Widgets Magazine
07:34 GMT +317 Septiembre 2019
En directo
    El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu

    Bolsonaro en Israel, al rescate del atribulado Netanyahu

    © AFP 2019 / Heidi Levine
    Firmas
    URL corto
    Por
    Hermenéutica Geopolítica (81)
    7366
    Síguenos en

    El eje Trump-Netanyahu-Bolsonaro, cuyo común denominador es 'evangelismo sionista', entra en su primera prueba de fuego con las elecciones en Israel.

    Los comicios en Israel definirán la política exterior, no se diga la interior, del Estado hebreo, donde la coalición de centroizquierda del exjefe de las Fuerzas Armadas, Benny Gantz, pregona la paz con los palestinos, mientras que el triunfo del actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, consolidaría el 'evangelismo sionista' de su alianza supremacista con Trump y Bolsonaro. 

    El Wall Street Journal, del grupo Fox News muy cercano a Trump, admite a tres días de los sufragios que el atribulado primer ministro Netanyahu se encontraba detrás del exjefe de las Fuerzas Armadas Benny Gantz, quien integró una poderosa coalición Azul y Blanco de centroizquierda. 

    El periódico estadounidense diluye de cierta manera el poderoso desempeño del general Gantz quien, de acuerdo con los sondeos de cierre previo a la elección, llevaba una mínima ventaja sobre Netanyahu, quien busca apoyos en el extranjero para descolgar un quinto mandato, que lo convertiría en el primer ministro de mayor duración en la historia de Israel.

    Un sondeo de los rotativos Jerusalem Post y Maariv le conceden a la coalición Azul y Blanco del exgeneral Gantz 28 asientos, frente a 27 del partido gobernante Likud de Netanyahu, con la salvedad de que la amplia coalición religiosa de extrema derecha pueda derrotar al bloque de centroizquierda por ocho votos. 

    Más allá de los pronósticos, la tesis nodal del Wall Street Journal es que Gantz, quien favorece un acuerdo de paz con los palestinos, tendrá serias dificultades para formar un Gobierno en cualquier escenario. 

    Más aquí: "Estados Unidos no puede presentar ningún plan de paz real" para el conflicto palestino

    El exgeneral ha jugado la partitura de la ineficiente y corrupta durabilidad de Netanyahu en el poder, mientras que el hoy atribulado primer ministro abulta el miedo de un Gobierno de izquierda en el poder. 

    El tema trillado de la legendaria corrupción de Netanyahu no parece conmover a sus fanatizados seguidores religiosos de extrema derecha, quienes, inclusive, colisionan con la mentalidad más liberal de los judíos estadounidenses que se inclinan más a la agenda del Partido Demócrata y no ocultan su rechazo al supremacismo blanco del presidente Trump.

    Por cierto, días antes de la elección fue expuesto el sórdido empréstito del multimillonario empresario Nathan Milikowsky, primo de Netanyahu, quien le dio 200.000 dólares en calidad de préstamo a Noa Roth —hija del primer matrimonio del primer ministro israelí—, con el fin de "comprar las dos terceras partes de un departamento". 

    Netanyahu ha realizado suculentos negocios con su primo Milikowsky, donde resalta una superlativa ganancia del 600% en solamente tres años mediante operaciones extrañas en la empresa texana de acero Seadrift. Lo más bizarro radica en que Netanyahu había comprado acciones en la empresa de acero de su primo con un descuento inverosímil del 95%, según datos de la Security Exchange Commission (SEC).

    Noa Roth, de 41 años de edad, se convirtió al segmento ultraortodoxo de Israel. Su marido es el empresario, también ultraortodoxo, Daniel Roth, quien se ha caracterizado por lubricar los lazos entre Israel y China mediante la entelequia 'China Israel Exchange', en similitud a los avances comerciales del talmúdico Jared Kushner y su esposa Ivanka, hija de Trump, y cuya hija Arabella habla ya chino a su corta edad. China Israel Exchange fue apadrinada por la oficina del primer ministro de Israel.

    Por cierto, cabe señalar la consolidación de las relaciones comerciales de Israel, en la fase de Netanyahu, con China que ha obtenido la concesión para el manejo de dos de los tres puertos del Estado hebreo: Haifa y Ashdod. 

    Además: Netanyahu reclama un careo con los testigos que le acusan de corrupción

    Sobra recalcar que el pérfido acercamiento de Netanyahu con China, en pleno apogeo de la guerra comercial de Trump contra Beijing, ha indispuesto al Pentágono y a los servicios de espionaje de EEUU.

    No se puede soslayar la conspicua relación que ha entablado el anterior secretario de Estado Henry Kissinger con el vicepresidente chino Wang Qishan. A propósito, el israelí-germano-estadounidense Kissinger es considerado uno de los principales mentores del talmúdico Kushner, yerno de Trump. 

    Menos se podría eludir la estancia de cuatro días del vicepresidente chino a Israel a finales de octubre de 2018, quien visitó el Muro Occidental en Jerusalén, pero sin ser acompañado por Netanyahu, como lo hizo Bolsonaro.

    ¿Cómo maniobrará Netanyahu entre China y Brasil cuando Bolsonaro ha exhibido su 'sinofobia' a la luz del día?

    Entre los poderosos apoyos que ha buscado Netanyahu con antelación a las elecciones, se encuentran tanto su visita al presidente Trump así como la coreográfica presencia de dos días del evangelista Bolsonaro en Israel.

    Trump lo apuntaló en forma desproporcionada mediante su regalo unilateral que bendice la polémica anexión de los Altos del Golán, que es rechazada por la mayoría de los poderosos integrantes de la comunidad internacional desde Rusia pasando por China hasta la Unión Europea, con la salvedad de algunos diminutos países centroamericanos totalmente esclavizados a Trump y que hasta se alistan a cambiar la sede de sus embajadas a Jerusalén.

    Noa Landau, del rotativo Haaretz favorable a la coalición de centroizquierda, resalta la visita del presidente brasileño Bolsonaro a Israel días antes de la elección.

    Por temor al probable boicot general de los 22 países árabes que son grandes importadores de carne —Brasil ostenta un déficit de 250 millones de dólares con Israel, mientras que obtuvo un superávit comercial de alrededor de 4.500 millones de dólares con Oriente Medio sin Israel—, además de la prudencia pública del Ejército brasileño, Bolsonaro retrocedió en su obsesión de trasladar la Embajada de Brasil a Jerusalén, y en su lugar alentó a crear "una oficina comercial, tecnológica y de innovación" como "oficina oficial (sic) del Gobierno de Brasil en Jerusalén". 

    Tema relacionado: Estas son las promesas de EEUU a Brasil: ¿Bolsonaro cree en Dios o en Trump?

    Bolsonaro devuelve así la reciente visita del primer Netanyahu en vísperas de su toma de posesión en Brasilia cuando el primer ministro israelí exhibió su deseo de participar en la explotación hidráulica del río Amazonas y su inmensa selva circundante, donde confesó que los grandes aliados de Israel son los "evangelistas", en semejanza a los "cristianos sionistas" del "cinturón bíblico" de EEUU que conforman el núcleo duro de los votantes supremacistas blancos de Trump.

    El evangelista sionista Bolsonaro —cuyos dos hijos son fanáticos tanto de los servicios secretos del Mossad como del Ejército hebreo— no ocultó su proclividad pasional y declaró en hebreo: "Amo a Israel".

    En forma insólita e inédita, el evangelista sionista Bolsonaro fue el primer mandatario en estar acompañado por un primer ministro de Israel en su visita al Muro Occidental, lo cual ha sido interpretado por algunos analistas israelíes como "un tácito reconocimiento de la soberanía israelí sobre la parte antigua de la ciudad de Jerusalén", considerada por la comunidad internacional como "territorio palestino ocupado". 

    Cabe señalar que el Muro de los Lamentos forma parte de los muros del Segundo Templo, el máximo sitio sagrado donde rezan los judíos.

    Una derrota de Netanyahu ante la coalición Azul y Blanco del exgeneral Gantz pondría en aprietos al eje Trump-Netanyahu-Bolsonaro, mientras que el quinto mandato del primer ministro israelí, hoy atribulado, significaría la consolidación del eje 'evangelista sionista'.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Hermenéutica Geopolítica (81)
    Etiquetas:
    alianza, elecciones, Donald Trump, Jair Bolsonaro, Benjamín Netanyahu, Israel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik