En directo
    Política
    URL corto
    144714
    Síguenos en

    El presidente de Rusia reveló a quién apoyó durante el llamado Golpe de Agosto, que tuvo lugar entre el 19 y el 21 de agosto de 1991 y durante el cual un grupo de miembros del Gobierno soviético y de la KGB depusieron a Mijaíl Gorbachov e intentaron tomar por la fuerza el control del país con el fin de frenar la desintegración de la URSS.

    En una entrevista para el documental 'Caso Sobchak' —obra de la excandidata presidencial Ksenia Sobchak, hija del exjefe de Putin, Anatoli Sobchak, el primer alcalde de San Petersburgo—, el presidente calificó como "intentona golpista" el Golpe de Agosto. 

    Según afirmó el propio Putin, en aquella época era el presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Alcaldía de San Petersburgo y tuvo que escoger entre apoyar a los golpistas, que se presentaban bajo el nombre de Comité Estatal para el Estado de Emergencia (GKChP) y que estaban encabezados por el presidente de la KGB, Vladímir Kriuchkov —cuando Putin todavía pertenecía a este cuerpo— o al entonces presidente de la República Socialista Federativa Soviética de Rusia, Borís Yeltsin, quien encabezó la resistencia contra el golpe.

    Borís Yeltsin
    © Sputnik / Oleg Lastochkin
    Borís Yeltsin

    "Por una parte, trabajé con Anatoli Sobchak, quien estaba del lado del Gobierno del momento —de Yeltsin y otros—. Pero, por otra parte, las fuerzas de seguridad estaban del lado de los que participaron en esa intentona golpista, y no podía jugar a dos bandas", explicó Putin.

    De este modo, Putin declaró a Sobchak que había tomado una decisión y que permanecería del lado de su superior "sin ir de un lado para otro". 

    "Tengo que sentirme seguro y lo más apropiado para mí sería escribir un reporte y dimitir [del KGB]", le reveló el que llegaría a ser presidente de Rusia a su entonces jefe. No obstante, Anatoli Sobchak se lo tomó con calma y declaró: "Vale, hágalo. Voy a llamar a Kriuchkov". 

    A su vez, Putin se quedó perplejo por la respuesta de Sobchak, ya que estaba seguro de que el presidente del KGB "mandaría a paseo" al alcalde. Sin embargo, este último acordó firmar la dimisión de Putin.

    En una entrevista anterior, Vladímir Putin ya había subrayado que se había mantenido en contra de la intentona golpista. "Estaba absolutamente seguro de que jamás cumpliría los órdenes de los golpistas y jamás me pasaría a su bando", declaró a los periodistas Andréi Kolésnikov y Natalia Guevorkián, autores del libro 'En primera persona. Conversaciones con Vladímir Putin'.

    El Golpe de Agosto sigue siendo objeto de polémica. En 1985, Mijaíl Gorbachov alcanzó el poder y se embarcó en un programa reformador de la URSS basado en los conceptos 'perestroika' y 'glásnost', que implicaban la reestructuración de la economía del país y la transparencia política.

    Las reformas del nuevo líder alimentaron los deseos de independencia de una parte de las repúblicas soviéticas. Así, los países Bálticos (Estonia, Letonia y Lituania) se declararon independientes de la URSS y estallaron numerosos enfrentamientos étnicos en el Cáucaso y Asia Central. Por si fuera poco, la situación con los abastecimientos iba de mal en peor y las colas para poder comprar alimentos y productos de primera necesidad eran cada vez más largas.

    Más: "La disolución de la URSS no fue inevitable, sus integrantes pueden unirse a otro nivel"

    De esta manera, las iniciativas propuestas por Gorbachov se enfrentaron a una mayor resistencia entre los férreos partidarios del sistema comunista.

    Para el 20 de agosto de 1991 estaba planeada la firma del Tratado de la Unión —un documento que debería haber convertido a la Unión Soviética en una federación de repúblicas independientes—, algo que querían impedir los opositores al régimen de Gorbachov.

    'Fantasmas' de la época socialista
    © Sputnik / Ilya Pitalev
    El 19 de agosto, ocho conspiradores —entre ellos el ministro de Defensa, el de Interior y el primer ministro— fundaron un organismo provisional: el Comité Estatal para el Estado de Emergencia, que funcionó entre los días 18 y 21 de agosto.

    Su objetivo consistía en poner en marcha un golpe de Estado contra Gorbachov con el fin de frenar la desintegración de la Unión Soviética y regresar a la política comunista anterior.

    El GKChP, también conocido como la 'Banda de los Ocho', prohibió la publicación de todos los periódicos prodemocráticos en Moscú y suspendió las emisiones de la mayoría de los canales de televisión. El propio Gorvachov quedó totalmente aislado en su residencia de descanso en Crimea, mientras que los vehículos blindados bloqueaban los principales nudos de comunicación de la capital rusa.

    El Golpe de Agosto
    © Sputnik / Vladimir Rodionov
    El Golpe de Agosto

    En la noche del 20 al 21 de agosto, los golpistas planearon una operación para tomar el Parlamento ruso. Decenas de tanques se detuvieron alrededor del edificio. No obstante, numerosos defensores bloquearon con vehículos el acceso al edificio y muchos voluntarios se reunieron en la plaza frente al Parlamento, dispuestos a defenderlo de un posible asalto militar.

    Más del tema: Canciller ruso califica de ficción un supuesto plan para resucitar la URSS

    En la mañana del 19 de agosto, Yeltsin firmó dos decretos que calificaron las acciones emprendidas por los integrantes del GKChP como un "intento de golpe de Estado", después de lo cual las fuerzas del orden pasaron a subordinarse al presidente de la RSFSR —la entonces República Socialista Federativa Soviética de Rusia —. El fallido golpe socavó la ya dañada autoridad del Partido Comunista, mientras que Yeltsin y sus partidarios salieron reforzados y aumentó su apoyo popular.

    El documental de Ksenia Sobchak y Vera Krichévskaia 'Caso Sobchak', que trata de la vida del primer alcalde de San Petersburgo y uno de los autores de la Constitución de Rusia, fue estrenado en el festival de cine de Cannes. Además de la hija y la esposa del político, que murió en el año 2000, en la cinta también participan Vladímir Putin, Dmitri Medvédev, Alexéi Kudrin y Anatoli Chubais.

    Además:

    "Si no hubiera sido por Lenin, no habría existido la URSS"
    "El mundo es peor desde que no está la URSS. Es más inseguro, más desigual"
    La mayoría de los rusos considera imposible restaurar la URSS
    Etiquetas:
    disolución, KGB, Vladímir Putin, URSS
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook