06:16 GMT +319 Septiembre 2018
En directo
    Los niños yazidíes de Sinjar en un campo de refugiados en Irak

    Niño yazidí que escapó de Daesh: “Nos preparaban para matar a nuestro pueblo”

    © REUTERS / Ari Jalal
    Oriente Medio
    URL corto
    140

    Un niño yazidí de 11 años pasó ocho meses en un “campo infantil” de Daesh. El joven logró huir y habló de su cautiverio a Sputnik.

    Ayman Sharaf Khaji, de 11 años de edad, y su familia, estuvieron entre los miles de yazidíes de la ciudad de Sinjar capturados por Daesh el 3 de agosto de 2015. Todos los hombres fueron usados como esclavos mientras que las mujeres fueron forzadas a convertirse en las concubinas de los yihadistas.

    Ayman logró escapar del "entrenamiento" y alcanzar las posiciones de las milicias yazidíes, que lo trasladaron hasta al campo de refugiados en Irak. El testimonio del niño fue grabado por un combatiente de las milicias:

    Niño yazidí que escapó de Daesh

    Ayman Sharaf Khaji, de 11 años de edad, escapó del campo infantil de #Daesh, donde le enseñaban a tirar con una #kalashnikov y preparaban para matar a los habitantes de su propia ciudad.Más: http://sptnkne.ws/aY5C

    Posted by Sputnik Mundo on Wednesday, April 6, 2016

    Los radicales organizaron los campos para los "cachorros del califato" —como los denominan en Daesh, organización terrorista proscrita en Rusia y otros países— para convertir a los niños cautivos en terroristas suicidas o como carne de cañón durante los combates, según Ayman.

    "Vivíamos en temor, hambre y violencia. Nos enseñaron a tirar con una kalashnikov y nos decían que tras la preparación, nos enviarían a Sinjar para que matemos a otros yazidíes. Nos llamaban ‘kafires' sin religión", recordó el chico.

    Los terroristas también "lavaban la mente" de los niños con una interpretación extremista de la religión. "Nos obligaron a leer el Corán, pero cuando dijimos que no sabíamos leer, nos cerraron en un estrecho armario sin luz. También cerraron a 4 otros chicos en otro armario, y todos ellos se asfixiaron sin aire", relató Ayman.

    En algún momento los radicales enviaron a Ayman a la prisión de Badosh —la siguiente cárcel más grande de Iraq tras Abu Gurayb—, poblada en su mayoría por niños, mujeres y ancianos. Vivían en unas condiciones antisanitarias y padecían hambre, afirmó el excautivo.

    "Unas 34 personas tratamos de huir tres veces, pero siempre uno de los niños se echaba a llorar y nos devolvíamos por el temor de ser capturados. Por fin, logramos alcanzar los campos de trigo y ocultarnos por la noche, y al día siguiente nos dirigimos hacia las posiciones de las milicias yazidíes", concluyó Ayman.

    Actualmente Ayman Sharaf Khaji y su familia se encuentran en el campo de refugiados Sharya en el norte de Irak y esperan recibir refugio en Alemania.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    ¿Con qué sueñan los niños de los refugiados sirios?
    Los kurdos sirios liberan a 51 rehenes yazidíes de Daesh
    Exesclavas sexuales de los yihadistas intentan recuperar Mosul
    La verdad sobre la “Escuela del Terror” del Estado Islámico en Siria
    Etiquetas:
    radicales, explotación infantil, yazidíes, refugiados, Daesh, Sinjar, Irak