En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    2750
    Síguenos en

    ANKARA (Sputnik) — El Consejo de Estado de Turquía (también llamado Tribunal Supremo Administrativo) dio su visto bueno a la conversión de la basílica de Santa Sofía en Estambul en una mezquita, comunicó la cadena de televisión CNN Turk.

    "El Consejo de Estado anuló la resolución de 1934 sobre la conversión de Ayasofya [Santa Sofía en turco] en un museo", precisó el medio al señalar que a partir de ahora Ayasofya puede utilizarse como mezquita. 

    El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció previamente que estaba esperando el dictamen del Consejo de Estado sobre la posibilidad de cambiar el estatus de catedral-museo que tenía la basílica de Santa Sofía de Estambul, por el de una mezquita.

    A su vez, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, comentó que Santa Sofía es "propiedad de los otomanos y se usó como mezquita" con lo cual su estatus es un asunto soberano de Turquía.

    ​Cavusoglu admitió que la basílica "forma parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco" y es por ello que Turquía asume la responsabilidad de preservarla.

    Un poco más tarde Erdogan firmó un decreto que formaliza reconversión de Santa Sofía en una mezquita.

    "Se decidió transferir el control de Santa Sofía a Diyanet [equivalente al Ministerio de la Religión] y abrirla para oraciones", señala el decreto publicado por Erdogan en su cuenta de Twitter. 

    La reacción de la Iglesia Ortodoxa

    Por su parte, la Iglesia Ortodoxa Rusa lamentó que las autoridades turcas desoyeran su llamado de preservar el estatus neutral de la basílica de Santa Sofía, afirmó a Sputnik el portavoz de la institución religiosa rusa, Vladímir Legoida.

    El máximo jerarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa, patriarca Kiril, ya había advirtido en contra de reconvertir Santa Sofía en una mezquita, algo que, en su opinión, "amenaza a toda la civilización cristiana".

    "En su declaración del 6 de julio el patriarca santísimo Kiril dijo que 'el deber de cualquier Estado civilizado es preservar el equilibrio: reconciliar contradicciones en la sociedad en vez de agravarlas, contribuir a la unidad de las personas y no a su división. Es lamentable que esas palabras hayan sido desoídas", dijo Legoida. 

    El portavoz de la Iglesia Ortodoxa Rusa subrayó que "la paz y la conciliación interreligiosas son cuestiones profundas que no pueden ser sometidas a decisiones imprudentes y esencialmente políticas".

    En el interior de la Catedral de Santa Sofía
    © REUTERS / Murad Sezer
    En el interior de la Catedral de Santa Sofía

    A su vez, la ministra de Cultura griega, Lina Mendoni, declaró que la decisión de convertir la antigua basílica de Santa Sofía de nuevo en mezquita es un desafío al mundo.

    "La decisión de hoy, resultado de la voluntad política del presidente Erdogan, es un desafío abierto a todo el mundo civilizado que reconoce el valor singular de este monumento universal", dijo Mendoni en un comunicado, publicado por el Ministerio griego.

    En opinión de la ministra, la decisión de las autoridades turcas, que llegó "al día siguiente después de los comentarios de la Unesco sobre graves obstáculos institucionales para el cambio del estatus de la catedral de Santa Sofía de museo a mezquita", confirma que en Turquía "no existe una justicia independiente", lo que "es consecuencia del poder presidencial".

    Mendoni subrayó que nadie busca involucrarse en los asuntos internos de Turquía.

    "Sin embargo, la catedral de Santa Sofía, ubicada en su territorio en Estambul, es un monumento de toda la humanidad, independiente de la religión. El nacionalismo, por el que se guía el presidente Erdogan, es un consejero equivocado que retrasó al país seis siglos", apuntó.

    La ministra griega destacó que "la catedral de Santa Sofía no pierde su encanto ni el mensaje universal por lo que hizo la justicia turca".

    "El presidente Erdogan decidió aislar a Turquía culturalmente", enfatizó.

    El Partido Comunista de Grecia, en una declaración que está a disposición de Sputnik, calificó la decisión del Gobierno de Erdogan como "un paso más para escalar la provocación turca".

    "Esta medida no solo es un insulto a la memoria de Santa Sofía, como lo presentan aquellos que la condenan con palabras, sino también un eslabón en la estrategia de la élite turca, apoyada por las relaciones y los planes de EEUU, la OTAN y la UE en la región", señala el texto.

    La reacción de la Unesco

    La directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, lamenta la decisión de Turquía de cambiar el estatus de la antigua basílica de Santa Sofía.

    "La directora general de la Unesco lamenta profundamente la decisión de las autoridades turcas, tomada sin diálogo previo, de cambiar el estatus de Santa Sofía", dice el comunicado. 

    Azoulay expresó su preocupación al embajador turco en la Unesco.

    "La catedral de Santa Sofía es una obra maestra y un testimonio singular de las interacciones entre Europa y Asia a través de los siglos. Su estatus como museo refleja la naturaliza universal de su patrimonio, y la convierte en un símbolo poderoso de diálogo", subrayó.

    • Los musulmanes rezan cerca de Santa Sofía
      Los musulmanes rezan cerca de Santa Sofía
      © Sputnik / Burcu Okutan
    • Los musulmanes rezan cerca de Santa Sofía
      Los musulmanes rezan cerca de Santa Sofía
      © Sputnik / Burcu Okutan
    1 / 2
    © Sputnik / Burcu Okutan
    Los musulmanes rezan cerca de Santa Sofía

    Por su parte, el subdirector de Cultura de la Unesco Ernesto Ottone, también citado en el comunicado, destacó la importancia de "evitar cualquier medida sin discusión previa con la Unesco que podría afectar el acceso físico del sitio, la estructura de los edificios, los bienes muebles del sitio o la gestión del sitio".

    Esas medidas, apunta la nota, se considerarían como infracción de las normas de la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la Unesco de 1972.

    La reacción de la UE

    Por su parte, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, lamentó la decisión de Turquía de convertir el museo de la antigua basílica de Santa Sofía en mezquita.

    "Es lamentable la decisión del Consejo de Estado turco de revocar una de las decisiones históricas de Turquía moderna y la decisión del presidente Erdogan de hacer que el monumento pase bajo el control la Presidencia de Asuntos Religiosos", dice un comunicado, publicado por el Servicio Europeo de Acción Exterior.

    Destacó el "fuerte valor simbólico, histórico y universal" de Santa Sofía y recordó que, como miembro fundador de la Alianza de Civilizaciones, Turquía se comprometió a "promover el diálogo interreligioso e intercultural y a fomentar la tolerancia y la coexistencia".

    La historia de la Catedral

    La Catedral de Santa Sofía fue fundada por el emperador cristiano Justiniano y se inauguró el 27 de diciembre de 537.

    ​Durante más de 1.000 años fue el templo más grande de la Cristiandad, pero, después de la toma de Constantinopla por los otomanos y la caída del Imperio Bizantino en 1453, la catedral se convirtió en una mezquita.

    La Catedral de Santa Sofía
    © REUTERS / Murad Sezer
    La Catedral de Santa Sofía

    En 1934, el fundador del estado turco moderno, Kemal Ataturk, convirtió el edificio en un museo; el templo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

    Etiquetas:
    Estambul, mezquitas, mezquita, reconversión
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook