Widgets Magazine
En directo
    Un matrimonio infantil en Líbano

    Exclusivo: Aumentan en el Líbano los matrimonios infantiles de niñas sirias refugiadas

    © Foto: KAFA/Youtube
    Oriente Medio
    URL corto
    0 11

    LÍBANO (Sputnik) — El número de matrimonios entre menores de edad está creciendo entre los refugiados sirios en el Líbano, advierten las ONG.

    "Podemos confirmar que ha crecido el número de matrimonios infantiles entre los refugiados sirios: en el Líbano también se casan menores y es legal", explica a Sputnik Nóvosti Maya Ammar, de la ONG libanesa Kafa.

    Un estudio universitario elaborado en Beirut en 2015 indicaba que el 23 por ciento de las mujeres sirias en el Líbano se había casado antes de cumplir 18 años.

    Una encuesta de la ONU de 2014 señalaba que el porcentaje de matrimonios infantiles entre los refugiados sirios en el Líbano era más alto que antes de la guerra y que el 18 por ciento de las chicas encuestadas se había casado entre los 15 y los 18 años.

    No hay estadísticas fiables sobre el aumento de los matrimonios infantiles, pero algunas ONG han constatado que la edad de las novias ha disminuido: la mayoría tienen entre 14 y 16, pero existen casos de 12 y 13 años.

    En Siria y en el Líbano todas las confesiones aceptan que los menores se casen.

    El matrimonio pertenece a la esfera religiosa, no civil.

    "La mayoría son concertados, no son resultado de la libre voluntad de los contrayentes menores, cuando tienes menos de 18 años no puedes consentir", subraya Ammar.

    La inmensa mayoría de los menores sirios casados son niñas, el porcentaje de niños es muy reducido.

    Suelen desposarlas con hombres de entre 20 y 30 años, que a menudo son sirios y muchas veces parientes.

    "Pero también hay hombres libaneses que se aprovechan de la situación de las chicas y a cambio de casarse ofrecen ayudar a las familias con el alquiler o con un trabajo", recalca Ammar.

    Amina tiene 17 años y ya está divorciada; a los 15 la casaron con un joven libanés de 26 años cuya madre la solicitó en matrimonio.

    Los padres de Amina, nacida en una zona rural cercana a Damasco, la capital siria, aceptaron la oferta después de consultar a su hija, la mayor de ocho vástagos.

    Amina y su familia huyeron de los bombardeos y los combates hace dos años y medio y se refugiaron en la localidad libanesa de Saadnayel, en el valle de la Bekaa, cerca de la frontera con Siria.

    Se alojan en una minúscula vivienda de dos habitaciones cuyas paredes parecen a punto de desmoronarse.

    El alquiler, incluida la electricidad, les cuesta 175 dólares, según explica Um Jalil, la madre de Amina, que también se casó cuando era menor de edad.

    "El matrimonio infantil siempre ha existido en Siria y en zonas específicas del Líbano, pero ha aumentado con la crisis por la guerra siria", indica Lama Naja, coordinadora del programa de Respuesta de Emergencia del Centro de Recursos para la Igualdad de Género Abaad.

    Los matrimonios de menores sirias también se han incrementado en Jordania, Irak y Egipto.

    La mayoría de las chicas que se casan antes de los 18 años son de áreas rurales.

    "Las principales razones de estos matrimonios son la pobreza y la intención de proteger a las hijas del acoso sexual o la explotación a la que podrían estar sujetas", señala Naja.

    En el caso de Amina, sus padres vieron la posibilidad de alimentar a un hijo menos.

    Tres de sus hermanos, de 14, 12 y 10 años han dejado de ir a la escuela y venden verduras en una tienda o en la calle por unas libras libanesas para ayudar a pagar los gastos familiares.

    El 1,1 millón de sirios registrados como refugiados en el Líbano son considerados como residentes extranjeros porque este país no firmó la Convención de Refugiados de la ONU.

    Cada sirio mayor de 15 años tiene que pagar 200 dólares al año para renovar su permiso de residencia, una cantidad que la mayoría no puede permitirse.

    Los refugiados tienen que registrarse a través de la ONU como residentes bajo la condición de no poder trabajar o a través de un patrocinador libanés.

    Según datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) de hace un mes, el 56 por ciento de los sirios refugiados en Líbano no tiene permiso de residencia.

    Los que viven en tiendas no se libran de pagar alquiler, ya que los dueños de los terrenos donde se instalan les cobran.

    "A algunas niñas las casan para poder pagar el alquiler unos meses", recalca Naja.

    Amina estuvo casada tres meses.

    Su boda fue tres semanas después de ver a su pretendiente por primera vez.

    "Enseguida llegaron las peleas, me maltrataba psicológicamente, me dejaba sola con su familia, que me daba órdenes, me despreciaba, gritaba, sexualmente no me trataba bien y tenía otra novia, quería una segunda esposa", cuenta Amina a Sputnik Nóvosti.

    "Yo pensaba que el matrimonio era diferente, ya no pienso en volver a casarme y creo que es un error que las chicas se casen antes de los 18 años, hay que pensar muy bien antes con quien te casas", afirma Amina.

    Esta joven trabaja como voluntaria en las actividades que una ONG libanesa realiza para niños sirios refugiados en Saadnayel y ahora se dedica a advertir a las menores de que no accedan a contraer matrimonio.

    Las niñas casadas se enfrentan a consecuencias nefastas: "Las privan de su educación, del movimiento libre, no pueden salir de casa, sufren violencia sexual y embarazos prematuros, son niñas criando a otros niños", advierte Saja Michael de Abaad.

    "Hay muchos matrimonios temporales, algo específico del contexto de los refugiados, hay hombres que ofrecen dinero por casarse con las menores y luego se divorcian tras dos o tres meses", alerta la experta de Abaad.

    "La chica vuelve a casa socialmente estigmatizada: ya no es virgen, está divorciada y probablemente no se vuelva a casar; y en el caso de las que regresan embarazadas, la familia que la casó por razones económicas se encuentra con que tiene un miembro más que alimentar", expone Michael.

    Muchas menores casadas son víctimas de violencia doméstica perpetrada por sus maridos o por sus parientes políticos.

    "Muchos matrimonios infantiles empiezan con una violación y siguen así, el embarazo es muy peligroso para la salud de las niñas porque su cuerpo no está preparado", destaca Ammar.

    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los embarazos infantiles y las complicaciones que conllevan son la segunda causa de muerte de las chicas de 15 a 19 años en el mundo.

    Además:

    Congreso de Guatemala eleva de 14 a 18 años la edad para casarse
    Más de 1,5 millones refugiados sirios minan la seguridad del Líbano
    Los países del Golfo Pérsico, los menos solidarios con los refugiados sirios
    Etiquetas:
    matrimonio infantil, Organización Mundial de Salud (OMS), ONU, Líbano
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik