Widgets Magazine
02:35 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    Riad, la capital de Arabia Saudí

    ¿Puede Arabia Saudí derribar la OTAN, la UE y la ONU árabes?

    © AFP 2019 / Hassan Ammar
    Oriente Medio
    URL corto
    240
    Síguenos en

    El Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo puede dejar de existir en un futuro próximo a menos que Riad logre exhibir su fuerza y consolidar sus alianzas con otros países de la región, opina el politólogo Gevorg Mirzayán en su artículo para Sputnik.

    El Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCEAG) es un organismo que fue creado en 1981 bajo el patrocinio de Riad y que representa a las así llamadas OTAN, UE y ONU árabes. Esta organización reúne a los países más ricos de la región y, de hecho, ejerce como portavoz de todos los Estados árabes en la arena internacional.

    En el pasado, los Estados miembros del CCEAG barajaron la posibilidad de introducir una moneda común y de formar un frente conjunto para oponerse a la creciente influencia de Irán.

    No obstante, la existencia misma de la organización corre ahora peligro. Las fuerzas centrífugas y las diferencias de intereses de los Estados árabes que forman parte del CCEAG amenazan con destruirlo.

    El incidente de Catar

    El conflicto en torno a Catar es tal vez el ejemplo más evidente de esta diferencia de enfoque, opina Gevorg Mirzayán, profesor asociado del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Finanzas de Rusia.

    La necesidad de castigar a Catar por su rechazo a cumplir el ultimátum presentado por Arabia Saudí, Bahréin y Emiratos Árabes Unidos (EAU) puede hacer escindirse al CCEAG. 

    Recientemente, Arabia Saudí, Bahréin y EAU presentaron un ultimátum de 13 puntos que Catar ha de cumplir para restablecer sus lazos con las naciones árabes.

    "Es probable que solo tres países que forman parte del CCEAG [Arabia Saudí, EAU y Bahréin] voten a favor de la exclusión de Catar de la organización", opinó el analista Leonid Isáev en una entrevista con Sputnik.

    Con todo eso, el politólogo subrayó que, aparte de Catar, esta iniciativa sería rechazada por Kuwait y Omán. Estos dos Estados árabes se posicionan desde hace mucho tiempo en el campo de la neutralidad y evitan enemistarse con otras naciones de la región. 

    Las autoridades de Omán siempre han tratado con mucha cautela los intentos de Riad de crear una alianza militar en el seno del CCEAG. Cuando hace tres años Arabia Saudí propuso dicha iniciativa y Washington la apoyó, el ministro de Asuntos Exteriores de Omán se mostró en contra.

    Además, tanto Kuwait como Omán colaboran con Irán, de manera que es completamente justo suponer que ambos temen que, tras el bloqueo de Catar, estos países sean los siguientes en ser castigados por Riad.

    Problemas con Emiratos Árabes Unidos 

    Riad tiene serias discrepancias con este país árabe, ya que Abu Dabi juega en el lado opuesto del tablero de ajedrez en el conflicto en Yemen, escribe Gevorg Mirzayán.

    Doha, la capital de Catar
    © Sputnik / Abdulkader Khadzh
    Si Arabia Saudí busca restablecer la unidad yemení de tal manera que el país permanezca bajo su control, EAU está en el lado opuesto, es decir, quiere devolver la completa estatalidad a Yemen. 

    Además, Catar ha entablado buenas relaciones con Irán porque la mayor parte de las importaciones no declaradas proceden precisamente del país persa.

    De esta manera, de todos los países del CCEAG, solo Bahréin comparte una política basada en el principio del juego de suma cero que Arabia Saudí aplica con relación a Irán.

    "Resulta que, en su intento de presionar a Catar, Arabia Saudí está jugándose todo a una carta. Si Riad no logra demostrar su fuerza y conservar sus alianzas con otros países de la región, el CCEAG comenzará a resquebrajarse", escribe el profesor. 

    ¿Quién y qué gana con el debilitamiento del CCEAG? 

    Gevorg Mirzayán opina que las autoridades iraníes se beneficiarán del debilitamiento del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, puesto que "podrán asestar un contrataque contra Riad y atraer a su lado a otras naciones de la región, y no solo a Catar, sino también a Omán y Kuwait". 

    Otro beneficiario será Turquía, opina el politólogo. 

    "Ankara tiene relaciones difíciles con Arabia Saudí, cuya influencia en la región de Oriente Próximo impide a Turquía consolidar la suya. Es la razón por la que el CCEAG en su estado actual no es muy atractivo para Ankara. Y por eso las autoridades del país otomano buscan debilitar a la institución a través de su colaboración con Catar", escribe.

    Por su parte, Moscú solo está interesada en que se cree un equilibrio de fuerzas e intereses sobre el cual cada país de la región intente buscar el apoyo de Rusia para poder consolidar sus posiciones. 

    "En caso de que el CCEAG fuera liquidado del juego, cualquier equilibrio de fuerzas sería destruido o modificado de tal manera que (…) sería mucho más difícil maniobrar en condiciones de confrontación turco-iraní", concluye Mirzayán, a la vez que subraya que el Kremlin espera que Riad deje de sacudir la estabilidad en el golfo Pérsico. 

    El pasado 5 de junio, Arabia Saudí, Bahréin, Egipto, EAU y varios otros países rompieron relaciones diplomáticas con Catar por su presunto apoyo al terrorismo.

    Lea más: ¿Qué gana Rusia con el bloqueo a Catar?

    Además:

    ¿Quién se enriquecería gracias a una guerra en Oriente Próximo?
    El 'gran juego' de Oriente Próximo: Turquía se une a Irán y Catar
    La verdadera razón detrás de la confrontación entre Catar y los países árabes
    ¿Soplan los vientos de la Tercera Guerra Mundial desde Oriente Medio?
    El caso de Catar: ¿es posible una nueva gran guerra?
    Etiquetas:
    Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (CCEAG), Oriente Próximo, Arabia Saudí
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik