En directo
    Política
    URL corto
    270
    Síguenos en

    El líder supremo iraní, Alí Jameneí, cumplió 78 años el 17 de julio. Analistas políticos rusos comentaron a Sputnik los planes que tiene la Asamblea de Expertos del país persa para el próximo líder supremo de Irán.

    De acuerdo con la revista Foreign Policy, los rumores del mal estado de salud del líder supremo han circulado durante más de una década.

    "Aunque el estado de salud de Jameneí sigue siendo un secreto, el Gobierno iraní está preparando con urgencia su sucesión. En diciembre de 2015, Alí Akbar Hashemi Rafsanjani, expresidente del país, abordó este tema tabú. Admitió públicamente que un consejo dentro de la Asamblea de Expertos, el organismo que selecciona al líder supremo, ya estaba examinando a los potenciales sucesores", se afirmó en un artículo publicado por la revista en abril.

    Estatua de la Libertad, EEUU
    © AP Photo / Richard Drew
    Analistas políticos rusos confirmaron a Sputnik que la Asamblea de Expertos del país persa está trabajando actualmente en planes para elegir al próximo líder supremo de Irán.

    "El poder del líder supremo de Irán en el país es realmente ilimitado. A lo largo de su vida es comandante en jefe, jefe de la República Islámica y líder religioso e ideológico del país, el que controla todas las esferas de la vida. Mientras que el presidente, que se elige cada cuatro años, es el número dos y se ve obligado a seguir la línea general, consagrada por el líder supremo y sus aliados", explicó a Sputnik Vladímir Sazhin, miembro del Instituto de Estudios Orientales de la Academia de Ciencias de Rusia especializado en Irán.

    Lea más: El presidente de Irán acusa a EEUU de hipocresía

    De acuerdo con Sazhin, la posible dimisión del Alí Jameneí podría ser el mayor cambio político en la República Islámica durante los últimos 28 años, desde 1989, cuando murió Ruhollah Jomeini, fundador de la República Islámica de Irán y líder de la revolución iraní de 1979.

    Después de la muerte de Jomeini, Alí Jameneí fue elegido como el nuevo líder supremo por la Asamblea de Expertos. Desde entonces, se ha reformado sustancialmente el sistema político del país, imponiendo, por un lado, un control burocrático sobre las instituciones financieras de poder religioso del país, y, por otro, proporcionando a los hombres de religión poderes y privilegios adicionales.

    Al mismo tiempo, se ha reducido constantemente el papel del Gobierno, ya que se han creado estructuras paralelas y sus representantes directos e indirectos han llegado a los Ministerios, Universidades y Fuerzas Armadas del país.

    El analista sostuvo que el poder concentrado en manos del líder supremo de Irán es de tal magnitud que su reemplazo podría causar cambios verdaderamente tectónicos en la política interior y exterior de la República Islámica. Lo más peligroso en esta situación sería intervenir y efectuar presión. Sin embargo, la Administración Trump, según su opinión, parece estar haciendo exactamente esto.

    Según el politólogo, entre las opciones revisadas por la Asamblea de Expertos hay una que implica la instauración, en lugar del cargo de líder supremo, de un órgano colegiado que consistiría de tres o incluso cinco representantes del sistema clerical.

    El otro escenario permitiría limitar los poderes del líder supremo a favor del presidente. La tercera vía sugiere proseguir con el balance de fuerzas que existe ahora.

    "En cualquier caso, todo dependerá de la candidatura que la Asamblea de Expertos planteará para el cargo del nuevo líder supremo", concluyó el analista político.

    Independientemente del poder que posee el líder supremo, cualquier candidatura en reemplazo a Alí Jameneí sería la de un conservador religioso. "No debemos esperar que se efectúen cambios bruscos en la política interior y exterior del país", señaló el director del Centro de Oriente Medio y el Centro de Estudios de Asia, Semión Bagdasarov.

    De acuerdo con Alexandr Mariasov, experto del Club de Valdái y exembajador de Rusia en Irán (2001-2005), la generación de revolucionarios aliados y seguidores de Ruhollah Jomeini, quien creó y garantizó el funcionamiento del Estado teocrático e ideológico en la República Islámica de Irán, está abandonando gradualmente el escenario político del país.

    "Sin embargo, en el futuro cercano no debemos esperar un cambio brusco en el rumbo político del país", afirmó el diplomático. Nadie en Irán quiere un cambio revolucionario y tampoco está interesado en 'agitar las aguas'. Todos los poderes parecen estar satisfechos con el desarrollo del país.
    Los analistas políticos también reflexionaron sobre el papel de EEUU en los nuevos acontecimientos en la arena política del país.

    "Estados Unidos quiere derrocar al régimen iraní a través del escenario afgano o iraquí; no obstante, incluso el Pentágono entiende que esto es imposible. Para una operación de esta índole, se necesitan no solo soldados estadounidenses, sino también millones de dólares, y aun así esto no garantiza que la situación se resuelva exitosamente. Por eso Washington ha optado por otra estrategia", indicó Bagdasarov.

    Esta estrategia reside en intensificar la presión económica sobre Irán con la ayuda de nuevas sanciones, y en segundo lugar en apoyar a los sentimientos separatistas dentro del país entre las poblaciones kurdas, baluchis y árabe sunitas, explicó.

    En tercer lugar, se buscan eliminar a los chiítas. Es por eso que EEUU y sus aliados se metieron en los combates en la frontera entre Irak y Siria porque quieren evitar el control de Irán sobre estos territorios.

    El presidente de EEUU, Donald Trump, ha abandonado la política de la 'paciencia estratégica' de Barack Obama respecto a Irán y calificó el acuerdo nuclear con el país como el "peor tratado de la historia". Bagdasarov explicó que este cambio en los sentimientos de la Casa Blanca se debe a la influencia directa de Israel.

    Le puede interesar: EEUU e Irán… ¿cuesta abajo y sin frenos hacia una guerra inevitable?

    Sin embargo, cualquiera que sea la causa real de los esfuerzos para intensificar la presión sobre Irán es poco probable que estas acciones hagan el régimen proccidental, de hecho, pasará todo lo contrario.

    El golpe de Estado en Irán realizado hace más de 60 años fue instigado y llevado a cabo por las agencias de inteligencia occidentales y al final provocó el aumento de los sentimientos religiosos y llevó a la Revolución islámica de 1979.

    "La intensificación de la presión, las sanciones económicas y las amenazas militares solo se traducirán en el afianzamiento del régimen iraní y un fortalecimiento de la ideología de la 'fortaleza sitiada' y viceversa: rechazar las amenazas políticas, económicas y militares configuraría las condiciones previas para el desarrollo democrático y el progreso dentro del país", concluyó Mariasov.

    Además:

    General iraní aconseja a EEUU retirar sus bases de las fronteras de Irán
    Irán acusa a EEUU de intentar distraer la atención sobre su apoyo al terrorismo
    Rusia califica de infundadas las nuevas sanciones de EEUU contra Irán
    Irán desquicia a EEUU
    'Con Irán no se bromea': un mensaje claro a Israel, EEUU y Arabia Saudí
    Etiquetas:
    Alí Jamenei, Donald Trump, Irán, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook