En directo
    Mundo
    URL corto
    3121
    Síguenos en

    Las declaraciones y desmentidos del presidente Mauricio Macri sobre el tema de las islas Malvinas en Nueva York generaron una gran polémica en Argentina.

    Macri anunció que había acordado, en una breve conversación informal con la primera ministra británica Theresa May, "conversar sobre todos los temas, incluida la soberanía" en las islas Malvinas. Sin embargo, rápidamente llegó el desmentido de Gran Bretaña, que negó que se hubiera hablado de "soberanía" y Macri tuvo que aclarar que esa palabra no fue mencionada.

    La polémica se produce después de la firma de un acuerdo, el 13 de septiembre, por parte de la canciller Susana Malcorra y el vicecanciller británico, Allan Duncan, en el cual se propone negociar sobre distintos aspectos relativos a las islas, como conexión aérea, comercio, pesca, navegación e hidrocarburos, sin tocar la palabra soberanía.

    "Las Malvinas no se negocian", dijo en diálogo con Sputnik Edgardo Esteban, veterano de la guerra con Gran Bretaña en 1982 y autor del libro 'Iluminados por el fuego', que sirvió de guion a la película homónima.

    "La causa de las Malvinas es parte de una construcción (…) para hacer un camino hacia la paz, que ha logrado un gran respaldo internacional y un gran consenso en la región, ya que además de ser un reclamo soberano de Argentina, las Malvinas son parte del territorio latinoamericano", señaló.

    Para Esteban, no se trata solo de las islas, sino de 3.800.000 kilómetros cuadrados de plataforma marítima argentina, que fueron reconocidos por las Naciones Unidas este año. "Se trata de una de las mayores reservas ictícolas del Hemisferio Sur, de una reserva energética, de la base militar británica Mountpleasant, la mayor en el Atlántico sur, que tiene la estrategia de conquistar territorios, con un control sobre el mar austral, sobre los pasajes bioceánicos que unen el Pacífico con el Atlántico, y que está trabajando intensamente en cómo proyectar sus conquistas en la discusión del Pacto Antártico, de las reservas de alimentos, energía y agua dulce en el continente blanco", agregó.

    Esteban criticó el acuerdo firmado por Malcorra y el vicecanciller británico porque establece beneficios "solo para los británicos y los habitantes de las Malvinas sin nada a cambio, cuando el eje es discutir la soberanía".

    "No hay ninguna negociación posible, porque Argentina no puede dilapidar lo que ha construido, porque tuvimos sangre, muerte, guerra. Tenemos que seguir trabajando en función de la paz, pero este Gobierno demuestra que la causa de las Malvinas le interesa muy poco".

    Esteban recordó la vigencia de la Declaración de Ushuaia de 2012, aprobada por unanimidad por todas las fuerzas políticas que integran el Congreso de la Nación, la cual reivindica la soberanía de las Malvinas, denuncia la militarización del Atlántico sur y establece que los recursos naturales son patrimonio de la República de Argentina. Por eso, según el autor, la defensa de la causa de las Malvinas no es potestad de un partido político o de un Gobierno, sino que es una cuestión de Estado.

    Para Esteban, las idas y venidas de Macri sobre las islas debilitan la causa de la soberanía. "Esta es una cuestión de Estado, ni este Gobierno ni el que venga puede modificar esa lógica", concluyó. 

    Además:

    Experto: Macri renuncia a la "moderación" con el acuerdo sobre Las Malvinas
    Argentina y Reino Unido acordaron nuevos vuelos a Malvinas
    Exministro argentino tacha de retroceso el acuerdo con Reino Unido sobre Malvinas
    Etiquetas:
    Islas Malvinas, Argentina, Reino Unido
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik