En directo
    Insólito
    URL corto
    120
    Síguenos en

    Un hombre se presentó ante la Corte para denunciar al supervisor de la empresa en que trabajaba por expulsar flatulencias frente a él varias veces al día. El denunciante entendió que la práctica constituía un caso de acoso laboral y reclamó el pago de más de 1 millón de dólares.

    David Hingst, un ingeniero de 56 años oriundo de Melbourne, denunció que Greg Short, el supervisor de la empresa constructora para la que el denunciante trabajaba, utilizaba sus flatulencias "como una forma de acoso".

    "Me encontraba sentado con mi cara hacia la pared y él entraba a la habitación, que era pequeña y no tenía ventanas. Él comenzaba a expulsar flatulencias detrás de mí y se iba. Lo hacía cinco o seis veces por día", contó Hingst a la agencia de noticias australiana AAP.

    Hingst también denunció que su jefe también lo acosaba a través del teléfono y se burlaba con gestos.

    Además, dijo que la práctica era parte de una "conspiración" que lo aisló en la empresa y le provocó daños psicológicos.

    El acusado, por su parte, había dicho que expulsaba flatulencias a lo sumo "una o dos veces" y que no pretendían acosar a Hingst.

    Insólito: Una circuncisión por error y otras increíbles equivocaciones cometidas por un hospital inglés

    En primera instancia, la Justicia australiana rechazó que las flatulencias fueran parte del juicio por acoso, intentando centrarse exclusivamente en las llamadas telefónicas y los gestos.

    Sin embargo, Hingst apeló y espera un nuevo fallo para la próxima semana. El denunciante reclama una indemnización de 1,8 millones de dólares australianos (1,28 millones de dólares estadounidenses).

    Etiquetas:
    flatulencia, bullying, acoso, justicia, demanda, Australia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik