En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    4131
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — Los datos que tiene Moscú indican que en las zonas donde EEUU desplegó sus lanzaderas múltiples en Siria no hay terroristas, informó el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov.

    El ministro ruso precisó que en cuanto a las informaciones sobre el despliegue de lanzaderas múltiples en Siria en la frontera con Jordania e Irak, "los militares rusos examinan todo lo que pasa en ese país (Siria)".

    "Según nuestros datos, en esta zona casi no hay unidades de Daesh", indicó Lavrov al referirse al autoproclamado Estado Islámico, proscrito en Rusia y varios países.

    Agregó que se percibe un déficit en la interacción entre Rusia y EEUU en la lucha contra el terrorismo.

    "Nuestra posición común se ve socavada por el hecho de que tenemos un déficit de la interacción", aseveró a la prensa.

    Según el portavoz, "si cooperásemos e interactuásemos, me refiero a Rusia y EEUU, esa lucha se percibiría en un régimen más efectivo".

    "Esto, lamentablemente, ocurre debido al déficit de deseo de nuestros socios estadounidenses", añadió.

    Además, Rusia lamenta que EEUU recurra a maniobras geopolíticas en vez de luchar conjuntamente contra el terrorismo.

    "Da lástima que la tarea de crear un frente único para la lucha contra el terrorismo sin el doble rasero (…) se sustituya por un intento de volver a realizar maniobras geopolíticas basadas en especulaciones sobre el tema confesional, sobre las discrepancias dentro del islam que hay que superar cuanto antes", dijo Lavrov.

    Según comentó, "el mundo islámico debe unirse a otros países en la lucha contra el terrorismo que representa una amenaza común para todos".

    El ministro subrayó también que Rusia no parte de preferencias confesionales y aboga por dar prioridad a la solución de este problema clave.

    Lavrov subrayó que Rusia no puede confirmar al 100% la muerte del líder de Daesh, Abu Bakr Bagdadi.

    "Desde luego, estoy enterado de esos reportes pero no puedo confirmar la información al 100%", declaró Lavrov a periodistas.

    Al mismo tiempo, el jefe de la diplomacia rusa sugirió no sobrestimar la eventual eliminación del cabecilla yiihadista.

    "Las acciones que tienen como objetivo destruir, decapitar grupos terroristas suelen presentarse con mucho entusiasmo y pompa, pero la experiencia demuestra que esas estructuras restablecen luego su capacidad combativa", señaló Lavrov.

    El Ministerio de Defensa de Rusia informó horas antes que un ataque de los aviones rusos Su-35 y Su-34 realizado en la noche del 27 al 28 de mayo mató a decenas de altos mandos de Daesh, entre ellos, el líder del grupo terrorista, Abu Bakr al Bagdadi, según datos no confirmados.

    El bombardeo costó la vida a unos 30 jefes de rango intermedio y hasta 300 combatientes que formaban parte de su escolta personal.

    El blanco del ataque fue una reunión del llamado Consejo Militar del Estado Islámico, la organización proscrita en Rusia y otros países.

    Lea más: ONU: El Ejército de EEUU es el autor de los asesinatos en masa en Siria

    El iraquí Ibrahim Awwad Ibrahim Ali al Badri al Samarrai, quien cambió su nombre laico por Abu Bakr Bagdadi y se proclamó califa" del Estado Islámico en julio de 2014, fue dado por muerto en múltiples ocasiones sin que los medios yihadistas hayan confirmado esa información.

    La crisis en torno a Catar

    El ministro de Exteriores ruso se expresó a favor del diálogo para resolver la crisis entre Catar y otros países de Oriente Medio.

    "En un contexto de fuerte deterioro de las relaciones entre Catar y varios países de la región, Serguéi Lavrov subrayó que Rusia aboga de forma consecuente por superar las discrepancias existentes por la vía del diálogo, considerando debidamente los intereses nacionales y las consabidas preocupaciones, en particular en el marco de la consolidación de los esfuerzos antiterroristas", dijo el Ministerio de Exteriores de Rusia en una nota que reseña el encuentro de su titular con el ministro de Estado emiratí, Sultan Ahmed Al Jaber.

    El 5 de junio, Arabia Saudí, Bahréin, Egipto y Emiratos Árabes Unidos anunciaron la ruptura de las relaciones diplomáticas y la suspensión de las comunicaciones terrestres, marítimas y aéreas con Catar, tras acusar a Doha de apoyar el terrorismo.

    Al boicot diplomático de Catar se sumaron posteriormente Libia, Yemen, Maldivas, Mauritania y Comoras; Jordania y Yibuti redujeron el nivel de sus lazos diplomáticos con Doha; Senegal, Chad y Níger llamaron a consultas a sus embajadores en Catar.

    El Gobierno de Catar lamentó el bloqueo diplomático al calificarlo de "injustificado", y aseguró que todas las acusaciones carecen de fundamento.

    Además:

    EEUU traslada misiles de largo alcance de Jordania a la base siria de Al Tanaf
    Estado Mayor ruso: la coalición liderada por EEUU solo impide la derrota de Daesh
    Etiquetas:
    Serguéi Lavrov, Siria, EEUU, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik