En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 105
    Síguenos en

    Las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) han dado luz verde para que se ponga en funcionamiento el primer reactor de la central nuclear de Barakah. La fecha marca un hito histórico, ya que se trata de la primera estructura de este tipo en la península arábiga y pone a EAU en el selecto grupo de países que que utilizan energía nuclear.

    La central de Barakah, ubicada en una franja de desierto poco poblada en la costa del golfo Pérsico, en Abu Dabi, comenzará su producción a finales de este año. De momento, cuenta con un único reactor, pero el Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) planea construir tres más para 2023.

    La planta nuclear es fruto de la alianza estratégica entre la corporación emiratí de energía nuclear y la compañía surcoreana Korea Electric Power Corporation (KEPCO) desde el 2012. Iba a ser inaugurada en 2017, pero la puesta en marcha de su primer reactor se ha retrasado en diversas ocasiones. Se estima que el proyecto tendrá un costo total de 25.000 millones de dólares.

    La central pone a los EAU en el selecto grupo de los 30 países que utilizan energía nuclear. Otros países árabes, como Egipto y Arabia Saudí, también planean construir sus propias plantas nucleares pese a la inestabilidad geopolítica en la región.

    Riesgo de proliferación

    La construcción de una planta nuclear en el mundo árabe ha sido considerada por muchos un riesgo para la estabilidad y la seguridad de la región. La comunidad internacional teme que los EAU puedan utilizar el combustible de la planta, el uranio, para producir armas nucleares.

    Sputnik habló con el representante emiratí en el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), el embajador Hamad Alkaabi, sobre los riesgos de que surjan otras plantas nucleares.

    "Los Emiratos Árabes Unidos tiene obligaciones vinculadas a la no proliferación de armas nucleares", afirmó Alkaabi, y subraya que el país es parte del Tratado de No Proliferación Nuclear.

    El representante de los EAU en la OIEA destacó que desde el inicio del programa nuclear emiratí el país renunció a la posibilidad de enriquecer uranio, lo que hubiera hecho imposible producir armas atómicas. La nación árabe también ha renunciado al derecho de reprocesar el combustible nuclear irradiado, lo que hubiese llevado a la obtención de plutonio.

    "Nuestro país trabaja dentro de los estrictos estándares del régimen de no proliferación y de salvaguardas, incluidos los impuestos por la OIEA", explicó.

    Alkaabi subrayó que no hay, por tanto, ninguna base para afirmar que los EAU puedan utilizar su programa nuclear para fines militares.

    Etiquetas:
    pacto nuclear, armas nucleares, planta nuclear, Emiratos Árabes Unidos, energía nuclear
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook