Widgets Magazine
En directo
    Empresas privadas ganan miles de millones en los países desgarrados por la guerra

    Empresas privadas ganan miles de millones en los países desgarrados por la guerra

    © REUTERS / Omar Sobhani
    Mundo
    URL corto
    1194

    Desde "la guerra de terror", que empezó 15 años atrás, el número de mercenarios contratados por las empresas militares y de seguridad privadas, que operan en las líneas de frente en el Oriente Medio y África, han proliferado sustancialmente.

    El informe "Mercenarios desatados: el nuevo mundo de las Empresas Militares y de Seguridad Privadas (EMSP)" examina esta industria privada de millones de dólares.

    "Contratistas militares privados salieron de control en Irak y Afganistán, dejando una estela de abusos contra los derechos humanos. Como resultado, observamos el auge alarmante de mercenarios combatiendo en las zonas del conflicto alrededor del mundo: es el retorno de los 'perros de guerra'", señala John Hilary, Director Ejecutivo del War on Want, a Sputnik.

    Tema: Situación en Afganistán

    Las empresas privadas se han beneficiado de la inestabilidad de las zonas en conflicto, y a lo largo de los 15 años han aumentado en número. De acuerdo con el informe, centenares de nuevas empresas fueron establecidas en los últimos cinco años.

    El Reino Unido es un importante centro de industria de las EMSP. Algunos nombres de las corporaciones mencionadas en el Informe son perfectamente conocidos, como, por ejemplo, G4S, Aegis Defense Services Control Risks y Olive Group.

    El corazón de la industria es "una puerta giratoria" entre las EMSP, los militares, la inteligencia y las multinacionales. Los intereses de estos sectores están estrechamente entrelazados.

    Regreso a Irak

    No es la primera vez que War on Want investiga las actividades en la región. En 2006, tres años después de la invasión de Irak, esta organización sin ánimo de lucro publicó un informe acerca del rol que los mercenarios privados habían desempeñado en la ocupación, estabilización política y el abuso de los derechos humanos en el país.

    "En Irak en los años 2003 y 2004 emplear mercenarios era básicamente gratis. Es decir, los contratos se conseguían a unos precios insignificantes, y acabaron por inundar la industria con millones de dólares".

    Los ‘perros de guerra’ siguen el rastro de sangre
    © Sputnik / Vitaly Podvitski
    Los ‘perros de guerra’ siguen el rastro de sangre

    Apoyando los sectores de gas y petróleo

    El mercado más grande para las EMSP en Irak es el relacionado con la seguridad para las corporaciones privadas que buscan invertir en el país, sobre todo, en la industria petrolera y de gas, como es el caso de BP, Royal Dutch Shell, ExxonMobil que utilizan el servicio de mercenarios.

    África

    Desde luego, Irak no es el único país que experimenta un incremento de las actividades de los servicios de mercenarios. El norte y el oeste de África son igualmente un importante mercado para las EMSP internacionales.

    Aegis Defence Services opera en 18 países a lo largo del continente, incluyendo Angola, Níger, Nigeria, la República Democrática del Congo y la República Centroafricana.

    Por otro lado, G4S tiene un volumen anual de negocios que se aproxima a 725 millones de dólares.

    Tras la invasión de Libia y el derrocamiento de su líder Muamar Gadafi en 2011 el país se convirtió en un destino popular de las EMSP, ya que las multinacionales interesadas en las reservas de gas y petróleo del país estaban dispuestas, según dijo un ejecutivo anónimo, a “facilitar el regreso de los clientes a Libia”.

    Los "perros de guerra" provienen de todo el mundo

    No se trata únicamente de los “perros de guerra” ofrecido por las empresas británicas, sino que empresas de todo el mundo operaran en el Oriente Próximo y África desde el inicio de la "guerra de terror".

    Tema: Situación en Yemen

    Así los mercenarios africanos contratados por el Ejército de Nigeria están luchando contra el grupo islámico Boko Haram. Otro ejemplo son los Blackwater de EEUU (conocido como Academi tras cambiar de nombre), que tiene a centenares de colombianos combatiendo junto con Arabia Saudí en Yemen.

    "Durante mucho tiempo a este turbio mundo de las armas de alquiler se le ha permitido crecer sin control. La idea de permitir que la industria se regularice por su propia cuenta ha fallado. Ya es hora de prohibir que estas empresas operen en las zonas de conflicto. Hay que detener la privatización de la guerra".

    Además:

    Siria se enfrenta a miles de mercenarios extranjeros
    Etiquetas:
    guerra, militares extranjeros, mercenarios, seguridad, Yemen, Nigeria, Afganistán, África, Irak, Oriente Medio
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik