16:05 GMT +306 Diciembre 2019
En directo
    Derrocamiento del Escudo de la URSS

    "La disolución de la URSS no fue inevitable, sus integrantes pueden unirse a otro nivel"

    © Sputnik / Sergey Kompanichenko
    Política
    URL corto
    10480
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Muchos políticos creen que la desintegración de la URSS podía evitarse y pasados 25 años expresan diversas opiniones sobre las causas de este suceso y sus consecuencias, pero algunos insisten en la predeterminación histórica de la desaparición de la Unión Soviética, aunque la mayoría de los ciudadanos lamenta este hecho.

    Los políticos que fueron testigos del desmoronamiento de esta superpotencia sostienen que su resurgimiento en la forma anterior es imposible, pero una parte de ellos cree que las repúblicas que la integraban podrían formar una nueva unión, pero solo como iguales en derechos.

    La Unión Soviética dejó de existir de hecho el 25 de diciembre de 1991, cuando su presidente, Mijaíl Gorbachov, en un mensaje al pueblo anunció que cesaba en funciones.

    Este acontecimiento estuvo precedido por el acuerdo firmado el 8 de diciembre por los dirigentes de las repúblicas de Rusia, Bielorrusia y Ucrania, que declararon el cese de la existencia de la URSS y proclamaron la creación de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), acto conocido como Tratado de Belavezha.

    En 1990, todas las repúblicas federales emitieron declaraciones sobre su soberanía; para impedir la desintegración de la Unión Soviética el 17 de marzo de 1991 se celebró un referendo sobre su conservación, en que el 76,4% de los participantes votaron a favor.

    Basándose en los resultados de este plebiscito en verano de 1991 quedó elaborado el proyecto de tratado "De la Unión de repúblicas soberanas", cuya firma se fijó para el 20 de agosto, pero no llegó a realizarse por la intentona golpista del 19 de agosto de 1991.

    Gorbachov calificó como anticonstitucional el proceder de los dirigentes de Rusia, Bielorrusia y Ucrania, pero los propios firmantes del Tratado de Belavezha rechazaron las acusaciones de haber destruido la URSS.

    Lea más: El Tratado de Belavezha que remató la URSS

    Según el experto de la Fundación Gorbachov, Pável Palazhchenko (intérprete de Gorbachov de 1985 a 1991), como alternativa a la disolución de la Unión Soviética habrían podido servir la descentralización y el otorgamiento de derechos soberanos reales a las repúblicas.

    "Habría sido una Unión modernizada por la que se pronunció la mayoría de los ciudadanos en el referendo del 17 de marzo de 1991 pero las circunstancias históricas no permitieron hacerlo realidad", dijo.

    ​Uno de los allegados más cercanos de Boris Yeltsin, Guennadi Burbulis, secretario de Estado de la República Socialista Federativa Soviética (RSFSR), a su vez sostiene que la URSS dejó de existir antes de que se firmara el Tratado de Belavezha: en agosto de 1991, tras el putsch y la decisión de Gorbachov de dimitir de su cargo de secretario general del PCUS.

    A su juicio, en los meses posteriores, hasta diciembre de 1991, el país vivió una etapa "de desgobierno", los organismos soviéticos ya no funcionaban y los nuevos todavía no estaban formados.

    Konstantín Borovói, diputado de la Duma de Estado (Cámara Baja del Parlamento ruso) de segunda legislatura (de 1995 a 2000) y presidente del partido Opción Occidental, opina que el 19 de agosto de 1991 las fuerzas radicales emprendieron el intento de impedir la desintegración de la URSS usando la fuerza y al mismo tiempo afirma que el país soviético "se deshizo ya antes de 1991 como resultado del desarrollo histórico natural", incluida "la tendencia mundial de descolonización que comenzó en la década del 50 del siglo XX".

    El senador Nikolái Rizhkov, que antes de enero de 1991 presidió el Consejo de Ministros de la URSS, considera absolutamente irreal el resurgimiento de la Unión Soviética y al mismo tiempo ve en la Unión Económica Euroasiática (UEE) una base sobre la cual podrían volver a unirse las exrepúblicas soviéticas.

    Palazhchenko replicó que no conviene usar el término de "reunificación", porque "puede ahuyentar a muchos vecinos de Rusia, los que en su mayoría no sienten esta nostalgia de la URSS que es propia de muchos rusos".

    A su juicio, el principal obstáculo para la transformación de la UEE en algo parecido a la Unión Soviética consiste en que "son incomparables las proporciones de Rusia y las de otras repúblicas como tampoco son sus potenciales políticos, económicos y militares, por lo que estas repúblicas siempre tendrán recelos de estar gobernadas desde Moscú".

    Burbulis por su parte expresó la opinión de que el surgimiento a un nuevo nivel de una unión de países que integraban la URSS "es una necesidad vital" y dijo soñar con que así se haga.

    Cruces de la historia: ¿Pudo la URSS haber ganado la Guerra Fría?

    El portavoz del presidente ruso, Dmitri Peskov, entrevistado hace poco por la compañía de televisión Mir, declaró que no ha cambiado la percepción de la desaparición de la Unión Soviética por Vladímir Putin: "fue una catástrofe para los pueblos que vivían bajo un techo común", pero lo sucedido es irreversible.

    Según la lógica de desarrollo, "surge la necesidad de una nueva integración en el espacio de la antigua Unión Soviética", subrayó Peskov.

    Además:

    ¿Por qué dos tercios de los rusos quieren conservar la URSS?
    La grandeza de la URSS en cinco inventos
    Sondeo revela la actitud de los rusos ante la desintegración de la URSS
    Instagram de la URSS: Las fotos que habría publicado un soviético de regreso de sus vacaciones
    Etiquetas:
    URSS
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik