07:33 GMT +317 Noviembre 2018
En directo
    Dos buques de guerra chinos durante ejercicios competitivos

    EEUU contra China: ¿qué tan cerca están del conflicto por Taiwán?

    © AP Photo / Zha Chunming
    Política
    URL corto
    5172

    Mientras China sigue viendo a la isla de Taiwán como parte de su territorio y EEUU sigue considerando su soberanía como una pieza clave de su juego geopolítico en Asia, el margen para un error se está haciendo cada vez más estrecho. Al menos así lo considera un reciente artículo de National Interest.

    En un momento en que la guerra comercial entre EEUU y China no muestra signos de disminuir, al igual que las tensiones entre ambas potencias en el mar del Sur de China, los eventos como el reciente diálogo diplomático y de seguridad entre Pekín y Washington se vuelven mucho más importantes. El 9 de noviembre, el titular chino de Defensa, Wei Fenghe, y el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, celebraron en Washington el segundo Diálogo Diplomático y de Seguridad China-EEUU, en el que también participaron el director de la oficina de Asuntos Extranjeros del Comité Central del Partido Comunista chino, Yang Jiechi, y el jefe de la diplomacia norteamericana, Mike Pompeo.

    Al término de la reunión, los altos funcionarios chinos afirmaron que "la situación en el mar de China Meridional se encamina a la estabilidad", al tiempo que Mattis y Pompeo reafirmaron que "Estados Unidos no está llevando a cabo una guerra fría o una política de contención con China".

    Dejando a un lado las declaraciones pacificadoras para las cámaras, lo cierto es que las relaciones entre EEUU y China están pasando por su peor momento después de la Guerra Fría, afirma el columnista de National Interest, Daniel R. DePetris. Tanto los mutuos golpes económicos como las disputas sobre el mar del Sur de China, por supuesto, han estado al acecho durante los últimos años. Pero la verdadera manzana de la discordia entre ambas potencias siempre ha sido y sigue siendo la isla de Taiwán.

    La manzana de la discordia

    Las diferencias de opinión sobre el estado de Taiwán han pesado en las relaciones entre Washington y Pekín incluso antes del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas partes. Durante décadas, los funcionarios estadounidenses y chinos han llevado este problema siempre "acordando en su desacuerdo". En 1982 las partes decidieron dar un enfoque de apariencia legal al 'statu quo' ya existente: EEUU reconoce los reclamos territoriales de China sobre la isla, y los chinos reconocen la política estadounidense sobre la venta de armas a Taiwán.

    La Administración Trump, sin embargo, ha tomado lo que podría describirse como una de las posiciones más agresivas sobre Taiwán en la era posterior a la Guerra Fría, apunta el autor. Incluso antes de que el actual presidente formalmente tomara posesión de su cargo, participó en la primera llamada telefónica con un jefe de Estado taiwanés en cuatro décadas. Esa fue una conversación que irritó al Gobierno chino y sugirió que la nueva Casa Blanca ya no iba a jugar la política de una sola China.

    Por si fuera poco, a eso le siguieron ventas de armas a Taiwán por sumas multimillonarias, Ley de Viajes a Taiwán de 2017 y la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2018, que reafirmó los lazos de defensa de Washington con la isla y le abrió paso al mutuo acceso de naves de la Marina en los puertos de ambos países.

    El estrecho de Taiwán que divide la isla y el continente chino también ha visto crecer las tensiones. En abril, el Ejército Popular de Liberación de China llevó a cabo simulacros de fuego real en el estrecho, algo que no es raro, pero ocurrió un mes después de que el presidente chino, Xi Jinping, dijera al Congreso Nacional del Pueblo que China seguirá manteniéndose firme contra los intentos de desafiar su soberanía: "Ni una pulgada del territorio de la gran patria se puede separar de China", expresó el mandatario ante los legisladores.

    Temas relacionados: Mattis: Rusia y China desafían el dominio militar de EEUU

    Si bien nadie anticipa un enfrentamiento entre las armadas estadounidenses o chinas en las aguas del estrecho de Taiwán, apunta DePetris, la competencia estratégica que ahora domina la relación entre ambas potencias —desde el comercio, la propiedad intelectual y la ciberseguridad hasta la modernización militar— da una perspectiva alertadora sobre la estabilidad. Incrementa así también el riesgo de que una deliberada provocación militar o una falta de comunicación conduzca a una crisis internacional entre las dos mayores economías del mundo, con los presupuestos militares más grandes del planeta.

    Y dado que ninguna de las partes muestra signos de retroceso en su postura, el margen de error se está haciendo peligrosamente estrecho, concluye el columnista de National Interest.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    Wei Fenghe, James Mattis, Mike Pompeo, Yang Jiechi, Mar del Sur de China, Taiwán, China, EEUU