En directo
    Oriente Medio
    URL corto
    0 25
    Síguenos en

    El Reino Unido está "continuamente poniendo las exportaciones de armas por encima de los Derechos Humanos" a raíz de su decisión de no suspender la venta de armamento a Arabia Saudí, aseguraron activistas contra el comercio de armas al comentar el ataque aéreo en Yemen, en entrevista a Sputnik.

    Según la opinión más difundida, la agresión aérea en la capital yemení fue llevada a cabo por la coalición liderada por Arabia Saudí. Uno de los ataques más mortíferos en el conflicto provocó más de 140 muertes y dejó heridas hasta 600 personas.

    Más aquí: Masacre en la capital de Yemen: más de 700 muertos y heridos (fotos, vídeo)

    Las autoridades estadounidenses condenaron el ataque y aseguraron haber iniciado "una revisión inmediata del apoyo a la coalición". Al mismo tiempo, los representantes británicos declararon que su polémica venta de armas a Arabia Saudí estaba "bajo revisión cuidadosa y continua" a la luz de los recientes acontecimientos.

    'Apoyo incondicional' a Riad

    A pesar de estas garantías de Londres y Washington, Andrew Smith, portavoz de la Campaña del Reino Unido contra el Comercio de Armas (CAAT), comentó a Sputnik que las "prioridades [del gobierno británico] son claras" cuando se trata de reprender a Arabia Saudí por supuestos delitos en Yemen.

    "Lo que estamos viendo es que el gobierno pone continuamente la exportación de armas por encima de los derechos humanos y ofrece apoyo al gobierno de Arabia Saudí, una de las dictaduras más brutales del mundo que ha desencadenado una crisis humanitaria en Yemen", afirmó Andrew Smith a Sputnik.

    El ataque aéreo del fin de semana contra una procesión funeraria en Saná forma parte de una larga lista de supuestos ataques saudíes contra personas y objetivos civiles y numerosas violaciones del derecho internacional humanitario.

    Mientras que la comunidad internacional exigió una investigación independiente de las acusaciones de Riad, Arabia Saudí —junto con sus aliados EEUU y el Reino Unido— bloqueó estos esfuerzos, en lugar de llamar a investigar los incidentes.

    "No se puede confiar en que Arabia Saudí se investigue a sí misma por crímenes de guerra. Es un régimen que trata a su propio pueblo terriblemente, un régimen que ha demostrado una y otra vez que menosprecia los derechos humanos. Debe realizarse una investigación internacional independiente, pero además, hay que poner fin a la venta de armas y los bombardeos", declaró Smith.

    ¿Dificultades con la venta de armas?

    Los críticos han acusado al Reino Unido de sacar provecho de la miseria de Yemen con la venta de armas [por valor de 4.000 millones de dólares] de Londres a Riad desde marzo del año pasado, lo que provocó acusaciones de que Gran Bretaña es cómplice de la violación de la ley internacional.

    "Desde el comienzo del mes de agosto [de 2016] hemos visto la destrucción de hospitales, escuelas, fábricas de alimentos y ahora un funeral. El mensaje que se está enviando es que no hay ningún lugar seguro en Yemen para la gente yemení, y que el bombardeo no contribuye al establecimiento de la paz en la región, sino que hace la situación terriblemente peor. Es una catástrofe humanitaria y por desgracia, el gobierno del Reino Unido es cómplice en ella", lamentó Smith.

    La CAAT ha lanzado un desafío legal contra la venta continua de las armas, que se utilizan en los ataques contra los objetivos civiles en Yemen, por parte del gobierno británico, para que su indignación llegue al Tribunal Supremo del Reino Unido a finales de enero.

    "Esta va a ser una oportunidad de penetrar realmente en la relación entre el gobierno del Reino Unido y Arabia Saudí y para revelar los intereses de la relación con las empresas de armas y la forma en la que el gobierno ha trabajado estrechamente con las empresas de armas. Creemos que estas exportaciones de armas no solo son amorales sino también ilegales", explicó Smith.

    "Los criterios de exportación de armas, expuestos en los documentos del Reino Unido, son muy claros: si hay riesgo de que estas armas puedan ser utilizadas para violar el derecho internacional humanitario, las ventas no deben seguir adelante. Está claro que hay riesgo. Este bombardeo ha sido condenado por las Naciones Unidas, por Human Rights Watch, por Amnistía Internacional, Oxfam, por casi todas las ONGs que tienen a su gente en la región. Los únicos quienes parecen estar diciendo lo contrario son la Fuerza Aérea saudí y Boris Johnson [ministro de Asuntos Exteriores del Reino unido]", concluyó.

    Lea más: Los británicos cuestionan la venta de armas a Arabia Saudí 

    Además:

    Kerry llama a un alto el fuego inmediato en Yemen
    Los hutíes atacan con cohete un destructor de EEUU frente a las costas de Yemen
    Irán responsabiliza a EEUU del ataque aéreo a ceremonia funeraria en Yemen
    Yemen, la guerra de la que no se habla
    Etiquetas:
    armas, bombardeos, CAAT, Saná, Yemen, Arabia Saudí
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook