En directo
    La preparación para las elecciones en México (archivo)

    El largo viaje hacia la Presidencia de una candidata indígena

    © REUTERS/ Edgard Garrido
    Firmas
    URL corto
    Walter Ego
    2904191

    María de Jesús Patricio Martínez es una indígena nahua de Tuxpan, Jalisco, que "representará la voz de los pueblos originarios del Concejo Indígena de Gobierno en el proceso electoral del año 2018". La noticia no es nueva, pero llama la atención la escasa reverberación mediática de un suceso infrecuente en la reciente historia política de México.

    Fue a principios de año, tras consultas realizadas en los últimos tres meses de 2016, y a propuesta del Congreso Nacional Indígena (CNI), que se aprobó el nombramiento de un Concejo Indígena de Gobierno (CIG) cuya voz se dejaría oír a través de una candidata que participaría en la contienda electoral del 2018. Lo haría de manera independiente, ajena a los colores de cualquier partido político tradicional, y a nombre del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y del CNI, organización creada hacia 1996 a instancia de los insurgentes zapatistas como "un espacio de unidad, reflexión y organización de los pueblos indígenas de México".

    Lea más: EZLN postulará candidata indígena a la presidencia de México

    "¡Nunca más un México sin nosotros!"

    En un país como México, con una población indígena cercana a los 15 millones y diseminada en una quinta parte de su territorio, se había tardado el momento para que un candidato o candidata proveniente de esa masa irredenta dejara escuchar sus propuestas de cara a unas elecciones presidenciales. Aunque Marichuy —el inevitable hipocorístico de quien es también una diligente colaboradora de la Unidad de Apoyo a Comunidades Indígenas de la Universidad de Guadalajara— tiene escasas posibilidades de ganar, y tal vez ni siquiera deje unas estadísticas significativas de votos a su nombre. Lo relevante de su participación radica en que le regresará a la escena política mexicana lo que le han escamoteado décadas y décadas de impúdica partidocracia: una real representación ciudadana, una que incluya a toda esa población cuyos reclamos visibilizó la insurgencia zapatista, reclamos que la india tzotzil conocida como la 'Comandanta Ramona' convirtió en máxima hacia 1996, durante el primer Congreso Nacional Indígena: "¡Nunca más un México sin nosotros!"

    Si ello no fuera suficiente para ponderar su implicación en el proceso electoral del año 2018, María de Jesús Patricio Martínez personifica asimismo una forma de participación ciudadana más cercana a la esencia de la democracia que la que hoy secuestran con su ilusoria representatividad los partidos políticos tradicionales.

    Obedecer y no mandar, representar y no suplantar, servir y no servirse, convencer y no vencer, bajar y no subir, proponer y no imponer, construir y no destruir, son los siete pilares de una sabiduría que en el Concejo Indígena de Gobierno llaman el 'Mandar-Obedeciendo' y que transluce una vocación de servicio que la clase política mexicana ha convertido a la fecha en discurso de ocasión cuando no en letra muerta. Incluso, la propia forma en que fue electa Marichuy, a través de consultas emparejadas en la jerarquía de los criterios y el consenso en la toma de las decisiones, deja ver artes de entendimiento social de nuevo aliento ajenas a la verticalidad del 'ordeno y mando'.

    Más aquí: Derrota histórica del PRI en México, mal augurio hacia presidenciales de 2018

    Por demás, la voz de Marichuy, que es la de los 71 concejales que tiene en todo el país el CIG, no sería nunca —ni aunque se dejara tentar por los excesos adictivos del poder— una voz autoritaria. En el poco probable caso de una victoria, no sería ella quien gobernara en México, sino ese Concejo Indígena al que le pone rostro. En estos tiempos de democracias con desplantes dictatoriales, en tiempos de democracias envilecidas por el populismo 'a la diestra y a la siniestra', la opción de un modo de gobierno ajeno a los poderes tradicionales acaso pueda verse como la encarnación del sueño decimonónico de José Martí de esas formas nuevas para "regir pueblos originales, de composición singular y violenta" que no le adeuden a "leyes heredadas de cuatro siglos de práctica libre en los Estados Unidos, de 19 siglos de monarquía en Francia". Como bien precisara el Apóstol de la Independencia de Cuba en su ensayo 'Nuestra América' —de donde provienen la cita previa y la que sigue—, "con un decreto de Hamilton no se le para la pechada al potro del llanero. Con una frase de Sieyès no se desestanca la sangre cuajada de la raza india".

    En todo caso, y por más disparatado que suene, si alguna vez México manda fácticamente 'al diablo' a sus instituciones —como ya lo hizo de palabra en el 2006 Andrés Manuel López Obrador, el eterno candidato de la izquierda mexicana a la Presidencia de la República, sería preferible sustituirlas por las experiencias comunales indígenas antes que abandonarse a la voluntad mesiánica de caudillos u otros depredadores políticos. En todo caso, más allá de la contienda electoral —"lo peor que le puede pasar es que gane", le dicen con sutil humor a Marichuy los zapatistas—. Lo interesante de esta candidatura radica en que, "pasito a pasito", como reza una canción de moda, se van dinamitando desde la base anquilosados paradigmas del quehacer político. En todo caso, y este es otro saber milenario, "el viaje más largo empieza con el primer paso".

    Lea también: Oposición en México: las alianzas son el camino a la presidencia en 2018

    Y el viaje de Marichuy empezó hace muchos siglos con pasos quedos tras una Conquista que rebajó a servidumbre lo que fue señorío, continuó en sordina a través de una Independencia y una Revolución que trasmutaron la sumisión en marginación, y hoy prosigue y se escucha con fuerza grande en el reclamo del Congreso Nacional Indígena "a todas las personas de buen corazón a cerrar filas y pasar a la ofensiva, a desmontar el poder de arriba y reconstituirnos ya no sólo como pueblos, sino como país, desde abajo y a la izquierda, a sumarnos en una sola organización en la que la dignidad sea nuestra palabra última y nuestra acción primera".


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    Oposición impugnará resultados de comicios provinciales en México
    El PRI encabeza las elecciones en el Estado de México seguido de Morena
    Dos opositores encabezan sondeo hacia las presidenciales de 2018 en México
    López Obrador exige que se recuente voto por voto en el Estado de México
    Etiquetas:
    pueblos indígenas, elecciones, candidato, Elecciones presidenciales en México (2018), Congreso Nacional Indígena (CNI), Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), María de Jesús Patricio Martínez, Andrés Manuel López Obrador, México
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik