Widgets Magazine
En directo
    Llaveros con los retratos de Putin y Asad en una tienda de Damasco

    "Oh Alá, ¡dale a Rusia fuerza eterna y guárdala!"

    © AFP 2019 / Joseph Eid
    Oriente Medio
    URL corto
    1842

    Les presentamos el reportaje del corresponsal de RIA Nóvosti Rafael Daminov, que visitó la capital de Siria, un país que sufre desde hace años los estragos de la guerra.

    Damasco, la capital, no se parece en nada a una ciudad situada en la primera línea de frente. Las calles iluminadas de la 'ciudad de jazmín' —así se la llama en árabe— están llenas de pequeños y acogedores restaurantes y concurridas tiendas. 

    "O Alá, ¡dale a Rusia fuerza eterna y guárdala!"

    "Me preguntas qué piensa realmente la gente de Damasco sobre la ayuda de Rusia a los militares de nuestro Ejército…", me dice Khadi, un sirio de 40 años, que es propietario de un conocido restaurante. "Imagínate, hace un año —después de que vuestro país hubiera anunciado el apoyo a las fuerzas sirias— vi lo siguiente: un vendedor ambulante de refrescos estaba empujando su carrito y, de repente, gritó: 'Oh Alá, ¡dale fuerza eterna a Rusia y guárdala!'. Esa es la reacción del pueblo a la lucha antiterrorista rusa", comentó.

    Khadi me invitó a visitar su restaurante y la primera cosa que me llamó la atención del lugar fue un montículo de cera formado por varias velas. El propietario me dio entonces una vela y me pidió que la encendiera. 

    "Estas velas están aquí en honor de los visitantes de mi restaurante. Durante seis años de guerra, murieron más de 1.000. Los conocí a todos personalmente. Algunos fueron soldados y perdieron la vida en el campo de batalla, otros fueron alcanzados por los proyectiles en los bombardeos sobre Damasco", lamentó.

    "Si no fuera por Rusia, ya llevaríamos todos burka"

    El restaurante de Khadi está situado en el antiguo barrio de Bab-Tuma. Sus estrechas calles están llenas de iglesias cristianas y mezquitas, tiendas de artesanía y cafés de moda. Se hace difícil imaginar que tan solo a dos kilómetros de aquí está situado el barrio de Jobar, la única parte de la ciudad todavía ocupada por los terroristas.

    "Hace solo un año, este barrio fue atacado por proyectiles y minas, y la gente tenía miedo de que los yihadistas pudieran atravesar las defensas y entrar. Si no fuera por Rusia, ya llevaríamos todos burka y esto sería como un nuevo mundo", apuntó sarcásticamente Marina, una joven gerente de un restaurante de moda.

    Marina está en el tercer año de sus estudios de Turismo de la Universidad de Damasco. Ingresó a la universidad en plena guerra en el país, cuando la mayoría de los lugares turísticos de la ciudad estaba ocupada por los terroristas. Pero, en ese caso, ¿por qué escogió esta especialidad?

    "La guerra no puede durar para siempre. Creo que terminará pronto y vamos a vivir como antes. Entonces, los turistas volverán a Siria", aseguró Marina.

    Un desayuno con vistas a un ataque aéreo

    Actualmente, solo las barricadas, los cortes de suministro eléctrico y las imágenes de Bashar Asad —vestido de uniforme militar— con la frase 'Te necesitamos a ti', son un recordatorio del conflicto, que se vive en el país desde hace ya 6 años. Por supuesto que hay partidarios de la oposición en la ciudad, sin embargo, no lo declaran en voz alta y, especialmente, a los periodistas.  

    Cuando mis colegas llegaron a la capital de Siria por invitación del Ministerio de Información sirio, no lograron ver la guerra, ya que no podían entrar en la zona de combate sin un permiso especial. Tuvieron que conformarse únicamente con las reuniones que mantuvieron con los funcionarios sirios.

    Solo una vez lograron ver que sí que hay combates dentro de la ciudad. Fue durante el desayuno en la última planta de un lujoso hotel, donde oyeron una fuerte explosión y luego vieron una enorme columna de humo. Este fue el resultado de un ataque de la aviación siria sobre las posiciones terroristas en el barrio de Jobar. La fotografía llamada 'Un desayuno con vista a un ataque aéreo' y publicada en la red social Instagram se ha vuelto viral en la red.

    "Dile a los rusos que nunca abandonen Siria"

    Los joyeros de nácar con las palabras '¡Gracias, Rusia!' en ruso y en árabe son uno de los productos más populares en Al Khamidia, el mercado más grande de Oriente Próximo.

    "¡Hola! ¿Qué tal? ¿Eres de Rusia?", me pregunta en ruso uno de los visitantes del mercado, vestido de uniforme militar. 

    Al iniciar la conversación, entendí que estas frases son casi todo lo que puede decir en ruso. Sin escuchar la respuesta, me dijo sonriendo: "Me llamo Khaisam".

    Hace unos días, tuvo un permiso temporal en una de las unidades situadas en las afueras de Latakia y ya conoció a los militares rusos, lo que le permitió aprender un par de palabras en ruso. Según el hombre, él no quería ir a la guerra por temor a los terroristas, por eso trataba de evitar el reclutamiento. Sin embargo, la sensación de miedo se desvaneció cuando vio "los aviones rusos en el cielo sobre la unidad militar".  

    "Cuando una gran potencia como Rusia está a tu lado, ya no tienes miedo a los terroristas. Te quiero decir que la llegada a Siria de los militares rusos mejoró mucho la moral de todos los soldados y del pueblo sirio", comentó. Al despedirnos, me pidió que escribiera que "los sirios quieren que los rusos no abandonen nunca Siria". 

    Además:

    Los 'males' que frenó la operación rusa en Siria
    "Rusia necesita otra base aérea en Siria"
    "Rusia es quien está poniéndolo todo en Siria"
    Rusia insiste que seguirá apoyando a Siria en la lucha contra el terrorismo
    Etiquetas:
    lucha antiterrorista, guerra, Daesh, Vladímir Putin, Siria, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik