En directo
    Política
    URL corto
    0 100
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El nuevo informe del Equipo de Investigación e Identificación (IIT) de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) sobre el uso de armas químicas en Siria en marzo de 2017 fue realizado bajo la presión política de Occidente, declaró la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.

    El informe de la OPAQ "evidentemente fue elaborado a pedido de países de Occidente o bajo su presión política", dijo a la prensa.

    A la diplomática rusa le pareció "salvaje" la frase "existen motivos razonables para creer" en la conclusión principal de la organización internacional "que llevó varios años realizando" la investigación.

    "¿Qué es lo que hizo la OPAQ si dice que después de un par de años tiene 'motivos razonables para creer' algo? En estas cuestiones no debe haber lugar para imprecisiones; si hace un informe y afirma algo, debe presentar pruebas", subrayó.

    Zajárova apuntó que el IIT fue creado "en contradicción con las principales disposiciones de la Convención sobre Armas Químicas y las normas universalmente reconocidas del derecho internacional".

    "Las funciones de este grupo invaden las prerrogativas exclusivas del Consejo de Seguridad de la ONU", recalcó.

    La portavoz del ministerio ruso acusó a los autores del informe del IIT de ser "cómplices de la violación sistemática de los principios básicos de la Convención sobre Armas Químicas y los procedimientos de investigaciones imparciales".

    Por su parte, el alto representante del bloque comunitario para Asuntos Exteriores, Josep Borrell declaró que la Unión Europea no duda de la objetividad e independencia de las conclusiones del informe de la OPAQ en el que se afirma que las tropas sirias habrían usado sustancias tóxicas en la provincia de Hama en 2017, declaró. 

    "Apoyamos plenamente los resultados del informe y nos preocupamos por sus conclusiones", dijo Borrell en el comunicado.

    El bloque comunitario, continuó, "condena enérgicamente el uso de armas químicas por parte de la Fuerza Aérea Árabe Siria, como se concluye en el informe".

    El jefe de la diplomacia europea llamó a la comunidad internacional a tomar medidas apropiadas contra todos los involucrados en el ataque químico.

    "La UE, de conformidad con su propio compromiso con la Alianza Internacional contra la Impunidad del Uso de Armas Químicas, está decidida a garantizar que esta clara violación de los principios básicos de la Convención (de Armas Químicas) reciba la respuesta más fuerte posible de los Estados miembros" del convenio, concluyó.

    El 8 de abril el IIT publicó su primer informe en que afirmó que "existen motivos razonables para creer que los responsables del uso de sarín como arma química en [la localidad siria] de Ltamenah, los días 24 y 30 de marzo de 2017, y el empleo de cloro como arma química el 25 de marzo de 2017 eran individuos pertenecientes a la Fuerza Aérea Árabe Siria".

    El embajador de Rusia ante las organizaciones internacionales en Viena, Mijaíl Uliánov, consideró predecibles las conclusiones del informe de la OPAQ.

    El Ministerio de Exteriores de Siria calificó el documento de falsificado.

    Damasco ha rechazado en varias ocasiones las acusaciones de usar armas químicas, subrayando que destruyó todo el armamento tóxico y que esto fue verificado por la OPAQ en 2016.

    Etiquetas:
    informe, Siria, Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ)
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook