21:31 GMT +320 Septiembre 2018
En directo
    El rompehielos Xuelong

    ¿Por qué el 'dragón chino' tiene ganas de explotar el Ártico?

    © AFP 2018 / STR
    Mundo
    URL corto
    1100

    El Ártico gana cada vez más popularidad entre los chinos. Las autoridades del país asiático están elaborando una estrategia para explorar el Polo Norte, mientras que los ciudadanos quieren emprender viajes turísticos a la zona.

    En efecto, un 80% de los turistas que suben a los rompehielos rusos para contemplar los paisajes polares son chinos.

    Fue en septiembre de 2017 cuando el país asiático lanzó su primer rompehielos Xuelong —Dragón de Nieve— que navegó por el paso de Noroeste. Entonces los medios chinos destacaron que el buque abrió "una nueva vía marítima" para China.

    La ruta en realidad abría nuevas perspectivas, ya que se extendía entre Shanghái y Nueva York y era de 3.700 kilómetros, es decir, era más corta que la ruta que pasa por el canal de Panamá.

    Otra vía marítima que pasa a través del océano Ártico lleva a Europa Central y del Norte, abre nuevas perspectivas para China y está considerada como una alternativa para la Nueva Ruta de la Seda.

    Más: ¿Para qué quiere China un rompehielos polar?

    La reciente actividad muestra que Pekín está dispuesta a aumentar su presencia en el Ártico, por más lejos que se encuentre de la zona. El derretimiento de los hielos también otorga nuevas posibilidades, en particular, la exploración de yacimientos subacuáticos de petróleo y de gas y la creación de nuevas rutas comerciales.

    Según la estadística del Servicio Geológico de EEUU, es en el Ártico donde podría esconderse un 30% de las reservas no descubiertas de gas y un 13% de petróleo.

    En enero de 2018, el Gobierno de China divulgó un documento que reconocía la importancia de la exploración del Ártico. Las autoridades afirmaron que la zona tiene importancia para todo el mundo desde el punto de vista científico y económico, según cita el medio ruso Izvestia.

    Te puede interesar: Expertos: la economía global necesita el Ártico

    Al mostrar su interés por la zona, China subrayó que actuaría acorde con los países de la región. China es uno de los miembros observadores del Consejo Ártico, un foro intergubernamental, compuesto por ocho miembros (incluidos Rusia y EEUU) y seis miembros observadores.

    En respuesta a la actividad china en el Ártico, el embajador del Departamento de Estado de EEUU, David Balton, declaró que los países miembros estaban dispuestos a recibir a China con los brazos abiertos, pero que debían actuar con mucho cuidado. Los expertos explican que EEUU valoraba las inversiones chinas, pero no quería que Pekín gestionara ningún proceso por su cuenta.

    El experto en geopolítica ártica de la Universidad Laval (Quebec, Canadá), Frederic Laserre, admitió que los Estados árticos necesitan inversiones chinas y permitirían la participación de Pekín, hasta que la influencia china llegue a ser demasiado fuerte y económicamente peligrosa para otros países.

    Temas relacionados: EEUU tiene 'pensamientos ocultos' en relación al Ártico

    China ya ha participado en algunos proyectos conjuntos con otros países. Así, en 2017 la Corporación Nacional de Petróleo de China cooperó con la empresa energética rusa Novatek para poner en marcha una fábrica de gas natural licuado en la península de Yamal. Además, algunas empresas chinas llevan a cabo proyectos en Canadá y Groenlandia.

    Al mismo tiempo, algunos países no quisieron cooperar con China. Así, Dinamarca, Islandia y Noruega se negaron a prestar sus territorios al país asiático y expresaron su preocupación sobre las ambiciones de Pekín que según entendían no serían solo económicas, sino también geopolíticas.

    Uno de los fines principales de China es explorar vías marítimas que sean más cortas que las rutas existentes. Las autoridades chinas prevén que dichas vías —junto con la iniciativa del Cinturón y Ruta de la Seda— permitan desarrollar la comunicación con el resto de Asia, África y Europa.

    No obstante, los expertos advierten que la distancia no es el único parámetro decisivo de una ruta rentable. También cabe tener en cuenta factores geológicos y climáticos. Es decir, el proceso de exploración es un asunto bastante complicado y duradero, no obstante, este podrá generar un considerable beneficio económico y garantizar la seguridad energética de China.

    También: ¿Qué ganan Rusia y China con la Ruta de la Seda Polar?

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    rompehielos, Xue Long (rompehielos), Ártico, China