirus. Por esa razón, instó a continuar la vida y superar la crisis por medio de estrategias que no afecten a la economía.

    Estos mensajes han sido amplificados a través de la programación de TV Azteca, lo cual hace pensar en que la relación con el presidente se ha fracturado. En base a esta hipótesis, The Wall Street Journal publicó el 19 de abril un reportaje que destaca la postura de Salinas Pliego a partir de sus críticas hacia las recomendaciones y estrategias que ha promovido el Gobierno mexicano.

    Como ejemplo, el medio estadounidense recupera una declaración realizada por Salinas Pliego en una reunión con altos ejecutivos de su empresa, en la cual habría comentado que "como van las cosas, parece que no moriremos por coronavirus, pero sí vamos a morir de hambre". Sin embargo, en el mismo discurso el empresario hizo un llamado a respaldar al presidente Andrés Manuel López Obrador ante las presiones políticas que sugieren restringir la movilidad como medida de salud sanitaria.

    "Tenemos que apoyar al presidente con el ánimo y con la calma, porque la alternativa del aislamiento es la rapiña y la violencia social", dijo.

    El evento tuvo lugar el 25 de marzo, el 22 del mismo mes el presidente todavía llamaba a la gente no dejar de salir de casa, seguir asistiendo a fondas y restaurantes, esto, con el fin de fortalecer la economía local. López Obrador comunicó a los ciudadanos que les diría cuando llegase el momento "no salgan", lo que hizo una semana después. Desde aquel entonces no se escucharon las palabras del apoyo por parte de Salinas.

    Para el diario estadounidense el conflicto es un reflejo del poder ejercido tradicionalmente por los dueños de los medios de comunicación en México. TV Azteca es la segunda cadena de televisión de acceso más importante del país, por lo que su audiencia es amplia entre los sectores populares de la población.

    Este factor podría haber generado la atracción inicial entre Salinas Pliego y López Obrador. Sin embargo, en diversas ocasiones, el presidente de México ha resaltado la dimensión social de las empresas de Salinas Pliego, en particular porque miles de sucursales de sus tiendas se encuentran en varias de las zonas más populares del país.

    López Obrador incluso minimizó los comentarios emitidos en el noticiero nocturno de TV Azteca, recordando que el apercibimiento de la Gobernación no busca limitar la libertad de expresión de los comunicadores. "[…] creo que se equivocó mi amigo Javier Alatorre. Fue una actitud no bien pensada", señaló en su conferencia del 20 de abril.

    Alatorre, a su vez, reconoció la actitud del presidente y recalcó que se trata del personaje más consciente del esfuerzo de los mexicanos para salir adelante. Al mismo tiempo, recordó que no debe permitirse "que el miedo esté por encima de México".

     

    Etiquetas:
    Ricardo Salinas Pliego, TV Azteca
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook