Widgets Magazine
09:02 GMT +320 Septiembre 2019
En directo
    Barack Obama durante un partido de béisbol

    Obama y la bola de la reconciliación

    © AFP 2019 / Saul Loeb
    Firmas
    URL corto
    Por
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)
    0 30
    Síguenos en

    Que un presidente de EEUU participe en un encuentro de béisbol no es una noticia impactante, pero si el actual mandatario, Barack Obama lanza la primera bola en un partido entre una escuadra de las Grandes Ligas y un equipo cubano, o al menos presencia el encuentro en un estadio habanero, ese sí es un suceso trascendental.

    Aunque todavía son puras especulaciones, este momento pudiera darse el venidero 22 de marzo, cuando los Tampa Bay Rays de la Major League Baseball (MLB) se mida a la selección de Cuba en un juego de exhibición que coincidirá con el histórico viaje a la isla del dignatario estadounidense.

    "No hemos discutido con la Casa Blanca o la Federación Cubana quien tirará la primera bola", señaló recientemente a la revista Oncuba el representante legal de las Grandes Ligas, Dan Halem.

    Y aunque no es la primera vez que Obama se sube a un box a lanzar, pues ya lo hizo en 2009, cuando tiró la pelota inicial en el Juego de las Estrellas en St. Louis, si será su debut fuera de la unión y eso de por sí ya marcaria pautas.

    En la isla, el suceso más parecido se vivió cuando en mayo de 2002 Fidel Castro invitó al expresidente James Carter a bajar al terreno de este mismo estadio habanero, para que éste lanzara la bola inaugural de un partido del Campeonato cubano de béisbol.

    Pero catorce años después son otras las circunstancias, pues no sería un "ex", sino el propio gobernante actual de la nación norteña el que pisaría el césped en momentos en que ha cambiado la política de su país hacia Cuba. Estaría acompañado por Raúl Castro, y los dos rivales deportivos sobre la grama no serían de casa, sino que se medirán una selección de la isla y un plantel de las Grandes Ligas, en un partido ya con visos históricos.

    Dikembe Mutombo
    © REUTERS / Enrique de la Osa
    Obama tiene programada su visita los días 21 y 22 de marzo —la primera de un presidente de Estados Unidos a Cuba desde 1928— por lo que casi que sus últimas horas en la nación caribeña serían entre bolas y strikes.

    Y es que el béisbol es pasión en las dos orillas del Estrecho de la Florida y por tanto, un lenguaje perfecto para el acercamiento que desde hace poco más de un año viven Cuba y Estados Unidos.

    Aunque se había anunciado desde noviembre del año pasado, solo hace unos días fue que se confirmó la presencia de un plantel de las mayores en La Habana en 17años.

    "Durante una época de cambios históricos, nosotros apreciamos el papel constructivo que ofrece nuestra pasión común por el juego, y esperamos con ansiedad el experimentar la notoria tradición del béisbol de Cuba y la pasión de sus muchos aficionados locales", dijo el comisionado de la MLB, Rob Manfred, en un comunicado.

    El partido tendrá como escenario al habanero estadio Latinoamericano, con capacidad para unos 45 mil aficionados y donde se realizó un juego de exhibición similar en 1999 entre los Orioles de Baltimore y el equipo de Cuba. La instalación está siendo remodelada, incluida la colocación de un nuevo cuadro, bajo la supervisión de expertos de la MLB.

    Mucho se espera de este encuentro que pudiera reabrir el capítulo de entrenamientos de primavera de los elencos estadounidenses en La Habana.

    Costumbre interrumpida hace 55 años cuando se suspendió el béisbol profesional en la Isla.

    Y los primeros pasos ya se dan. Recientemente el diario estadounidense The Washington Post publicó declaraciones del comisionado cubano de béisbol, Heriberto Suárez, en las que confirma que la selección caribeña y los Nacionales de Washington jugarán dos partidos de exhibición, uno en la isla y otro en Estados Unidos, durante la pretemporada de la MLB de 2017.

    Este pudiera ser el preámbulo para que se logre el anhelado acuerdo entre las Mayores y Cuba, pues actualmente las principales figuras de la nación insular que desean jugar en las Grandes Ligas tienen que renunciar a residir en la Isla y establecerse en un tercer país.

    Un arreglo daría seguridad y ayudaría también a disminuir o eliminar el éxodo masivo de jugadores que en los últimos años han dejado la "pelota" cubana para probarse en el que muchos llaman como el mejor béisbol del mundo. Según las cifras de diversas fuentes solo en 2015 fueron más de cien los peloteros cubanos que dieron el salto, a veces convirtiéndose en víctimas de timos, trampas y tráfico de personas.

    Al parecer las autoridades cubanas están abiertas a la posibilidad de lograr convenios para sus jugadores, y sus deportistas en general, pero lo cierto es que desde que se autorizó esa opción han sido muy pocos los contratos y las negociaciones con diversas ligas marchan demasiado lentas para las necesidades de esos cubanos.

    Desde el 17 de diciembre de 2014, cuando Obama y Castro anunciaron el inicio de negociaciones para normalizar las relaciones entre ambos países, la MLB mostró interés en convenir con la FCB, un mecanismo de trabajo mutuo, y llegó a pedir un permiso especial al Gobierno para contratar peloteros en Cuba.

    Capitolio de La Habana
    © REUTERS / Alexandre Meneghini
    Más de un año después, dirigentes de la MLB expresaron que todavía no hay pasos concretos capaces de garantizar la partida de los beisbolistas cubanos a Estados Unidos, con ciudadanía y compensaciones para Cuba. "Dadas las complejidades del tema, tomará más tiempo para negociar un nuevo sistema de transferencia de jugadores con la Federación Cubana de Béisbol (FCB y la Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas", acotó Halem.

    El bloqueo impide que la MLB alcance cualquier acuerdo que genere dinero para la isla, pero el gobierno y específicamente la Oficina de Control de

    Activos Extranjeros de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés), dependiente del Departamento del Tesoro, tienen autoridad para conceder una licencia especial.

    Lea más: Bienvenido, Mr. Obama

    Sin lugar a dudas lo que suceda el 22 de marzo en la capital cubana será más que un mero juego de béisbol, pues con la presencia de los dos mandatarios en el terreno, se estarán abriendo un sinfín de posibilidades más allá de lo deportivo.

    Una excelente jugada en el campo de las relaciones Cuba-Estados Unidos.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Tema:
    Normalización de las relaciones entre Cuba y EEUU (330)

    Además:

    Cuba-EEUU, el puro de la paz
    Cambios de política de EEUU hacia Cuba abrirán nueva era en América Latina, dice Obama
    Alivio en las sanciones: todavía más beneficios para EEUU que para Cuba
    Etiquetas:
    béisbol, Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), Heriberto Suárez, Dan Halem, Rob Manfred, Jimmy Carter, Fidel Castro, Raúl Castro, Barack Obama, Cuba, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik